PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo "El 155 ha afectado gravemente a la ciencia, ahora Hacienda debe dar el visto bueno a cada trámite" Now

Now

"El 155 ha afectado gravemente a la ciencia, ahora Hacienda debe dar el visto bueno a cada trámite"

H

 

Una Cataluña independiente se quedaría sin fondos europeos para las investigaciones pero la incertidumbre actual también mina el trabajo. Cuatro científicos explican en 5 puntos qué pasaria con la ciencia si Cataluña se independiza

astrid otal

26 Octubre 2017 06:00


La situación que se vive en Cataluña agita hasta las cosas más tranquilas: la ciencia. Desde los laboratorios y centros de investigación, miran con recelo qué va ocurrir. A un lado, le recriminan la incertidumbre y que el plan es que no hay plan. Al otro, que tampoco se ponga medallas cuando les recorta y ahoga con leyes rígidas. Scientists Dating Forum, una asociación imparcial, sentó en una mesa redonda en Barcelona a cuatro investigadores para dar voz al sector. El quinto investigador aparecía en vídeo: Mike Galsworthy, desde una Inglaterra. En Brexit. PlayGround ha hablado con tres ponentes y con la bióloga molecular Carmen Fenoll.

A pesar del tijeretazo en los presupuestos, de la fuga de cerebros y de la precariedad, España ocupa el décimo puesto en el ránking producción científica mundial. Las condiciones son pésimas, pero ahí están dando la talla. Madrid, País Vasco y Cataluña son las regiones con más actividad e investigación. Esta última es puntera en física, nanotecnología o biomedicina. Así que si hubiera independencia, España retrocedería unos pocos puestos en ese ránking. Pero aquí todo va de perder.

¿Se llevarían los 23 centros del CSIC, que depende del Estado, ante una declaración de independencia?

"Existen dos posibles escenarios", dice Lluís Rovira, Doctor en Biología por la Universitat de Barcelona y djunto al director general de Investigación (2009-2011) de la Generalitat de Catalunya. "Uno es que los reubiquen. El otro, en el caso de que hubiera un pacto amistoso, que se quedaran: seguirían trabajando para España pero lo harían desde Cataluña".

"Nadie nos ha comunicado todavía nada", expresa Pere Puigdomènech, Profesor de Investigación en un propio centro del CSIC (CRAG-CSIC). "Honestamente, creo que se nos llevarían".

- La revista Nature le dedicó un editorial a la situación catalana. Escribió que "la ciencia tendría mucho que ganar con la independencia, pero también mucho que perder". ¿A qué se refiere?

"Con ganar se refiere a que las políticas catalanas que se toman desde para la ciencia son diferentes que las del Gobierno de España de los últimos años. Aquí se permite que cada centro gozar de una mayor gestión propia. Se facilita que si necesita personal, su contratación sea ágil y no haya que esperar meses porque todo está centralizado", esgrime Lluís Rovira.

"También Cataluña creó programas como ICREA que abre convocatorias sugerentes para atraer cada año a talentos, incluidos los internacionales. Eso enriquece los proyectos. Ha habido una apuesta por facilitar las cosas más clara que las últimas medidas adoptadas desde el gobierno respecto al sector", apunta Puigdomènech.

"Con perder claramente se refiere que adiós a los fondos estatales y europeos. Dependemos casi exclusivamente de ambas financiaciones, porque las donaciones privadas son anecdóticas. Una Cataluña independiente tendría que asumir con sus propios presupuestos las investigaciones. Fuera de la Unión Europea, no recibiríamos los 165 millones al año para los proyectos", señala Enric Banda, Doctor en Ciencias Físicas que fue director del Instituto de Ciencias de la Tierra en Barcelona.

Mike Galsworthy, desde Inglaterra advirtió en el vídeo: "La financiación de la UE para la ciencia como una red "segura", confiable para todos los países de la UE al contrario que otros fondos. Si las cosas van mal entre España y Cataluña, deberíamos tratar de mantener esto". Indicó que las discusiones tras el Brexit entre Reino Unido y la UE todavía no han versado sobre investigación y ciencia. Pero que existe un impacto. "La dificultad de contratar personal debido a la inestabilidad o filosofía de la situación". Espera que más allá de las opiniones, se mantegan objetivos globales por la buena ciencia.

Pero no parece que vaya a ser así, al menos en el caso de Cataluña-España. Hoy la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela, ha compadecido junto al presidente del Consejo Europeo de Investigación (ERC), Jean-Pierre Bourguignon. "Para participar y recibir financiación de los proyectos europeos y de la financiación de Horizonte 2020 hay que, primero, contribuir y, luego, participar. Y para eso hay que ser estado miembro de la Unión Europea. Si no se es estado miembro, no hay fondos con los que se pueda participar", quiso remarcar Vela.

En el Libro blanco de la Transición Nacional de Cataluña, elaborado por la Generalitat para esbozar la independencia, se reconoce que depende de ambas financiaciones. Deja la ilusión de que en el nuevo Estado se quedarían los centros del CSIC.

- ¿Podría Cataluña ser un país asociado como Israel o Suiza para mantener proyectos de investigaciones europeos?

"Existe esa posibilidad, pero se debe tener presente que es para optar a proyectos, no financiación. Los países asociados pagan sus investigaciones dentro de la UE. Si tres proyectos valen diez millones, pues pones los diez millones. Si los podría asumir o no un país catalán, dependería de la economía. Podría o no ser", analiza Lluís Rovira.

- ¿Ha afectado a la ciencia la aplicación del 155?

"Sí, gravemente. Hacienda intervino las finanzas de todos las universidades y centros de investigación. Llegamos al banco y teníamos todo bloqueado. Ahora no podemos hacer operaciones. Cada trámite se dilata en el tiempo, se retrasan todos los pagos, como de material científico, porque debe dar el visto bueno Hacienda", dice Banda.

"Se alegó que era para que no utilizara ese dinero en favor de la independencia. Eso perjudica a las investigaciones y es poner a los científicos en una lista negra, no hemos dado motivos para ser sospechosos de nada. Vamos a hacer un requerimiento para que anular esta medida. Si lo rechazan, en unos días emprenderemos acciones legales", afirma Rovira.

- ¿Quién pierde: Cataluña o España?

"Perdemos todos. Sería catastrófico si Cataluña se independiza, al menos en los primeros años, porque no se sabe nada acerca de la financiación y la ciencia necesita certitud. Hay proyectos abiertos a largo plazo en la comunidad que no se sabe cómo quedarían. Pero esto no quiere decir que las cosas se estén haciendo bien desde el Gobierno español. Desde 2009, los presupuestos en ciencia se han recortado un 40% y la gestión centralizada la han vuelta casi decimonónica", alega Puigdomènech.

La biólogo molecular Carmen Fenoll, de la Facultad de Ciencias Ambientales y Bioquímica de la Universidad de Castilla La Mancha que no estuvo en la mesa, reflexiona que en verdad "estamos todos en el mismo barco". "Tengo colegas en Cataluña con los que hemos concurrido a fondos juntos, trabajado codo con codo. Me duele que eso ya no fuera a ser así. Las investigaciones científicas solo se entienden en una comunidad global".

LEER MÁS: 600 ciudades se movilizan para evitar que la política sacrifique a la ciencia

share