PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Toda la magia y el horror de David Foster Wallace en 10 palabras Lit

Lit

Toda la magia y el horror de David Foster Wallace en 10 palabras

H

Imagen: Arte PG
 

Se cumplen 10 años del suicidio de DFW, un hombre que cambió la narrativa estadounidense, pero que también estaba rodeado de fantasmales sombras

albert monreal

12 Septiembre 2018 16:15

Hoy, 12 de septiembre, se cumplen diez años del suicidio de David Foster Wallace, infinita contradicción hecha hombre y figura de culto aún en proceso de encontrar su justo lugar en esa volátil memoria colectiva a la que llamamos posteridad. A continuación, diez breves datos para que el lector componga —si quiere— su propia versión de uno de los escritores más debatidos de la última década.

1. Éxito

Wallace legó a los lectores La broma infinita, novela colosal que despliega en algo más de mil páginas una variedad casi asfixiante de técnicas narrativas, temas, géneros y personajes, para perfilar una sociedad distópica ahogada en su propia neurosis consumista. La broma infinita, más allá de su abrumador éxito comercial, es considerada por buena parte de la crítica como una novela central de la literatura estadounidense del último medio siglo, con una influencia decisiva sobre las narrativas contemporáneas, tanto literarias como cinematográficas.

2. Infierno

Wallace convivió con la depresión durante más de veinte años. La fenelzina (el primer antidepresivo que se comercializó) le permitió escribir a pesar de sus devastadores efectos secundarios (fatiga, dolores de cabeza, temblores, etc.). Las drogas y el alcohol fueron acompañantes intermitentes en ese infierno que le llevó a terminar con su vida.

3. Tenis

El Wallace adolescente coqueteó con la posibilidad de convertirse en tenista profesional. Varios de sus textos, tanto de ficción como de ensayo, exploran el mundo de este deporte desde una mirada tanto sociológica como físico-matemática. De algún modo, que practicara precisamente el tenis nos da una pista acerca de su temperamento: cuesta imaginar a David Foster Wallace practicando un deporte de equipo.

4. Machismo

Su biografía oficial es muy poco ambigua al respecto: Wallace maltrató física y psíquicamente a la novelista Mary Karr, quien ha declarado posteriormente que los episodios descritos en la biografía "no representan más de un dos por ciento de lo que tuvo que sufrir y aguantar". Datos tan contundentes como éste no deberían pasar a engrosar listas de simples anecdotarios sino que merecerían quedar bien impresos en la memoria de todos los que tengan (o tengamos) la tentación de ser indulgentes con las “grandes figuras de la cultura”.

5. Televisión

Habló mucho y muy lúcidamente sobre ella, tanto en ficción como en ensayo. El consumo masivo de televisión basura como síntoma y como generador de una cultura de masas alienadas y embobadas fue una fuente de inspiración recurrente, a pesar de que él mismo reconocía pasar innumerables horas frente a la pantalla.

6. Consumo

Toda su obra parece apuntar hacia una misma dirección: la crítica sin ambages de una sociedad de consumo condenada a devorarse a sí misma y con la complicidad de todos. Tal vez ésta sea su gran aportación: el haber sabido analizar tan detalladamente las taras neuróticas del sistema y el haber sabido transmitir su análisis a millones de lectores.

7. Timidez

Un rasgo que queda patente en cualquiera de sus entrevistas subidas a YouTube. Tal vez sea el síntoma de una sensibilidad extrema, o de una autoconciencia desmesurada, o tal vez responda a algo más oscuro e insondable. En cualquier caso, su pañuelo empapado de sudor es ya una extensión de la persona y del mito de David Foster Wallace.

8. Docencia

Hijo de profesores universitarios, dedicó varios años de su vida a impartir clases en la facultad. En un par de entrevistas, reconoce que la docencia es estimulante solamente durante los tres primeros años. Aun así, su preocupación por compartir sus ideas tanto desde un aula como desde sus escritos denotan un compromiso real y constante con la educación. Tal vez su inspirador discurso This is water ante un auditorio de jóvenes estudiantes universitarios sea lo que mejor ejemplifique esta vocación.

DFW

9. Perros

Fueron sus acompañantes incondicionales, quizá su refugio frente a los fantasmas y los abismos de una vida hecha de relaciones personales problemáticas (incluida la que tenía consigo mismo).

10. Wittgenstein

Su filósofo de referencia y tal vez el que mejor explicó la condición de enclaustramiento verbal en la que se encontraba el propio Wallace. Si el lenguaje es el límite del conocimiento, entonces la vida humana queda enmarcada en un mar de palabras en el que Wallace supo nadar ágilmente —sin detenerse ni mirar atrás— hasta la extenuación.

share