PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Empezó a escribir a los 8 años, ahora tiene 13 y ha ganado su primer premio de poesía Lit

Lit

Empezó a escribir a los 8 años, ahora tiene 13 y ha ganado su primer premio de poesía

H

 

Amineh Abou Kerech huyó de Siria por culpa de la guerra. Desde entonces escribe, y ahora sus bellas y hondas palabras han sido premiadas

Alberto Del Castillo

02 Octubre 2017 13:31

Amineh Abou Kerech, como el poeta, escribe desde el exilio.

Desde, en un sentido espacial —es siria, pero vive en Reino Unido—. Y desde, en un sentido temporal —empezó a escribir en 2012, con ocho años, cuando tuvo que huir de la guerra junto a sus padres y hermanos—.

Amineh Abou Kerech tiene trece años; acaba, como quien dice, de aprender inglés; y ha ganado el Betjeman prize de poesía —un concurso de poesía inglés dirigido a niños de entre diez y trece años—.

“Cojo las palabras de ningún lugar”, dice Amineh a The Guardian. “Las cojo de canciones y películas, de lo que veo en la televisión o en el ordenador, y las pongo todas juntas”.

Pero que esta característica de su poesía no llame a nadie a engaños: la aparente aleatoriedad en la selección de las palabras no es tal. Amineh sabe por qué elige una palabra y no otra: una mitad del poema está escrito en inglés y la otra mitad en árabe —ha sido traducido con la ayuda de su hermana, su profesora y el Google Translate—.

LEER MÁS: 'Una niña de 14 años es la primera europea en ganar este campeonato de haikus'

En la calidad de su pieza han coincidido los jueces del concurso —la poeta Rachel Rooney y el dibujante Chris Riddell—, quienes creen que el poema de la joven siria era el mejor de los 2.000 que llegaron.

Amineh empezó a escribir poesía en 2012 y con ocho años cuando llegó a Egipto junto a su familia. Ahora asegura haber doblado sus esfuerzos tras obligarse a trabajar con una nueva herramienta: el inglés.

A pesar de haber encontrado la estabilidad en Oxford no lo puede evitar y “cuando recuerdo mi Siria, me siento triste y lloro y empiezo a escribir sobre ella”.

La poeta no deja de un lado la lealtad que parece haber jurado a su tierra y, como el enamorado fiel a su amada, asegura que no escribirá poesía para nadie más.

share