PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Después de este vídeo entenderás la rabia de quienes han sufrido violencia sexual Lit

Lit

Después de este vídeo entenderás la rabia de quienes han sufrido violencia sexual

H

 

Aranya Johar ha declamado un poema contra la lacra del abuso y el machismo en la India

Xaime Martínez

19 Abril 2017 06:00

¿Pueden el ritmo y las palabras repetidas transmitirnos algo acerca del mundo que nos rodea?

¿Pueden las rimas, la sintaxis encabalgada y los acentos fuertes ayudarnos a mejorar nuestra cultura?

Eso creen los creadores de UnErase Poetry, una iniciativa de la India que se ha propuesto difundir por su país el spoken word. Este género poético directamente vinculado a la oralidad, al ritmo y a la memoria se está revelando como especialmente útil para denunciar los problemas que asedian a la sociedad india.

Entre las voces que UnErase Poetry colabora a proyectar —según Simar Singh, su fundador, darle a los poetas "una plataforma para expresar sus emociones y sentimientos acerca de temas significativos a nivel social y personal es como darles una voz nueva y más poderosa—, destaca la de Aranya Johar, una joven poeta cuya denuncia de la violencia sexual se ha hecho viral en todo el mundo.

«El primer chico que cogió mi mano dijo

los chicos no queremos saber nada de vaginas sangrantes

y mi joven yo pudo oler la misoginia

las vaginas solo valen para ser folladas,

los pechos solo valen para ser chupados,

las bocas solo valen para chupar».

Así empieza "A Brown Girl's Guide to Gender" ('La guía sobre género de una chica morena'), el texto de Aranya Johar que en los últimos días ha recorrido timelines de Twitter y muros de Facebook.

En él describe con crudeza y emoción lo que supone crecer como mujer en una sociedad tan heteropatriarcal como la india: la forma en que ella —pero no solo ella, sino también "su madre, sus hermanas, sus amigas"— son silenciadas, los consejos terriblemente certeros que se dan unas a otras ("no arriesgas tu virginidad: arriesgas tu vida"), los ataques con ácido, los piropos por la calle cuando tiene tan solo nueve años...

«Cuando tenía 12 años los tirantes

de mi sujetador fueron sexualizados.

Al mismo tiempo, no teníamos malditos derechos sexuales.

Mi tía fue violada por su marido

pero la violación marital está bien».

Con versos como estos, Aranya Johar ha llamado la atención de mujeres y hombres de todo el planeta.

Desgraciadamente, la realidad que narra la poeta india no es nada infrecuente, y los acentos de su voz suenan como el eco de otros ecos antiguos e igualmente terribles.

Pero parece que algo —un ritmo, unas palabras repetidas, una melodía— está empezando a cambiar.

share