PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Una teoría asegura que esta imagen esconde algo sexual, pero sus editores lo niegan Lit

Lit

Una teoría asegura que esta imagen esconde algo sexual, pero sus editores lo niegan

H

 

¿Que hacen esos hombres de detrás del arbusto?

Alberto Del Castillo

05 Octubre 2017 12:57

Hay veces que el trabajo mecánico lleva a la vaga insumisión a través de la rebeldía del absurdo. Lo hemos visto en El club de la lucha: Tyler Durden y la pulsión irrefrenable de meter algún que otro elemento sexual, de forma subliminal, en las películas infantiles que proyectaba.

Algo similar ha pasado con Biff, Chip y Kipper, una de las sagas infantiles más populares de Reino Unido, a pesar de que la editorial, Oxford University Press, se empeñe en negarlo.

El usuario de Twitter Ed Brody se ha percatado de una escena sórdida que se entiende al ver las dos viñetas publicadas: tres señores hablando entre ellos detrás de un seto en segundo plano. En otra viñeta, el mismo escenario sin los hombres, pero con una señora mirando sorprendidísima hacia su posición.



¿Está, quizás, Ed Brody queriendo sugerir y denunciar que APARENTEMENTE tres señores de mediana edad están disfrutando de una apacible tarde de cruising y que una voyeur involuntaria aparece en la historia?

Sí, lo está haciendo.

LEER MÁS: 'Algo estaba mal con esta imagen, pero nadie se dio cuenta'

Y la editorial, como hemos dicho y como no podía ser de otra manera, lo ha negado: “Algunas de las páginas están desaparecidas del título, podemos asegurarle que nada malo sucede detrás de ese arbusto”.

Hasta aquí estaría todo bien, pero el problema es que llueve sobre mojado: Alex Brychta, el ilustrador, no es la primera vez que se divierte a costa de la inocencia propia del público que consume estos libros —niños de entre 3 y 6 años—.

Aquí un ejemplo:



(Si no lo has pillado, fíjate con más atención en las letras)

Aquí otro:



A ver, la tentación es comprensible: tantos años —Brychta tiene 61 y lleva unos cuantos trabajando para la saga— dirigiéndote a un público acrítico, haciendo trazos buenistas y pedagógicos, tienen que cansar y es lógico que la mala hostia y el humor se salga por todos lados.

share