PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

No eres profundo, eres ridículo: 5 viñetas para acabar con la filosofía

H

 

Os dejamos con algunas de las mejores viñetas de 'Cómics existenciales', de Corey Mohler, un dardo contra la pedantería y el esnobismo de los grandes filósofos

Eudald Espluga

12 Febrero 2018 13:08

Imaginad un atraco. El ladrón entra en el banco pistola en mano y suelta la única frase que puede decirse: “¡manos arriba, esto es un atraco!”. Pero esta vez, en lugar de un oficinista al uso, valiente o cobarde, se encuentra con un filósofo. Y no con un filósofo cualquiera, sino con un filósofo del lenguaje, uno especialmente impertinente.

—Tan solo me pregunto qué es lo que te ha hecho decir ‘manos arriba’.

—¿Qué? Para que la gente ponga las manos donde pueda verlas.

—“¿Así que la palabra “manos” identifica a ciertos objetos en el mundo, en este caso las manos de la gente, y “arriba” les dice que las suspendan en el aire?

—Eso es.

—Pero imagina que estuvieses atracando un banco de un país en donde nunca antes se hubieran producido atracos.

—Bueno, ahí haría falta explicarlo un poco más.

El ladrón empieza a dudar. Acepta que la frase es solo un procedimiento convencional, que espera que con ella la gente entiende que deben tirarse al suelo, entregar el dinero, no pulsar la alarma. En resumen, admite que la frase tiene poco que ver con las manos y se pone filosófico él también:

—Sí, a ver, yo lo que espero es que todos se queden quietecitos mientras me llevo el dinero, pero en el último término el significado de la frase sigue versando sobre las manos en el mundo.

El teórico del lenguaje, sin embargo, está dispuesto a llevar su descaro hasta las últimas consecuencias.

—Pero imagina que alguien estuviese de visita, alguien de un país en el que nunca hubiera habido atracos a bancos, pero hablase castellano. Así, mientras que aún seguiria levantando las manos, no sabría porqué lo hace. ¿Seguirías sintiéndote cómodo en esa situación?

- Pues supongo que no

En esta escena está resumida la esencia de Cómics existenciales (Stirner Editorial), el popular webcómic de Corey Mohler que ha trascendido la broma académica para convertirse en una plataforma humorística para reflexionar sobre los grandes temas de la filosofía y cuestionar, al mismo tiempo, aquellos clichés que atenazan la disciplina. Sus viñetas no son filosofía a martillazos, como decía Nietzsche, sino una enorme grúa mecánica destrozando a palazos todo el edificio: un alegato contra la pedantería ilustrada, contra la seriedad del esnob.

Cómics existenciales no es el típico libro que pinta a los filósofos como superhéroes para abrir nuevos caminos a la divulgación del pensamiento. Su descenso al pop es cínico y cortante. Por sus páginas desfilan más de 100 filósofos, todos sometidos al mismo proceso de iconoclastia, todos igualmente ridiculizados. Freud y Marx jugando al monopoli; Hegel convertido en Pokemon, Simon de Beauvoir en Terminator y Sartre en un osito de peluche; Simon Weil, Mary Wollstonecraft y Elizabeth Anscombe protagonizando una versión filosófica de 'Sexo en Nueva York'; Schopenhauer, Kierkegaard y Heidegger jugando a Dragones y Mazmorras; las aventuras de Hipatia de Alejandría luchando contra la irracionalidad de sus contemporáneos.

El mensaje es claro: tus reflexiones existenciales no son profundas, son ridículas.

Os dejamos con algunas de las mejores viñetas del libro:

1. Freud, Marx, Nietzsche y Carnap jugando al Monopoli

2. Pokem Stadium con Russell, Hegel y Marx

3. El dilema del tranvía siempre se complica

4. El Mundial de la filosofía

5. Platón hacía demasaidas preguntas

share