PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Albert Einstein xenófobo: publican sus diarios con comentarios racistas

H

Imagen: Orren Jack Turner
 

No sólo se mofaba de las costumbres de los ciudadanos chinos, también hacía comentarios misóginos refiriéndose a la fealdad de las mujeres asiáticas. Las notas racistas que el físico tomó en sus diarios de viajes nos obligan así a replantear el valor de su figura: ¿son afirmaciones anecdóticas o forman parte de una ideología biologicista?

Eudald Espluga

13 Junio 2018 11:49

La publicación de los diarios que Albert Einstein escribió en los años veinte durante sus viajes por Asia ha puesto sobre la mesa una faceta inquietante del científico: su racismo.

Aunque el propio Einstein llegó a describir el racismo como "una enfermedad de la gente blanca", y es internacionalmente reconocido por su defensa de los derechos humanos, en sus escritos se refería a las personas que conoció en china como "sucios" y "obtusos". No era un desliz, ni una desafortunada elección de adjetivos. En los diarios describía —y ridiculizaba— algunas de sus costumbres: "no se sientan en bancos mientras comen, sino en cuclillas, como los europeos cuando hacen sus necesidades en los frondosos bosques".

Este tono satírico tenía algo de desprecio supremacista. Se reía de sus condiciones de vida y comparaba a las trabajadores con autómatas: "incluso a los niños se les ve obtusos y sin espíritu". Pero los comentarios xenófobos coqueteaban peligrosamente con convertirse en una ideología racista. Como explica Alison Flood en The Guardian, Einstein escribió también sobre la "facundidad" y la abundante descendencia de las personas chinas, para terminar afirmando que "sería una pena que estos chinos suplantasen a todas las demás razas. Para gente como nosotros, la mera idea es indescriptiblemente entristecedora".

Los diarios fueron escritos entre octubre de 1922 y marzo de 1923. Eran notas privadas, en las que el físico apuntaba ideas sobre sus viajes, pero también sobre ciencia, filosofía y arte. Ze'ev Rosenkranz, traductor y editor de Los diarios de viaje de Albert Einstein —que han sido publicados por primera vez como un volumen independiente en la Princeton Univeristy Press— reconoce que estos comentarios suponen un desafío a la imagen pública de Einstein como icono del humanitarismo.

Además, Rosenkranz señala la misoginia que acompaña estos comentarios xenófobos: a Einstein le extrañaba la "atracción fatal" que las mujeres chinas ejercían sobre los hombres, especialmente cuando las mujeres se parecían tanto a los hombres. Con sorna, se escandalizaba de que siendo ellas tan poco atractivas se produjera tal "formidable bendición de la descendencia".

Aunque los comentarios de Einstein sobre los japoneses o los indios no eran ni mucho menos tan violentos, en distintos pasajes insinuaba que sí padecían una inferioridad intelectual de origen biológico. Es por ello que Rosenkranz concluye que sí podemos hablar de racismo en Einstein: no sólo se mofaba de las costumbres china y utilizaba estereotipos para estigmatizarlos, sino que percibía cualquier raza extranjera como una amenaza y argumentaba esta peligrosidad en términos biológicos.

¿Hasta que punto estas revelaciones nos obligan a replantear el valor de su figura? ¿Debemos considerar a Albert Einstein un intelectual racista? ¿Cómo podemos conjugar estos comentarios con sus otros escritos?

(Vía The Guardian)

share