PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Abran paso a los de los 90

H

Imagen: Arte PG
 

Estos días se celebra en Sevilla el festival 'La poesía más joven', un evento con el que se quiere reconocer, por fin, la existencia de una nueva y brillante generación de escritores en castellano

PlayGround Books

07 Junio 2018 18:28

Esta semana, La Casa de los Poetas y las Letras de Sevilla ha estado acogiendo voces de escritores nacidos en la década de los 90. En un ciclo de tres jornadas bajo el nombre de ‘La poesía más joven’, una decena de escritores se reunieron en mesas redonda donde se ha debatido sobre el estado de la poesía actual, la influencia de las redes sociales, los nuevos medios de difusión y las esperanzas por un futuro que ellos mismos representan.

Seleccionamos tres poemas de tres de los invitados a un evento en el que lo que prima es el reconocimiento sin paternalismos de estas nuevas firmas y corrientes, con el deseo de que no sea el último:

Madurez, un poema de Álvaro Guijarro (1990)

Lentamente, despacio se organiza

lo aprendido.

No siempre son conscientes los impactos,

no siempre estamos a la altura

de los hechos.

Y cuando la gracia o la desgracia habitan

nuestro gesto,

ya estamos abandonados de animal.

Indicios, pisadas… ¿Qué será

de nosotros?

El beso que nos hace recordar.

Justicia poética, un poema de Rosa Berbel (1997)

Quiero conocer a todas mis madres

reconstruir mi linaje y mi conciencia

a partir de los versos las renuncias

las huellas de todas las mujeres

que he sido al mismo tiempo.

Quiero una larga estirpe de mujeres valientes

que han escrito poemas

después de hacer la cena

y han vivido el exilio

dentro del dormitorio.

Reconocerlas libres brillantes y caóticas

retratando monarcas

sublevando las formas

componiendo sonetos

en una Europa en llamas.

Quiero sobrellevar la carga de la historia

convertirme en relevo

nombrarlas

sin esfuerzo.

Pronunciar con propiedad

el término familia.

Casitas, tres poemas de María Martínez Bautista (1990)

I

Qué tristes son los barrios

donde nunca he vivido

y las casitas donde nunca he sido.

Porque son tan punzantes

otras vidas posibles.

II

En esa casa que la calle mira

tan alta como el vuelo de los pájaros,

¿pudo crecerme menos noche dentro?

III

¿Una fachada hermosa me hizo altiva?

Mi espejo y yo, nuestra soberbia viendo

las caras boquiabiertas en mi calle.

share