PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

En este glorioso cómic, las estrellas del pop son dioses reencarnados, literalmente

H

 

The Wicked + The Divine, la sátira del fanatismo que está triunfando en todo el mundo

Juan Carlos Saloz

28 Abril 2017 11:51

Lady Gaga, Rihanna, Kanye West y Daft Punk se han convertido en dioses. Pero no en dioses del escenario o de Spotify, sino en dioses de altar e iglesia. Con un chasquido de dedos, pueden matar a quienes deseen, y apenas necesitan soplar un poco para provocar un tornado que arrase una ciudad entera.

Bajo este pretexto nace The Wicked + The Divine, el cómic de Kieron Gillen y Jamie McKelvie que ha causado sensación en Estados Unidos. Tras acabar su arco inicial y vender sus derechos para una serie televisiva, el primer tomo se ha publicado en España de la mano de Norma Editorial.

Desde sus primeras páginas, ya está claro lo que vamos a ver: un crítica a la cultura pop y a la extrema fugacidad de la sociedad actual.

Vía Womens write about comics

Sin previo aviso, doce jóvenes despiertan un día como las reencarnaciones de dioses de toda clase. No importa la mitología de la que provengan. Sin orden ni jerarquía, los protagonistas deben compensar noventa años de descanso con dos años en sus cuerpos nuevos.

Tras ese periodo, morirán y deberán esperar otras nueve décadas antes de volver al mundo. Pero, mientras tanto, su existencia será  llenando escenarios y plasmando sus opiniones en la televisión y las redes sociales.

“No podemos cambiar nada, solo a vosotros, y entonces vosotros elegís que hacer con ello”, explica el álter ego de Kanye en un momento clave del cómic.

Sus prioridades están claras: ser los dioses que más afecten a la opinión pública. Pero, ¿cómo pueden llevar su mensaje a las masas en los tiempos de Instagram y Netflix? Fácil, convirtiéndose en iconos del pop con legiones de fans.

Vía Comics Authority

JESUCRISTO CONTRA LA POSVERDAD

“Piensa lo que diría Jesús en Twitter hoy en día. Imagina lo rápido que se habría propagado su mensaje si hubiera sido grabado abofeteando a los mercaderes en mitad de Londres”, plantea el guionista Kieron Gillen en una entrevista. Y esto es justo lo que hacen los dioses de The Wicked + The Divine.

Teniendo muy en cuenta la posverdad de la que ya se comenzaba a hablar en la concepción del cómic, Gillen cuestiona la veracidad de sus mensajes a través de pullas entre hermanos y rivalidades eternas. Así, con un Olimpo improvisado de dioses de los que nunca hemos oído hablar, se muestra que el culto de Instagram nada tiene que envidiar al religioso.

Entre los milagros y los mensajes apocalípticos se estructura una sátira ácida a la religión. Si Jesús naciera ahora, los religiosos probablemente no serían las personas trajeadas que van a misa a levantarse y a volverse a sentar. Serían, más bien, fanboys que llenan sus habitaciones con su cara y llevan camisetas de su propio merchandising.

Vía Uproxx

En definitiva, Gillen propone que no hay mucha diferencia entre el culto religioso y la cultura del fanatismo pop. De hecho, para los próximos tomos de The Wicked + The Divine ha prometido llevar al historia al pasado, demostrando que, por más que los tiempos hayan cambiado, lo que nos lleva a la idolatría es siempre lo mismo.

Aunque no se utilizan los nombres originales de los ídolos a los que simbolizan, los autores no se esconden a la hora de satirizar los grandes ídolos de nuestros tiempos.

Desde los grandes ídolos del mainstream como Miley Cyrus hasta estrellas alternativas como Paramore, todas las tendencias se ven representadas por alguna deidad. Y, mientras algunos prefieren actuar en festivales dedicados en exclusiva a sus gestas religioso-festivas, otros se ocultan en los metros más profundos para dar conciertos “underground”.

Las deidades que se presentan nunca tienen una sexualidad lo suficientemente clara. Es habitual ver cómo demonios tradicionalmente masculinos están en el cuerpo de mujeres y viceversa. Y, por más que sean pasionales, en ningún momento quedan claras sus tendencias.

Vía ConSequential

“Huimos de los dioses más conocidos para dar una nueva perspectiva sobre la divinidad”, comenta Gillen. 

Pero, aunque ahora sean los reyes del escenario y los personajes con más likes en las redes sociales, los dioses serán siempre los mismos.

share