PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Proust pagó para que las 'autoreseñas' de su obra salieran en el periódico Lit

Lit

Proust pagó para que las 'autoreseñas' de su obra salieran en el periódico

H

 

Tenía un ego como una mansión, pero no le fue mal...

Alberto Del Castillo

29 Septiembre 2017 11:24

La capacidad para recordar detalles de Marcel Proust es una cualidad, quizás, sólo equiparable a la confianza que tenía en su obra. El autor de En busca del tiempo perdido estaba convencido de que, tarde o temprano, su novela le iba a colocar en la pole position de los escritores franceses del siglo XX.  

Por eso desoyó la advertencia del editor que le rechazó (“No puedo entender como un hombre puede emplear 30 páginas en describir cómo se vuelve y se revuelve en la cama antes de lograr dormirse”) y siguió dando aldabonazos a las puertas de varias editoriales.

LEER MÁS: '¿Quién es ese hombre que baja las escaleras y por qué es tan importante?'

Y por eso puso dinero de su bolsillo para que algunos de los grandes medios del momento —Le Figaro y el Journal des Debats— metieran entre sus páginas una reseña escrita por él mismo.

Dicho de otra forma, Proust no sólo fue pionero en reinventar la novela de principios de Siglo XX, también fue de los primeros en hacer contenidos patrocinados.

Previo pago de una cifra cercana a los mil euros, Proust habló de sí mismo en términos de poco menos que el nuevo Dickens y dijo de su obra que era “una pequeña obra maestra” y también que era “como una ráfaga de viento que sopla los vapores soporíferos de todo lo que está en venta”.

LEER MÁS: 'Si tus vecinos también hacen mucho ruido cuanto tienen sexo, esto te interesa'

El conocimiento de este hecho se ha dado porque había unas cartas que lo revelaban. Cartas que estaban dentro de una edición especial —de la cual sólo hay cuatro copias y que está hecha con madera de morera— de Por el camino de Swann que próximamente será subastada.

Periodista cultural, agente literario y escritor. La verticalidad en la acción de Marcel Proust no conoce límites.

share