PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

PlayLit Weekly: 5 lecturas recomendadas de la semana

H

 

Algunos temas de libros, ideas y ficciones publicados en otros medios del 2 de diciembre al 7 de diciembre y que quizá te perdiste

Luna Miguel

07 Diciembre 2017 15:02

PlayLit Weekly es una selección semanal de lecturas y noticias relacionadas con el pensamiento, el sistema editorial y la creación literaria publicadas por otros medios y que quizá te perdise. A continuación nuestras 5 propuestas de la semana del 2 de diciembre al 7 de diciembre:

1. La de Aixa de la Cruz no es una novela post-Patria. La narradora arremete contra ese concepto en una entrevista extensa e intensa sobre su último trabajo, La línea del frente, el más político y visceral de su también política y visceral trayectoria. Además de hablar de su última publicación, de la Cruz es preguntada por el libro en el que se encuentra trabajando ahora, el primero en el que su autobiografía tendrá peso. Y esto es lo que cuenta: “quería escribir sobre todo lo que me obsesiona últimamente. Creo que los recuerdos se activan en contextos determinados y quería experimentar conmigo misma. Quería ver de qué manera vamos impostando conexiones en nuestra memoria, en nuestros recuerdos, para construir nuestra propia biografía. Es evidente que siempre buscamos lazos conectores que conectan los hechos de nuestro pasado, pero en realidad no es así, porque todo es azaroso”. (Vía El Salto)

2. Roxane Gay da algunas claves sobre su manera de escribir para sus fans. La autora de libros tan célebres como Mala feminista cuenta en esta entrevista que es adicta al Scrabble, que escribe entre cuatro ordenadores distintos dependiendo de si está en casa, en la oficina o de viaje y que no tiene ninguna rutina de escritura, ella es de las que encuentran orden en lo que para muchos puede ser desorden. (Vía LifeHacker)

3. Siembre ha odiado a Charles Bukowski, pero Cassandra A. Baim lo ha leído para, según cuenta, entender a los hombres. Especialmente a su actual pareja, que además tiene un tatuaje de Bukowski en su bíceps. En un extenso y divertido ensayo relata cómo ha sido enfrentarse a un libro como Mujeres, cuyo sexismo es latente y cuya prosa le parece facilona. Sin embargo, su lectura le ha ayudado a comprender ciertos comportamientos que ella ha visto en los hombres que le rodean, y que tienen que ver con algo que dice Chinaski de sí mismo en la novela: esa incapacidad para interactuar con las mujeres sin considerarlas un objeto sexual. Esa incapacidad para ser crítico con uno mismo, para cambiar comportamientos horribles incluso si sabes que estás actuando mal. “Ser mejor es tratar a las mujeres como iguales. Ser mejor es actuar desinteresadamente. Ser mejor es tener control de los impulsos”. (Vía Electric Lit)

4. “No estoy de acuerdo con todo lo que he escrito en mi vida” es el titular de una entrevista a Rafael Sánchez Ferlosio que ha dado la vuelta a España. El pasado lunes el novelista cumplía 90 años y lo hacía rodeado de periodistas, celebridades y editores en un evento multitudinario con el que se homenajeó su obra. Lo mejor de esa entrevista, sin embargo, no era el sincero y celebrado titular, sino este fragmento que a nosotros nos ha encantado y que compartimos:

P. Pero sigue leyendo los periódicos.

R. Hombre, con lupa. Tengo dos lupas. Leo la prensa, pero pocos artículos. Leo los titulares y luego escojo. El artículo entero pocas veces lo leo. Leo unas cuantas frases. Leo el titular, todos los titulares. Y solo algunos artículos enteros, cuando me interesan.

P. ¿Y qué autor le interesa?

R. A mí me interesa Vargas Llosa porque es un poco de risa. Es muy malo.” (Vía El País)

5. Esta reflexión sobre los chistes (machistas de mierda) de Ignatius Farray es maravillosa. “Pero he aquí sobre todo mi crítica, Ignatius dice, por poner un ejemplo, que él como canario puede decir "puto sudaca" al ser él mismo medio sudaca y al ser de izquierdas y defender por tanto los intereses de los inmigrantes. Y finalmente, Ignatius cree defender una especie de fraternidad gracias a la "Commedia". Si esto es así, como él mismo dice, si él dice "puto sudaca" ahí hay comedia, pero si lo dice alguien del PP, la cosa no está tan clara. Ergo si él es un hombre y hace el chiste susceptible a ser machista, la cosa no está tan clara. En un primer momento pudiéramos pensar que Ignatius puede hacer chistes sobre estos temas porque él es feminista y que el chiste no necesariamente lo tendría que haber hecho una humorista mujer y oprimida. Pero aún así -y este es el problema- aunque lo hubiera dicho una humorista mujer oprimida, no estaría tan claro el sentido del chiste. Por lo tanto, aunque creo que la posición (E) tiene cierto potencial político, camina por la cuerda floja, y de hecho acaba de demostrar sus límites. O tal vez funcione solo con las cosas que ya están superadas, aquí por ejemplo sería relevante observar el capítulo de South Park donde "El Sida ya es gracioso". Tal vez el factor tiempo sea clave para todo este debate. Que finalmente el problema sea que el 25N y el juicio contra la manada sea demasiado reciente; y también que la lucha contra el racismo tiene más aceptación y está más asentada que la lucha feminista. En este punto es donde creo que se encuentra el meollo de la meditación sobre este asunto. Si es así y hay post humor aceptable sobre minusválidos hecho por minusválidos simplemente porque ya se ha superado por parte de un sector importante de la sociedad (a nivel teórico y de pensamiento) el estigma de la minusvalía, el post humor llega como la lechuza de Minerva, solo cuando el chiste se interpreta inequívocamente como algo puramente superficial, y con ello pierde toda su capacidad política. Si esto es así, parece que en el momento de la lucha hay poco espacio para bromas, y que las bromas vendrán después, cuando el asunto sea obvio y ya esté superado por parte de la sociedad civil.”(Vía Cuñadología)

share