PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

PlayLit Weekly: 5 lecturas recomendadas de la semana

H

 

Algunos temas de libros, ideas y ficciones publicados en otros medios del 6 de abril al 13 de abril y que quizá te perdiste

Luna Miguel

13 Abril 2018 14:06

PlayLit Weekly es una selección semanal de lecturas y noticias relacionadas con el pensamiento, el sistema editorial y la creación literaria publicadas por otros medios y que quizá te perdiste. A continuación nuestras 5 propuestas de la semana del 6 al 13 de abril que compartimos a través de algunas potentes citas:

1. «Cuando abre un ojo tras el tiroteo, lo que ve es a sus amigos muertos, sosteniéndose “casi de la mano”, el cerebro salido del cráneo de Bernard Maris y, sobre en la pantalla del teléfono portátil, su propio rostro desfigurado “como por una mano de pintura infantil”». Estas palabras las cita Jérôme Garcin en su artículo sobre las memorias de Philippe Lançon, periodista y escritor presente en el atentado terrorista en la sede de Charlie Hebdo, que acaba de publicar en Francia y que suponen un dolorosísimo testimonio de la gran masacre. (Vía L’Obs)

2. «Honestamente, lo que es que todo esto esté más normalizado. Quiero ver más historias centradas en enfermedades mentales, discapacidades o personajes homosexuales, historias en las que haya personajes interseccionales que cuenten sus historias. También quiero que los autores que tienen estas interseccionalidades puedan escribir lo que quieran. No quiero ser la única editora negro de mi editorial. Hemos dado algunos pasos increíbles. Y n quiero subestimarlos, pero lo cierto es que aún tenemos mucho por hacer». Como señala Kerri Jamera, el 79% de los trabajadores de la industria editorial son blancos. Pero Patrice Caldwell, autora de estas palabras, está tratando de cambiarlo. (Vía Bustle)

3. «Con este libro de memorias –su hija escribió otro un poco más tarde que aún está sin traducir– es posible conocer mucho mejor a esta poeta, más allá de la anécdota del suicidio que la emparenta con Plath y Pizarnik. “A la propia Sexton no le gustaría demasiado ser conocida a raíz de su amiga Plath. De hecho, cuando se enteró del suicidio de esta se enfadó porque se le había adelantado y dijo: ‘Esa muerte era la mía”’, dice Salaberri». Paula Corroto recupera este libro que al fin se publica en España y que desgrana las luces y sobre todo las sombras de la maternidad de Anne Sexton. En su Facebook la periodista se pregunta, con razón, ¿qué pensaríamos de todo lo que le hizo a su hija si hubiera sido un hombre? (Vía Letras Libres)

4. «Hablar sobre terrorismo era un tabú. Aunque el problema existía y había bombas explotando cada día, la gente simplemente fingía que no sucedía nada. El silencio que rodeaba la violencia en el País Vasco se extendió incluso a su propia familia: “En mi familia todavía es un tabú. No me atreví a preguntarle a nadie sobre mi abuelo hasta que se publicó el libro”». El periodista Richard Lea entrevistó a Gabriela Ybarra para The Guardian con motivo de su nominación al Man Booker International Prize. Ybarra no ha pasado a la shortlist, pero su presencia en la primera lista junto a escritores de la talla de Virginie Despentes, y con una primera novela, es una buena noticia. Felicidades. (Vía The Guardian)

5. «Fue así cómo, después de beber la segunda orxata de la semana, entré en la librería especializada en literatura japonesa Haiku, del barrio de Gràcia, y me decidí a comprar un cómic con el cual había establecido una relación telepática en mis numerosas visitas anteriores. No porque nadie me lo hubiese recomendado, ni porque hubiese leído una multitud de reseñas elogiosas, sino a causa de la calma agónica que reflejaba su cubierta (y la hermosa edición): en el lado izquierdo de la viñeta, un hombre orinaba en un río; en el derecho, un niño turbado y con cara de personaje de Miguel Noguera pedía ayuda al infinito». Tras esta escena costumbrista, Xaime Martínez procede a recomendarnos no sólo una horchata ni una librería bonita de Barcelona, sino también la lectura de Yoshiharu Tsuge. Desde aquí ampliamos su búsqueda incesante de más obras de este autor. «Por eso hoy me dirijo, desesperadamente, al impreciso camello del mercado editorial para decirle: ¿para cuándo más Yoshiharu Tsuge? Lo necesitamos. No lo he hablado con nadie, pero lo sospecho. Somos muchos y queremos más». (Vía Oculta Lit)

share