PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

PlayLit Weekly: 5 lecturas recomendadas de la semana

H

 

Algunos temas de libros, ideas y ficciones publicados en otros medios del 24 de febrero al 2 de marzo y que quizá te perdiste

Luna Miguel

02 Marzo 2018 12:41

PlayLit Weekly es una selección semanal de lecturas y noticias relacionadas con el pensamiento, el sistema editorial y la creación literaria publicadas por otros medios y que quizá te perdiste. A continuación nuestras 5 propuestas de la semana del 24 de febrero de diciembre al 2 de marzo.

1. Nació en 2003. Sí, en 2003. Mario García Obrero se convierte así en el primer poeta nacido en el siglo XXI en publicar un libro de poemas en España. Ganador del premio Félix Grande, García Obrero publicó el otro día una selección de poemas que nos permite conocer un poco más su deslumbrante obra. (Vía Oculta Lit)

2. Otra poeta que está reventando moldes y convenciones es María Sánchez. Esta semana conocíamos la noticia de que su Cuaderno de campo va a entrar en imprenta para su octava edición en menos de un año desde su publicación. Además, en una entrevista reciente ha hecho reivindicaciones necesarias como esta: “Nuestra España rural no necesita que los escritores la rescaten. Necesita tener los mismos servicios y el acceso a ellos que tienen todos los que viven en ciudades. Y necesita que sus habitantes cuenten su historia, fuera de ese punto bucólico y ese paisaje plano en el que muchas veces nos enmarcan. No somos granjeros, como nos describió un escritor hace poco en su libro sobre la despoblación (no he oído a nadie del campo ni en mi día a día usar esa palabra) en este país somos agricultores, ganaderas, pastores, jornaleras, campesinas, aceituneras...” (Vía Diario de León)

3. A propósito de lo silenciado, Anna Freixas, autora de Sin reglas, anda de promoción de este libro sobre la reivindicación de la sexualidad femenina tras la menopausia y en una de sus entrevistas de esta gira ha dicho que “La sexualidad en nuestro país —en otros se ha estudiado mucho más— ha tardado en abordarse porque ha estado marcada por todo el periodo franquista y la educación tan judeocristiana, católica, apostólica, romana y castigadora con respecto al enorme tabú de la sexualidad. Esto ha sido crucial para que la sexualidad no fuese estudiada. Ni la masculina ni la femenina. Pero ésta aún menos porque, además del tabú religioso, ha habido el mandato patriarcal por el cual las mujeres no teníamos sexualidad”. (Vía Cordópolis)

4. Más maneras de ensuciar la libertad, la imagen, la integridad y la intimidad de las mujeres: los estereotipos de los papeles antagonistas femeninos en la ficción. Charlotte Ahlin reflexiona sobre esto en un artículo muy interesante en el que intenta responder a dos preguntas: por qué las mujeres malvadas de la ficción siempre están solteras y qué dice esto de cómo vemos a las mujeres sin pareja en nuestra sociedad. (Vía Bustle)

5. Por último, otros tabúes que debemos derribar: los que rodean las malas lecturas de un clásico como Lolita. Después de semanas y semanas de columnas de opinión y debates sobre las nuevas portadas de Anagrama en la obra de Nabokov, esta columna de Sergio de Molino, salvo por algunas reflexiones, nos parece interesante: “La nueva edición española de Lolita lleva una portada de la ilustradora Henn Kim, que ha despertado cierta polémica. Frente a la tradición de jóvenes lúbricas y de toque pin-up asociadas al mito, Kim ha dibujado una niña encogida, sufriente, con una manivela para darle cuerda en la espalda. A mí me gusta, porque creo que, a diferencia de las últimas revisiones del clásico, entiende muy bien lo que quería contar Nabokov. Como lo han entendido muy bien varias generaciones de lectores y críticos desde 1955, ya que Lolita es mucho más que una grandísima novela: es un mito occidental cuyo influjo seguirá proyectándose mucho tiempo porque narra, como pocos libros han narrado, el asco y el envés de la belleza. Y, como tal, está estudiada hasta en su última coma” (Vía El País)

share