PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Junot Díaz renuncia a su cargo en el Pulitzer tras las acusaciones de acoso sexual

H

Imagen: Getty
 

Una comisión interna está investigando su caso, y según parece él se ha mostrado colaborador

Luna Miguel

11 Mayo 2018 14:59

Junot Díaz ha renunciado a su cargo en la presidencia del Pulitzer. Lo anunciaba ayer The New York Times tras un comunicado de la institución en el que aseguraban que la investigación sobre su conducta inadecuada con las mujeres estaba abierta. Una investigación en la que, supuestamente, el novelista estaría dispuesto a colaborar.

Díaz, que recibió ese galardón en 2008 y que pasó a formar parte de su consejo en 2010, fue acusado de acoso la semana pasada de misoginia, acoso sexual y violencia verbal por tres escritoras diferentes la semana pasada.

El autor de Así es como la pierdes había decidido sumarse al #MeToo tan solo unas semanas antes, con la narración en el The New Yorker de los abusos sexuales que sufrió de niño. La repercusión de su texto fue muy sentida y positiva, pero también trajo consigo las declaraciones de Zinzi Clemmons, Carmen María Machado y Mónica Bryne, siendo las acusaciones de Clemmons las más graves. En sus palabras, Díaz la acorraló y la besó por la fuerza. Además, “no era la única” a la que se lo habría hecho.

En los últimos días se han publicados muchas columnas y análisis interesantes al respecto de este tema. En uno de ellos, publicado en The Guardian, Chitra Ramaswamy defendía que condenar la conducta de Díaz y al mismo tiempo empatizar con su sufrimiento era algo completamente posible y necesario. Por su parte, José Vicente Guzmán y Sara Malagón Llano, argumentan en Arcadia que a pesar de las acusaciones no podemos empezar a leer su obra a la sombra del #MeToo.

En las redes sociales, la guerra está abierta, ya sea por pena, por indignación o por simple incredulidad. Algunos usuarios, además, están recordando que lo de Díaz ya podía imaginarse. Tanto, que recuerdan este poema de Alicita Rodríguez donde la autora bromeaba sobre lo misógina que le parecían sus obras:

share