PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Cuando la poeta se convierte en heroína

H

 

Este marzo llegará 'The Poet X', la primera novela de Elizabeth Acevedo, en la que sintetiza la lucha por el reconocimiento de la identidad afro-latina a través del mundo de la poesía

Eudald Espluga

26 Enero 2018 14:27

"Si Angela Davis viera el white washing que se han marcado con su imagen, os manda a todas al carajo". Con estas palabras Desirée Bela-Lobedde denunciaba que el cartel del seminario 'Feminismo y hegemonía', organizado en la Universidad Complutense de Madrid, blanqueaba el rostro de Davis. La activista afroamericana no solo no figuraba entre los referentes teóricos que se explicitaban en el cartel, sino que entre los ponentes no había una sola mujer racializada. Angela Davis —pasada por una paleta de colores pastel— era utilizada solo por la estética.

"Se repite lo de la interseccionalidad, pero no se aplica", seguía Bela-Lobedde en respuestas a su post de Twitter, "se nos ningunea constantemente, se minimizan nuestros reclamos y nuestros intereses. Solo se usa a nuestras refrentes como cartel y blanqueadas. Es un insulto constante".

Esta nueva muestra de impermeabilidad social a cualquier referente que escape a los modelos eurocéntricos —incluso cuando se trata de la imagen mercantilizada y estetizada de una Angela Davis joven y guapa— es terriblemente sintomática de la dificultad que tienen las personas racializadas, especialmente las mujeres, de ver reflejada su identidad en la cultura pública de los países occidentales.

Precisamente contra esta impermeabilidad lucha Elizabeth Acevedo, poeta estadounidense, hija de inmigrantes dominicanos, que ha hecho de su identidad un campo de batalla. Los versos de "Afro-latina" se han convertido en un símbolo de la lucha por el reconocimiento de la diversidad racial.

Alyshell H. Grant compartía en Afroféminas la emoción que le supuso escuchar por primera vez el poema de Acevedo: "mientras escuchaba cada verso lleno de reconocimiento cultural, angustia, represión y orgullo étnico, me sentí anonadada de cómo la historia del afrodescendiente en los pueblos de América Latina sigue siendo aislada y poco hablada en la historia sociocultural de varias naciones".

Del mismo modo que los poemas de Shirley Campbell en Rotundamente negra o que el célebre 'Me llamaron negra', de Victoria Santa Cruz son hoy símbolos transgeneracionales, que durante muchos años han facilitado el reconocimiento, la identificación e incluso la catarsis, "Afro-Latina" cumple esa función para muchas mujeres latinas que viven en una situación de desarraigo cultural. Porque debemos tener presente, nos recuerda Grant, que "la identidad de una mujer afrodescendiente-latina actualmente se está viendo opacada por la representación icónica errada que los medios de comunicación han proyectado a través de los años".

Fue la experiencia de Elizabeth Acevedo como profesora de inglés en una escuela cuyos alumnos eran en un 90% de origen latino lo que la llevó a creer en la necesidad de volcar su literatura en una publicación que cubriera esta falta de referentes. El resultado es The Poet X, una novela juvenil protagonizada por Xiomara Batista, una adolescente de origen dominicano que crece en los Estados Unidos y que deberá lidiar contra su entorno para conseguir aquello que desea: convertirse en poeta.

(Elizabeth Acevedo)

Como ha reconocido la propia autora, en la novela hay un fuerte componente autobiográfico: "yo también nací en Nueva York, descendiente de inmigrantes dominicanos, y viví al lado de Harlem; fui a escuelas públicas y competí en slams de poesía cuando era una adolescente. Toda esa música, ese escenario, ese lenguaje y esa lucha los he incluido en la novela".

Cuando el año pasado se conoció la cubierta del libro, que este marzo llegará a las librerías, su éxito fue inmediato. The Poet X venía a cubrir esa necesidad de referentes, y empezó a hacerlo desde el primer momento: "escribimos para recordarnos a nosotros mismos que todavía estamos aquí", dice Acevedo. Y por eso ha alumbrado a Xiomara, poeta y heroína, una luchadora y futuro símbolo; una adolescente que, con su historia, encarna la voz reivindicativa de "Afro-latina".

share