PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

Si has llorado de amor viendo 'Coco', estos libros te encantarán

H

 

La nueva película de Pixar está causando furor por ser un canto a la memoria de nuestros seres queridos fallecidos. Hemos seleccionado 5 libros muy distintos que te encantarán si te gustó 'Coco'

Luna Miguel

07 Diciembre 2017 10:48

“Cuando sea mayor veré estas películas y no lloraré”, pensaba, aunque sólo estaba equivocándome.

De pronto, fui mayor, y las escenas en las que Woody se golpeaba contra una pared seguían haciéndome reír, y las escenas en las que la mamá de Nemo moría seguían causándome pena, y también aquellas en las que Alegría y Tristeza se peleaban para ver quién conseguía influir en los sentimientos de la pequeña Riley.

“No lloraré”, decía. “No me emocionaré”. Y luego llegó Coco, la última de Pixar. Esa película que, como sabréis, se inspira en el Día de Muertos mexicano y cuenta la historia de un niño que accede al universo de los desaparecidos para descubrir lo importante que es la memoria, lo grande que es la muerte.

Con todas las cosas buenas pero también con todas las cosas mejorables y cuestionables de su trama, Coco es importante porque ayuda a los espectadores más jóvenes y a nosotros, los mayores, a reconciliarnos con la tristeza. Su historia, al fin y al cabo, es un ensayo sobre el duelo y sobre cómo el arte, la contemplación y la paciencia nos ayudarán a sobrellevarlo.

Por eso, porque la belleza puede ser un antídoto contra los pesares de la muerte, hemos elaborado una selección de lecturas muy distintas en las que la familia, el recuerdo y la infancia tienen un peso especial: una calidez absolutamente curativa.

1. Pobby y Dingan, de Ben Rice

¿Se puede amar lo que no está? ¿Lo que no se ve? Esa es una de las cosas que plantea Coco, nuestra capacidad para seguir amando a personas que sólo existen a través de las fotografías. Y esa es también una de las cosas que aprendemos leyendo a Ben Rice en Pobby y Dingan. Esta novela juvenil es tierna y difícil. Su protagonista es una niña cuyos amigos imaginarios han desaparecido y a los que su padre y su hermano saldrán a buscar cuando ella enferma. Entonces, ¿se puede encontrar lo que no existe? ¿Puede curarnos lo que ya desapareció?

2. El año del cangrejo, de Mariano Peyrou

“Pensé que la única manera de estar vivos es en el recuerdo de los otros”, escribe Mariano Peyrou en El año del cangrejo, su más reciente libro centrado en la memoria de una infancia que vuelve a florecer en el autor tras la muerte de su madre. El cangrejo es ese cáncer con esas pinzas y con ese miedo que corretea por el cuerpo de ella. Él, que ya no es poeta adulto sino niño huérfano, escribe para mantener vivo el recuerdo de su ser más querido, al igual que el protagonista de Coco conserva las fotos de sus antepasados para no olvidar sus preciados rostros.

3. Los dioses mienten, de Kaori Ozaki

Muchas veces pensamos que los niños pequeños no son capaces de sentir amor. Que no son capaces de saber lo que desean, lo que necesitan. Los protagonistas de Los dioses mienten son el ejemplo de que esa idea está equivocada. De que por muy pequeños, inocentes o traviesos que sean, ellos pueden tomar buenas decisiones incluso frente a las mayores adversidades. Como Miguel en Coco, aquí Suzumura quiere imponer su modo de vida, ser libre y decidir sobre su futuro sin que nadie escoja por ella.

4. El niño que dibujaba sirenas, de Javier Sobrino y Carole Henaff

Ulises es un niño huérfano de madre. O eso cree. En realidad, es hijo de una sirena que está castigada a no ver a su niño hasta que éste cumpla siete años. Lo que pasa es que Ulises no lo puede saber, porque eso iría contra las normas que rigen el mundo que habitan, donde sirenas y humanos no pueden tener hijos si no firman ese excesivo contrato. En este cuento, como en Coco, aprendemos lo doloroso que puede resultar callar la verdad de una familia. Incluso si es una verdad terrible: los niños merecen saberla, ellos son fuertes, podrán afrontarla.

5. Canción de tumba, de Julián Herbert

Igual que cantamos en las cunas, cantamos en las tumbas. La enfermedad vertebra esta novela del escritor mexicano Julián Herbert, pero también las relaciones humanas y cómo las situaciones extremas nos llevan a reconciliarnos con personas a quienes en otros momentos de nuestras vidas llegamos a odiar. El protagonista de este libro ha de limar las diferencias que tuvo con su madre cuando esta cae enferma y los recuerdos que surgen en su mente le llevan a trazar otra trayectoria de su vida en la que nunca había reparado. ¿Será, como en Coco, que la muerte nos reconcilia? ¿Será que ese es el cometido verdadero de un acontecimiento tan triste?

share