PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Lit

“Gracias a ellas, tú ya no”: una viñeta contra el abuso de poder

H

Imagen: Moderna de Pueblo
 

Follógrafo: dícese de aquel profesional que aprovecha su posición de poder dentro del sector de la moda —ya sea en forma de contactos, puesto de trabajo o seguidores en Instagram— para tener sexo con las modelos a las que ofrece sesiones. Quizá sea el momento de hablar de ellos. Moderna de Pueblo lo ha hecho y se ha sumado al #cuéntalo

Eudald Espluga

10 Mayo 2018 17:19

Follógrafo: dícese de aquel profesional que aprovecha su posición de poder dentro del sector de la moda —ya sea en forma de contactos, puesto de trabajo o seguidores en Instagram— para tener sexo con las modelos a las que ofrece sesiones.

Aunque la definición es amplia, parece una acepción limitada para designar los comportamientos por parte de fotógrafos y otros profesionales que estas semanas hemos ido conociendo gracias al testimonio de mujeres que han decidido difundir su experiencia. En todos los casos, se produce una ambigüedad peligrosa en la medida que la desigualdad de poder entre ambos deja a las mujeres en una situación de vulnerabilidad.

A este tipo de situaciones de acoso se ha referido Raquel Córcoles (Moderna de Pueblo) en su última viñeta, donde retrata a los follógrafos con cierto humor, pero también con una gran crítica: la dibujante se ha sumado al #cuéntalo con un texto en el que cifra su experiencia personal desde la lógica del abuso de poder.

"Antes no era consciente de qué era un "abuso de poder" y ahora lo veo más claro que nunca. A los 20 años, cuando buscaba prácticas en el mundo de la publi, por ejemplo, me citó para una entrevista Mr.JefazoImportante y me hizo sentir que si le "bailaba el agua" conseguiría el puesto. «Eres muy guapa, como todas las que trabajan aquí», me soltó a 10 cm de mi cara mientras me tenía en su despacho a oscuras cuando todo el mundo se había ido a casa. Salí de ahí y antes de llegar a mi casa vomité en la calle por el asco de lo vivido. Pero nunca pensé en que eso había sido un "abuso de poder". Me eché la culpa por ser tan inocente y tontita y simplemente pensé que era un baboso más. No son babosos, son acosadores. No somos tontitas y hemos empezado a hablar. Estés en la profesión que estés, #cuéntalo."

Con una fórmula lapidaria, que resume el sentido de su viñeta, Córcoles ha resumido también el tejido de complicidades feministas que está emergiendo de este movimiento. Un tejido que es fruto del trabajo y sufrimiento de muchas, y que no deberíamos permitir que otros banalizen o nos arrebaten. Efectivamente, "gracias a ellas, tú ya no más".

share