PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Soy ciega y para mí la belleza está en el exterior Life

Life

Soy ciega y para mí la belleza está en el exterior

H

 

4 personas ciegas describen en este corto cómo saben si su pareja es atractiva

claudio moreno

18 Septiembre 2017 10:28

¿Le importa a un ciego la belleza de los demás? ¿Cómo saben si eres un Adonis, una Afrodita o un murciélago depilado? Lo saben y les importa.

El canal de vídeo Cut ha preguntado a tres hombres y una mujer, todos ciegos, por el concepto de atractivo cuando éste no puede calibrarse a partir de un simple vistazo.

“Existe la percepción de que a los ciegos no nos importa el aspecto de los demás porque no podemos verles”, explica uno de los invidentes, poniendo sobre la mesa el prejuicio general. “La apariencia es muy importante, yo intento estar siempre presentable”, aclara otro participante.


Cuando el espejo no es una opción, ¿cómo sabes que eres atractivo? Lejos del cursi ‘mirar por dentro’, los protagonistas del vídeo se apoyan en los ojos de los demás: “La gente me dice todo el tiempo que soy atractivo. Soy delgado, y sé que tengo un cabello agradable, pero no puedo corroborar mi belleza como quien se mira en el espejo”, cuenta Mac Potts.

La única chica del clip, Cindy, lleva más lejos la cuestión estética: “Soy bastante superficial, como todos los demás. Hago elecciones basadas en la superficialidad de ese mundo, cosa que no me disgusta; no quiero ser una santa sólo por sufrir ceguera. Eso es una mentira”.

Esas decisiones superficiales, ¿cómo se toman? ¿Cómo puede saber un ciego que su pareja es atractiva? “Supongo que los otros sentidos entran en acción: sentimos la ternura, la suavidad… Incluso sus formas”, relata uno de los hombres.

“Hay veces en las que abrazas a alguien y sabes que tiene una buena figura. De todas formas nunca me vengo arriba con esa persona, porque no sería apropiado”, explica Mac. “Ahora no tengo pareja, pero sé que mi exnovio estaba en forma por las pistas que me daba en las conversaciones. Por ejemplo me dijo que iba al gimnasio”, dice Cindy.

Hablan de músculos y curvas. Pero, ¿y la cara? ¿Cómo evalúan nuestra fealdad? Los ciegos y ciegas de las películas tocan la cara de sus citas para saber si se llevarán a la cama un adefesio... Hablan los de la vida real:

Mac: “Eso es un mito de Hollywood. Sentir la cara de alguien es una estupidez”. Cindy: “Me sentiría muy incómoda si alguien toca mi cara. No me importa si está ciega, no sé dónde ha metido sus manos antes. Es muy grosero”.

Una última cuestión: de cara a la galería, a nadie le duele el comentario ajeno; todos somos infinítamente íntegros. Ahora seamos sinceros, ¿le importa a un ciego lo que se dice de ellos o de sus parejas?

“La gente me dice todo el rato que mi esposa está muy bien. Que tengo suerte porque es muy guapa, porque es genial y está increíble –comenta Mac–. “Eso hace que me sienta más validado”.

"Se que alguien está muy bueno por los comentarios que la gente hace la gente de él. Casi siempre me fio más de una afirmación que de una descripción detallada”, cierra Cindy.

share