PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Life

La peligrosa hipocresía de criticar las modelos demasiado delgadas y alabar a las obesas

H

 

“Health at every size”, sí. Pero una modelo con obesidad mórbida no está saludable

Elena Rue Morgue

18 Enero 2018 16:42

Si digo el nombre Victoria Beckham, lo más probable es que automáticamente pienses en cuatro cosas.

1) Spice Girls.

2) David Beckham.

3) “España huele a ajo”.

4) ANOREXIA.

Tras la disolución de la banda en 2001, la “Spice pija” pasó a ser más famosa por su peso que por cualquier otra cosa. En su día, ella misma reconoció haber sufrido trastornos alimenticios y durante la década de los 2000 estuvo permanentemente en el ojo de mira, siendo acusada de promover la anorexia y de ser un mal ejemplo para las chicas jóvenes.

Ahora que todo lo dosmilero parece estar volviendo, el debate de si Victoria Beckham hace apología de la anorexia y la bulimia vuelve a estar sobre la mesa. ¿El motivo? Esta publicidad de su marca de moda.

Para la campaña de sus nuevas gafas, Beckham ha utilizado imágenes de una modelo que parece estar extremadamente delgada.

Una vez más, todo el mundo se le ha tirado a la yugular.

"Mis ojos ni siquiera han podido percatarse de las gafas. Me he fijado en la modelo . ¡Enfermizamente delgada! Beckham, deberías avergonzarte de promover los trastornos alimenticios. Su hija pequeña pesa más que sus modelos. Qué vergüenza".

"¿En serio todavía estamos así? Esta modelo tiene un aspecto insanamente delgado, se la ve muerta de hambre. Quizá no es la mejor imagen para promover tu marca".

"¿Es esta sesión de fotos de verdad para unas nuevas gafas? Lo único que he podido ver es la silueta de la modelo. Excesivamente delgada, ¡no promueve una imagen saludable en absoluto!".

Cierto, a primera vista y sin saber nada más, la chica aparenta tener un grado de delgadez enfermiza. Pero solo hace falta una pequeña búsqueda para comprobar que Giedre Dukauskaite, la modelo de la foto, es una mujer con aspecto de tener una constitución naturalmente delgada y saludable.

¿Dónde están los defensores del “health at every size” en estos momentos para sacarle la cara esta pobre chica?

"Si esta fuese la misma foto pero la modelo tuviera sobrepeso y dijese que es una ballena y que Victoria no debería estar usando una modelo que obviamente no está sana y que tiene un aspecto enfermo y desagradable estoy seguro de que todas os volveríais locas conmigo, así que cómo es que os sentís bien faltando al respeto a esta modelo".

Es la marca es la que ha decidido “transformar” mediante la pose, el ángulo y la edición a una modelo perfectamente "normal" en una figura preocupantemente consumida.

Parisian girl. #blendinginwiththelocals

Una publicación compartida de Giedre Dukauskaite (@giedre.dukauskaite) el

Algunos argumentan que lo que importa realmente no es si la chica en cuestión está sana o no, sino la imagen de salud que proyecta.

"No importa si la modelo está sana, importa lo que aparenta. La apariencia lo es todo para algunas chicas, y usando una imagen de alguien tan delgado pareces estar reforzando este tipo de imagen corporal. Piensa en la percepción, por el amor de Dios".

Y es verdad: naturalizar el extremo de delgadez que se nos muestra en la foto (y que no se corresponde con la imagen real de la modelo) puede influir e influye en la percepción que las mujeres, especialmente las más jóvenes, tienen de su propio cuerpo. En su idea de lo que es alcanzable, de lo que es sano, y en su proyección del éxito.

Pero, siendo así, ¿cómo podemos criticar a Victoria Beckham y endiosar a Tess Holliday?

Para quien no esté al tanto, Tess Holliday (antes conocida como Tess Munster) es una modelo plus size famosa por ser la modelo de mayor talla contratada por una agencia de modelos de primera línea.

Tess es una de las mayores representantes de los movimientos body positive, fat acceptance y health at every size. Movimientos que, en los últimos tiempos se han mezclado tanto entre sí que ya son difíciles de distinguir.

Es obvio que nadie tendría que sufrir acoso o abuso por tener sobrepeso, pero aceptar por bienquedismo la premisa del "health at every size" (salud con cualquier talla), y tomar por válido que una persona puede estar sana pesando media tonelada es un error peligroso. Estar en contra de la gordofobia no debería implicar estar en contra de la medicina y la ciencia.

Muchas de las personas que defienden esta postura lo hacen recurriendo a que no podemos juzgar la salud de otro por su aspecto, que hay personas delgadas con mala salud y personas gordas con una salud impecable.

Esto es una verdad a medias.

Se puede estar en buena forma con unos kilos por encima de lo que simplificando mucho la medicina suele definir como “peso ideal”. Ashley Graham, la primera modelo plus size en ser portada de Sports Illustrated, es la prueba de ello.

Pero teniendo obesidad mórbida como Tess Holliday estás condenándote a una calidad de vida paupérrima y un viaje de ida prematuro al cementerio.

Hace tiempo, criticando a Victoria’s Secret, Tess dijo en una entrevista a Yahoo Lifestyle que desde la marca “estaban perpetuando una imagen de lo que está mal en América y la sociedad en general”, dictando que hay que” tener un determinado aspecto — parecer un ángel de Victoria’s Secret — para sentirte guapa y sexy”.

Resulta curioso que Tess diga eso sin ser consciente de que ella misma "está perpetuando una imagen de lo que está mal en América", un país en el que la crisis de obesidad ha llegado a un extremo en el que se teme que estemos frente a la primera generación de la historia en la que los que los hijos vivan menos que los padres, y en la que el simple hecho de querer tratar el tema de una forma racional es tratado automáticamente de gordofobia.

El movimiento body positive, que supuestamente peleaba porque todas las personas se sientan bien en su cuerpo a pesar de no encajar en los estándares ideales de belleza, cada vez suena más al "no te puedes sentar con nosotras" de Chicas malas.

Si adelgazas, ya no eres de las nuestras.

Si adelgazas, no tengas el coraje de decir que sigues siendo body positive.

De la misma manera que no deberíamos permitir que socialmente se inculque a las niñas que la delgadez es la única forma en la que podrán ser válidas como mujeres, no debemos hacerles creer que pueden ser obesas y sanas, cuando la medicina ha demostrado que sus papeletas de acabar en el cajón por cáncer, diabetes o una parada cardiaca se están disparando cada año de su vida que decidan vivir así.

Por supuesto que los medios han de mostrar diversidad de cuerpos sin estereotiparlos. Por supuesto que hay celebrar que, a través de Internet, estemos dando espacio a que personas de diferentes identidades sexuales, etnias y fisonomías. Que nos estemos empoderando de nuestro cuerpo y estemos democratizando la belleza.

Pero si queremos luchar porque las niñas no se maten de hambre, también deberíamos hacerlo porque no se maten comiendo.

Lapidar a Victoria Beckham por promover una imagen corporal enfermiza mientras aplaudimos a Tess Holliday como a una heroína feminista es una hipocresía que no nos deberíamos permitir.

share