PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Life

Médicos finalmente admiten que la menstruación puede ser tan dolorosa como un infarto

H

Kennedy Garrett.
 

La pregunta es, ¿por qué carajo no están haciendo nada para arreglarlo?

E.M.C.

28 Febrero 2018 18:04

Cuando tenía 16 años, mientras estaba rebuscando en el armario de las medicinas algo que me calmase el dolor de regla, mi padre me soltó un comentario del tipo de “De verdad, cómo sois, os tomáis pastillas por nada. A mí si me duele un poco la cabeza no voy corriendo a tomar algo que me lo quite”.

Claro, a mí se me inyectaron los ojos en sangre e intenté explicarle la sensación de que alguien te raje el vientre y entonces con la misma mano te retuerza las tripas como si estuviese cobrándose algún tipo de vendetta familiar. Me respondió con una buena dosis de condescendencia masculina y siguió a lo suyo.

Si eres mujer es muy probable que te hayas visto en una situación similar en más de una ocasión. 1 de cada 5 mujeres sufre dolores menstruales tan fuertes que realmente llegan a interferir con su vida diaria. Los doctores, desde el desinterés y el desconocimiento suelen limitarse a mandarlas a casa con una cada de ibuprofeno que no llega a aliviar los síntomas.

Ahora el profesor de salud reproductiva del University College London, John Guillebaud, ha dicho en una entrevista para Quartz que, por lo que ha podido aprender de sus pacientes, el dolor menstrual puede ser casi tan doloroso como un ataque al corazón.



La endometriosis, segunda causa del dolor de regla después de la dismenorrea, afecta en torno a 1 de cada 10 mujeres que menstrúan, y se produce cuando las células endometriales crecen fuera del útero. Los síntomas, además de fatiga, dolor, y problemas de vejiga, pueden llegar a la infertilidad.


Suele llevar unos siete años o más diagnosticar a una mujer con endometriosis y, en España, es la enfermedad más dolorosa por la que non se concede el derecho a baja laboral.

Uno de los motivos por los que la dismenorrea y la endometriosis siguen poco estudiados es la cultura del silencio. Según explicó la investigadora Annalise Weckesser a The Independent, el hecho de que no se haya hablado del tema ha influenciado en que la condición haya sido negada por la comunidad médica, y que incluso se haya descrito como histeria femenina. A día de hoy, los conocimientos de las chicas jóvenes sobre la salud menstrual siguen siendo extremadamente pobres.


¿Si los profesionales médicos todavía no son capaces de diferenciar lo que es una experiencia menstrual normal de una que no lo es, cómo van a poder transmitirles esto a sus pacientes?

[Vía Indy100]

share