PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Life

La modelo que perdió una pierna por llevar un tampón demasiadas horas va a perder la otra

H

 

Los médicos ya le han dicho que no pueden hacer nada más para salvarla

E.M.C.

20 Diciembre 2017 17:03

Supongo que, en un momento y otro, todas leímos aunque fuera por encima aquella advertencia que aparece en todas las cajas de tampones sobre una enfermedad llamada “síndrome del shock tóxico”.

Aunque te pintan un escenario muy jodido, siempre suele estar escrito con letra pequeña y dejando claro que, aunque está relacionado con el uso de tampones, es algo que sucede en uno de cada mil millones de casos. Nada de lo que preocuparse.

Probablemente, hasta que Lauren Wasser apareció en escena, ninguna de nosotras se había tomado aquello excesivamente en serio. De hecho, probablemente muchas descubrimos qué era eso del síndrome del shock tóxico de su boca, al ver a aquella modelo rubia espectacular hablando de cómo había perdido su pierna.

Ahora, según ha explicado recientemente en una entrevista a InStyle, está a punto de sufrir la amputación de la otra a causa de las consecuencias de la enfermedad.

La vida de Wasser cambió en 2012 cuando, a raíz de usar un tampón demasiadas horas, desarrolló esta enfermedad que la dejó en coma, a punto de morir, y con sus extremidades inferiores en estado de gangrena.

Aunque en ese momento los médicos recomendaron amputar ambas piernas, Wasser decidió luchar y salvar la derecha. Desde entonces vive con “una pierna de oro de la que estoy completamente orgullosa” y otra “con una úlcera abierta, sin talón y sin dedos”.

El cuerpo de Wasser no para de producir calcio para regenerar los huesos perdidos, algo que le genera un dolor terrible. La modelo tiene que pasar por el quirófano para limar este tejido óseo. Por desgracia, no es una solución permanente.

“En unos pocos meses, inevitablemente van a tener que amputar mi otra pierna. No hay nada que pueda hacer al respecto”, explicó.

Wasser se siente afortunada de ser una superviviente de una enfermedad que mata a tantas personas, y está agradecida de estar viva, por lo que desde hace años dedica su vida a concienciar a otras mujeres de los riesgos a los que el uso de tampones nos expone.

[Vía Independent]

share