PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Life

Una firma de moda pierde 10.000 seguidores en Instagram por mostrar a hombres besándose

H

Suitsupply
 

¿Una forma de dar visibilidad a la comunidad LGTB+ o una provocación?

Rubén Serrano

02 Marzo 2018 14:14

La compañía de moda masculina Suitsupply es la última víctima de la homofobia que tiene intoxicada a la sociedad. La marca holandesa publicó en sus redes sociales las imágenes de su campaña publicitaria para verano de 2018 y eso le ha costado perder 10.000 seguidores en Instagram, según medios locales.

Conscientes de que las fotografías podrían molestar en algunos países, la firma decidió que los anuncios no vieran la luz en Rusia o Emiratos Árabes. Pero, aun así, las fotografías con hombres besándose, acariciándose y en actitud cariñosa han llenado de comentarios homófobos las cuentas de Facebook e Instagram de esta firma creada en el 2000.

Aparte de los ya típicos mensajes de “maricones de mierda”, “¿esto es una broma?” o “qué repugnante”, Suitsupply también ha recibido un aluvión de respuestas positivas alabando su iniciativa. La firma se habrá despedido de 10.000 homófobos enrabietados (12.000 según sus propias cuentas), pero esta maniobra le ha valido para ganarse a nuevos seguidores más abiertos de mente y sobre todo respetuosos con la diversidad sexual.

Instagram: @Suitsupply

En una entrevista, el director ejecutivo Fokke de Jong ha afirmado que “mostrar la atracción entre dos hombres es algo que la compañía lleva tiempo demorando y que resulta relevante para la marca”. De Jon sabe perfectamente que parte del colectivo gay -sobre todo hombres blancos con puestos de poder- tiene unos ingresos económicos lo bastante elevados como para permitirse artículos de entre 300 y 500 euros.

El también fundador de Suitsupply está acostumbrado a la polémica. En 2016, la marca copó titulares por unos anuncios en los que sexualizaba y cosificaba a las mujeres. En las imágenes, aparecían hombres trajeados sobre mujeres semi desnudas a tamaño gigante.

Suitsupply

Sin embargo, la campaña viene a demostrar la hipocresía que hay en torno a la aceptación de la homosexualidad. Esta semana las redes sociales se llenaban de comentarios alabando a dos concursantes heterosexuales de OT por subir una foto dándose un beso y otra durmiendo abrazados en la misma cama. Esta semana también, el esquiador olímpico abiertamente gay Gus Kenworthy denunció los comentarios homófobos que recibe a diario en su canal de YouTube.

Cuando dos chicos heterosexuales se besan de broma para celebrar su amistad nos parece un acto digno de alabanza que demuestra que los viejos patrones de masculinidad están cambiando, pero cuando lo hacen dos gais o dos lesbianas los censuramos y llenamos de odio sus perfiles de Twitter o Instagram. Tenemos que revisar nuestra homofobia.

share