PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Life

Un tipo se encuentra a sí mismo en una foto de la infancia de su ahora prometida

H

 

Coincidieron sin saberlo en una playa siendo niños. ¿Destino?

Elena Rue Morgue

11 Diciembre 2017 17:26

Da igual que tu vecino y tú no tengáis absolutamente nada que ver: que odies la música que escucha, que vistáis completamente diferente y que tú seas un juergas y el un runner: Hay algo que tenéis en común. De hecho, es algo que tenéis en común él, tú, yo, el contable del tercero, tu madre y el 90% de la población normal:

A todos nos flipa una buena historia con algún tipo de coincidencia inexplicable, de esas que hasta a los más escépticos nos hace plantearnos un poquito si será cierto es de que las casualidades no existen, o si podría haber ocasiones en las que eso del destino sea más que superstición baratilla.

Hace más de un año publicamos una historia de una joven china que, ojeando fotos de la infancia de su pareja encontró a su madre de fondo en una de ellas.

Si con aquello Internet voló por los aires, con la historia que traemos hoy nos jugamos 50 chelines a que esta otra va a ser tema de sobremesa mainstream en todo lo que queda de año y parte del siguiente.

Empezamos:

Esta pareja de bonicos son Verona Koliqi y Mirand Buzaku. Aunque ambos son de origen kosovar, viven en Londres.

💙😝

Una publicación compartida de Mirand Buzaku (@mirandbuzaku) el

Se conocieron ensu país natal en el verano de 2016. Un año después, se prometieron. Entonces no sabían que sus caminos ya se habían cruzado muchos años atrás, cuando solo eran unos niños, mientras jugaban en la playa.

💙😝

Una publicación compartida de Mirand Buzaku (@mirandbuzaku) el

Al igual que cuando se enamoraron y que cuando se prometieron, Verona y Mirand coincidieron por primera vez un verano, hace diez años, en la costa de Montenegro.

De no ser por esta fotografía, lo más probable es que nunca lo hubiese descubierto.

Ojeando unas viejas fotografías de Verona con un grupo de niños posando en la arena, Mirand se dio cuenta de que detrás de ellos había un chaval nadando sobre una colchoneta. “Se dio cuenta de que el chico del fondo tenía la misma camiseta, pantalones cortos y colchoneta que él”, explicó Koliqi a Independent.

Con la mosca detrás de la oreja, preguntaron a la familia de él, que les confirmó que, efectivamente, el niño de la foto era el pequeño Mirand. “Analizamos a fondo y miembros de la familia confirmaron que era él”, explicó ella.

Llamémoslo casualidad, o destino, o como queramos, pero allí estaban los dos de vacaciones con su familia, en el mismo lugar, en la misma playa, en el mismo preciso momento que la foto fue tomada.

Con decenas de miles de likes e infinidad de comentarios, su historia se ha viralizado en un pestañeo. Algunos han aprovechado para contar su propia historia de amor con coincidencia salsera incluida. “Mi novio y yo descubrimos que sin saberlo estuvimos en el mismo concierto pequeño, máximo de 50 personas, cuatro años antes de conocernos”, comentó una usuaria. “Es maravilloso, ¡Estabais destinados!”.

LEER MÁS: Llamó a su amigo 10 segundos antes de que se suicidara, 10 años después se han casado

[Vía Independent]

share