PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Life

La imagen de un búfalo y un leopardo besándose que está dando la vuelta al mundo

H

National Geographic.
 

No fue amor, pero por un momento casi lo parece

E.M.C.

16 Mayo 2018 18:18

Atrapado entre 80 búfalos gigantes. Así se vio este incauto leopardo de la reserva Sabi Sand Game en Sudáfrica. Puede que pecara de exceso de confianza y pensó que podía hacerse con una presa grande, puede que le tentara alguna cría que pareciera una víctima fácil. El caso es que se equivocó.

Así lo encontró el veterano fotógrafo de animales salvajes Bennet Mathonsi, enganchando a un árbol caído pensando en cómo salir del embrollo, cuando, en un momento de desconcierto entre ambas especies, pudo captar este momento para National Geographic.

El búfalo levanta la cabeza para pegar una husmeada, el felino hace el mismo gesto, y por un instante, surge el beso.


Pete Thorpe, conservacionista de la zona, cree que el leopardo (probablemente demasiado joven como para tener buen juicio) se envalentonó más de lo que le salía a cuenta: “Si las ramas del árbol se hubiesen roto, la situación hubiese sido fatal para el leopardo”.

Hay que tener en cuenta que los búfalos son animales de casi 600 kg, con bastante mala leche y unos cuernos que sirven para bastante más que para hacer de adorno.

La exploradora de National Geographic Thandiwe Mweetwa también considera que la forma de actuar del felino fue de lo más rara, ya que ni los leopardos más inexpertos suelen meterse en líos con búfalos.

“Los leopardos son normalmente muy cautos porque son animales solitarios. Las lesiones son más peligrosas para un animal que no tiene un grupo que le ayude a sobrevivir”, explicó. “Es el motivo por el que los leopardos tienen más aversión al riesgo”.

Para Mweetwa no hay duda de que, en este caso, el leopardo estaba atrapado en una situación peligrosa de la que no sabía cómo salir. Por suerte para él los herbívoros no tuvieron ganas de tomarse una revancha por todos sus compañeros caídos ante felinos y el leopardo pudo salir de escena con una carrerita un poco humillante pero de cuerpo entero.

share