PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Life

12 hombres explican su peor experiencia tras rechazar tener sexo con una mujer

H

Powell Burns.
 

A los hombres no tiene porque apetecerles tener sexo siempre. Esta es una de las formas en las que el machismo y el patriarcado les afecta también a ellos

E.M.C.

28 Febrero 2018 14:29

Esto debería ser una obviedad, pero al parecer sigue sin serlo. A los hombres no tiene porque apetecerles tener sexo siempre. Cuando rechazan tener sexo con una mujer, se pueden encontrar en situaciones en las que se cuestione su masculinidad, orientación sexual y se les humille por ello. Esta es una de las formas en la que el patriarcado también les afecta a ellos, y por lo que tenemos que luchar juntos contra él.


1.

“‘Piensas que soy fea, así que me voy a suicidar’, me dijo. No, estoy agotado de tus mensajes para discutir conmigo mientras estoy en el trabajo intentando trabajar, y lidiando contigo porque estás triste porque quiero 20 minutos al día para mí mismo y tu otra media docena de amenazas de suicidio de hoy”.


2.

“Le dije, ‘Perdona, simpl…’, y me cortó para responder ‘DISCULPA, estoy hablando con tu paquete’”.

3.

Me tiró un vaso de vodka encima y me dijo que era un gilipollas por darle a entender cosas… no le estaba dando a entender nada, estaba teniendo una conversación normal con ella. Ella estaba borracha y yo no”.

4.

“Tuvo una crisis mitad llorar mitad cabreo. No paraba de preguntarme si era por algo que había hecho o si había otra persona o si estaba enfermo y hablaba de que ‘ningún tío dice que no al sexo, estás enfadado por algo’. Lo único que podía pensar todo el tiempo es que nunca jamás debía reaccionar así si alguien no quería tener sexo conmigo, daba vergüenza”.

5.

Me dio una charla de 45 minutos sobre lo terrible que eso le hacía sentir sobre su cuerpo y que básicamente estoy abusando emocionalmente de ella por no querer tener sexo. No seguimos juntos, por suerte”.



6.

“Me dijo: ‘Así que esto es lo que se siente’”.

7.

“Había estado trabajando en un nuevo bar un par de meses cuando una de las camareras que se había acostado varias veces con el portero se pone borrachísima y no puede conducir a casa. La llevo a casa, la meto dentro y la acuesto en el sofá. Cuando la estoy tapando con una manta me coge de la camiseta y trata de hacer que la bese. Le digo que está borracha, que ‘No, gracias’. Después de eso ella procedió a decirle a todo el mundo en el trabajo que soy gay durante los próximos 6 meses por no haberme aprovechado de ella mientras estaba borracha”.


8.

“Me gritó en público ‘¿Qué, te crees mejor que yo?”.

9.

“Me empotró contra una pared y me bajó los pantalones por la fuerza. Según un par de mis amigos y un par de psicólogos a los que visité después, no fue un abuso porque los hombres no pueden ser asaltados sexualmente”.

10.

“Se agachó hacia mí y dijo muy algo ‘¿Y, tú, quieres tener sexo?’ dirigiéndose a mi paquete”.


11.

“Mi ex apareció en mi apartamento a las dos de la madrugada completamente borracha. Necesitaba dormir la mona en mi casa. Como no quería que se matase en el coche, le dejé mi cama y me fui al sofá. Mientras trataba de dormirme, apareció en el salón completamente desnuda diciéndome que quería que fuese con ella a la cama. Le dije que de ninguna manera iba a dormir con ella en la cama y que cualquier cosa que tuviese en mente no iba a pasar. Empezó a amenazarme con que si no lo hacía iba a llamar a la policía y decir que la había violado. Cogí las llaves del coche y salí corriendo de allí, mientras ella me perseguía gritando corriendo escaleras abajo. Dormí en casa de mis padres. Por suerte, nunca ha vuelto a contactar conmigo”.




12.

“Estaba viendo a una chica intermitentemente. Me escribió a ver si quería pasarme y tomar algo. Conduje hasta su apartamento y cuando abrió la puerta estaba borracha que se caía. Fui a servirme una bebida y me senté en el sofá. Se sentó a mi lado, empezó a tocarme por dentro de la camiseta, balbuceando y hablándome demasiado cerca. Sus dientes estaban teñidos de gris por el vino. Me cortó el rollo… le dije que no tenía ganas de tener sexo y se puso a llorar enfadada diciendo que cómo podía hacerle eso. La calmé y le dije que me quería ir a casa, que no estaba con ánimos de eso, o de beber en general. Me pidió que la llevase al bar así que la dejé allí. Normalmente era una persona respetable así que no la juzgo con dureza, beber puede hacer a la gente irracional y emocional”.

(Vía Reddit)

share