PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Las cajas de botín enfrentan a jugadores, compañías y países en un debate interminable Games

Games

Las cajas de botín enfrentan a jugadores, compañías y países en un debate interminable

H

 

¿Deberían ser considerados un juego de azar como las tragaperras?

Juan Carlos Saloz

20 Octubre 2017 14:31

Arte PG

En los últimos días, las cajas de botín de los videojuegos han protagonizado una polémica que lleva apareciendo en bucle desde que se crearon.

Para quienes no las conozcan, se trata de recompensas aleatorias que los jugadores obtienen cuando superan un reto determinado. Sin embargo, en la mayoría de juegos estas recompensas también pueden comprarse, de forma que se ha abierto un gran debate sobre si se trata de un juego de azar similar a las tragaperras.

El pasado diciembre, el gobierno chino obligó a juegos como Overwatch o FIFA 17 a estipular las probabilidades de acierto en cada uno de los premios de las cajas de botín. De este modo, los jugadores no se enfrentan a ciegas a una lotería, sino que tienen la posibilidad de saber cuánto le costará que aparezca el objeto tan deseado por ellos.

Esto se hizo para preservar la transparencia de un sistema en el que muchos jugadores (y algunos menores) pueden gastar dinero real en imputs de un videojuego que desconocen por completo. Pero no es el único país que ha querido tomar cartas en el asunto.

En Reino Unido se ha presentado una petición formal firmada por Connor Rhys Deeley para aplicar las leyes de juegos de azar a las cajas de botín. De esta forma, los menores de edad no podrían tener acceso a estos sistemas y existiría un control mucho mayor sobre las empresas que lo utilizan.

Tras conseguir más de 100.000 firmas, el debate ha llegado al Parlamento Británico. No obstante, los políticos no han considerado que deban aplicarse las leyes de apuestas, aunque han prometido estudiar las quejas en los siguientes meses para “proteger a los niños y a la gente vulnerable de sufrir daño”.

Las dos noticias anteriores clarifican que existe un problema generalizado en torno a este sistema. Pero ¿en qué momento ha pasado de ser un elemento puntual de algún videojuego a un sistema de financiación básico?

Para entenderlo, tenemos que irnos más de una década atrás, cuando los MMORPG dominaban la industria del online. El elemento de azar ya estaba integrado en estos juegos de forma natural, a través de los combates y las misiones realizadas. Así que se comenzó a integrar un sistema de pago para tener más posibilidades en este tipo de acciones.

Pero cuando se decidió ir un paso más allá e integrar las cajas de botín lejos de estos juegos fue en 2007, con Team Fortress 2. La empresa Valve, creadora de Steam y de juegos como Dota 2 y Half-Life, decidió que los cofres de recompensas pudieran abrirse gracias a dinero real en cuanto el juego pasó a ser gratuito.

Gracias a su éxito, poco a poco los juegos se fueron transformando al concepto free-to-play y a adoptar este recurso, con especial relevancia en títulos para smartphones como el laureado Clash Royale. Pero ha llegado un punto en el que, además de pagar lo que cuesta el juego, la experiencia después varía (tanto para bien como para mal) dependiendo de estas cajas.

Actualmente, el género se ha convertido en lo menos relevante. En cualquier tipo de juego, las cajas de botín tienen cabida. Desde FIFA hasta Overwatch utilizan esta idea, lo que ha provocado quejas en masa por parte de los jugadores.

De hecho, en Sombras de Guerra, el último videojuego ambientado en la Tierra Media de Tolkien, los usuarios han ideado un truco para no tener que utilizarlas, que se basa simplemente en no aceptar los términos del juego.

Ante la guerra que se ha levantado, algunos estudios ya han decidido dar un paso atrás en estas mecánicas. Por ejemplo, WWE 2K18 y Gran Turismo Sport han anunciado por todo lo alto que no incluirán microtransaciones, algo lógico teniendo en cuenta que NBA 2K18 ha sido duramente criticado por ello. Y, por parte de Ubisoft, han decidido incluir las cajas de botín como elementos completamente gratuitos en Assassin’s Creed Origins.

Actualmente, las empresas han parecido responder a las peticiones de los usuarios, que consideran un abuso la situación ocurrida. Además, han visto las orejas al lobo de países que están comenzando a regular lo que hasta ahora les había salido gratis. El abuso parece estar llegando a su fin, pero todavía queda en el misterio adónde puede llegar este fenómeno.

share