PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Estos videojuegos no son solo videojuegos, son una nueva forma de ver series de TV Games

Games

Estos videojuegos no son solo videojuegos, son una nueva forma de ver series de TV

H

 

Los videojuegos interactivos podrían estar señalando el futuro de las series

Juan Carlos Saloz

22 Diciembre 2017 13:21

Si entendemos la televisión como la caja por la que aparecen imágenes dictadas por un medio de comunicación, no hay duda de que nos encontramos en un momento de declive absoluto para el medio. Sin embargo, si tenemos en cuenta que las plataformas de streaming, las webseries y hasta YouTube también son una forma de hacer TV, puede decirse claro y alto que se encuentra en la más absoluta Edad de Oro.

La experimentación constante ha hecho de la cultura audiovisual un medio cada vez más ramificado y versátil. Pero ¿cuál es el siguiente paso que puede dar la televisión? En Quartz tienen bastante claro que es tomar la fórmula de los videojuegos, avalada gracias a las aventuras gráficas que coexisten con los juegos más tradicionales.

Títulos como New York Crimes o The Wolf Among Us son ejemplos claros de lo que quieren decir con el “siguiente paso de la televisión”. Se trata de experiencias audiovisuales en las que el jugador tiene el control de lo que hace el protagonista. Es decir, simplifican las mecánicas para que puedan tomar sus decisiones más relevantes.

Normalmente, estos videojuegos están divididos por capítulos y se publican cada X tiempo, dejando a los usuarios un margen para que puedan pasárselos antes de continuar con ellos. Básicamente, copian la estrategia de las series de televisión para mantener a los jugadores enganchados. Y, para más inri, les permite tomar sus propios caminos en la narración.

En Until Dawn, dependiendo de las decisiones que tomes acabarás el juego con más o menos personajes vivos.

En Heavy Rain, en las manos del jugador está salvar al hijo secuestrado del protagonista.

En Life is Strange, el jugador puede viajar en el tiempo para hacer y rehacer a su gusto la historia que desea.

Es decir, las aventuras gráficas aportan un componente único de interacción que pone al jugador como director de la historia. ¿Os imagináis como sería esto aplicado a Juego de Tronos, pudiendo evitar que Ned Stark vaya a Desembarco del Rey o que Daenerys se case con Khal Drogo? Toda la historia podría cambiar por completo, por más que los desarrolladores de estos juegos mantengan una clara estructura.

De hecho, ya pueden verse los primeros atisbos de esta idea relacionadas con series y películas reales. En Telltale son expertos en hacerlo: juegos como Batman, Regreso al Futuro o Guardianes de la Galaxia mantienen por completo en sus ideas originales a la par que aportan al público la posibilidad de decidirlo todo.

Pero su videojuego más destacado es el de The Walking Dead. Mientras la serie entra en derroteros que se alejan de la concepción original (y pierden audiencia a su paso), el videojuego permite una historia mucho más personal que supera con creces a la apresurada de la serie.

El porqué es muy sencillo. Al no estar atado a una audiencia de millones semanales pueden experimentar mucho más, y cuando es necesario colocar decisiones constantes para los jugadores, se tiene que tener una capacidad de inventiva mucho mayor.

Algunos productos televisivos ya han tomado estas ideas como propias. Al final de la primera temporada de Westwolrd, HBO lanzó una narración interactiva que permite a los usuarios investigar los sucesos del final de la serie. En Mr. Robot también han incorporado ideas similares. Pero no hace falta irse tan lejos. El Ministerio del Tiempo lleva sus tres años en emisión llevando a cabo todo tipo de narrativas transmedia que otorgan un espacio propio para los llamados “ministéricos”.

Sin duda, cada vez hay más espacio para la experimentación tanto en videojuegos como en televisión, y la hibridación entre ambos parece ser uno de los caminos más inteligentes que se pueden tomar para continuar haciendo crecer los dos medios.

share