PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Egipto llega a ‘Assassin’s Creed’ para revolucionar la saga más didáctica de los videojuegos Games

Games

Egipto llega a ‘Assassin’s Creed’ para revolucionar la saga más didáctica de los videojuegos

H

 

Dos horas jugando a 'Assassin's Creed: Origins' te enseñan más sobre la sociedad egipcia que un tour por el British Museum

Juan Carlos Saloz

25 Octubre 2017 17:50

Lo primero que ves al llegar a la sección de Egipto del British Museum es la Piedra de Rosetta. Encerrada en una urna de cristal, no se muestra como nada espectacular a comparación con las esfinges que se sitúan en la sala. Sin embargo, conserva en sus escrituras una de las primeras muestras de cooperación social entre imperios, lo que ha permitido a historiadores aprender más que nunca sobre la cultura egipcia.

La visita guiada por el museo sirve para conocer, de primera mano, los resquicios robados de una de las sociedades que más se continúan explorando en la cultura popular. Y es que, si estamos en el British Museum, no es por turismo o curiosidad. Estamos en el centro de Londres con motivo de la presentación de Assassin’s Creed: Origins.



Si existe una franquicia de videojuegos que se haya esforzado por retratar la historia, esa es Assassin’s Creed. Aunque títulos como Age of Empires o Call of Duty han retratado de peor o mejor forma eventos históricos concretos, cualquiera mencionaría a la saga de Ubisoft como la que más ha hecho por mostrar el pasado de forma realista.

En esta ocasión, el reto al que se enfrentan es mucho mayor que los anteriores. En el primer Assassin’s Creed viajamos hacia Damasco y Jerusalén para participar en las Cruzadas. Más tarde, recorrimos los increíbles decorados de la Italia del Siglo XIII. Y continuamos con El Caribe pirata y el Londres victoriano. Pero Origins busca, tal y como su título remarca, irse hasta al principio de la Hermandad de Asesinos que protagonizan la saga. Y para ello han elegido un escenario muy poco explorado en los videojuegos.

Aunque el cine ha hecho de este escenario un recorrido habitual, en el mundo del gaming no lo es tanto. Es cierto que títulos menores de los 90 o principios de los 2000 nos han intentado llevar hacia allí, con juegos como? ?Tomb Raider o Goldeneye. Sin embargo, ninguno se había esforzado tanto por dar verosimilitud al entorno como Assassin’s Creed: Origins.

“Lo que solemos utilizar con Assassin’s Creed es la palabra creíble. No se trata de una simulación realista de Egipto, sería prácticamente imposible por la poca información que tenemos de esta época. Pero es una representación muy creíble del Antiguo Egipto”, explica Ashraf Ismail, director del videojuego, a apenas unos pasos del Coloso de Ramsés II.

Ismail es la cara visible más importante de la saga en la actualidad. Es la mente creativa detrás de Black Flag, el título más importante de la saga sin Ezio como protagonista. Para entonces ya hizo una gran revolución al implantar el ideario del juego en una aventura sobre piratas. Pero ahora ha decidido dar un paso mucho más allá, y lo muestra con una sonrisa de oreja a oreja que no puede evitar esconder.

Xbox video game archer xbox egypt GIF

“La mayor apuesta que hemos hecho ha sido implantar la mitología en el juego. Los villanos juegan mucho con ello, y hemos añadido el misticismo que envuelve a Egipto con un panteón de los dioses. Diríamos que hemos jugado con la fantasía más que nunca, pero siempre respetando que sea de forma creíble”, añade Ismail, a sabiendas de que los fans de la franquicia buscan la veracidad ante todo.

Pero estos añadidos, lejos de acabar con la parte didáctica de la saga, ha ayudado a mejorar su sello. Como ejemplo de ello tenemos el Discovery Tour, una función del juego que te muestra cada aspecto de la época en una especie de museo interactivo. Cada rito religioso aparece representado a la perfección, con datos consensuados por historiadores y egiptólogos que aportan veracidad al discurso.

Incluso, gracias a Assassin’s Creed: Origins, Ubisoft ha lanzado un proyecto (The Hieroglyphics Initiative) que implanta la Inteligencia Artificial en el lenguaje jeroglífico para ayudar a descifrar mensajes que todavía no se han descubierto a través del aprendizaje automático. Lo explica el director del juego:

“La idea llegó a raíz del trabajo previo con egiptólogos e historiadores. Cuando les preguntábamos por el trabajo sobre Egipto, una de las cosas que nos decían era que los jeroglíficos necesitan mucho tiempo para ser traducidos. Es un proceso muy difícil que no ha cambiado en años. Así que, en algún punto, nació la idea de ayudarles utilizando la tecnología para descifrar conocimientos que todavía permanecen ocultos”.

No obstante, no es necesario utilizar estos sistemas para enterarnos de todo lo que Origins quiere enseñarnos. Un par de horas son suficientes para aprender lo básico sobre la última etapa en la que el Antiguo Egipto se mantuvo en pie. Y, en parte, lo consigue gracias al sistema de mundo abierto que han implantado por primera vez en la saga.

“Contamos con un mundo inmenso que recorrer. Es el más grande que hemos creado nunca. Es un país entero, desde la costa mediterránea hasta el Río Nilo con Memphis. Está literalmente repleto de distintas localizaciones, algunas conocidas por todos, otras escondidas en la arena e incluso sumergidas en el agua. El juego empuja al jugador a explorar y a descubrir, un aspecto que ha ayudado mucho a mejorar aspectos de la saga”, cuenta el director creativo y guionista Jean Guesdon, quien ya trabajó con Ismail en Black Flag.

Para Guesdon, lo que han conseguido con Origins no tiene precedentes, pues "mezcla a la perfección los aspectos esenciales de la saga con un sistema muy elaborado de misiones principales y secundarias. Además, los jugadores pueden hacerse su personaje como deseen: puede ser un asesino nato, un héroe, alguien que se centre en el sigilo...".

ADWEEK assassin's creed origins GIF

Pero ¿por qué han decidido hacer una apuesta tan grande en esta ocasión?

Probablemente, la respuesta se encuentre en los irregulares últimos años de la saga. La franquicia Assassin’s Creed se caracterizaba por sacar un gran juego al año, con 17 actualmente en el mercado. Cada uno intentaba aportar ideas nuevas, pero acabó siendo una rutina que generó que los fans pidieran cada vez más originalidad.

De este modo, han decidido dar el todo por el todo con una revolución que bebe más de juegos como The Witcher 3 que de las propias anteriores entregas.

“El juego pertenece a la franquicia de Assassin’s Creed. Pero, desde mi punto de vista, es algo totalmente distinto y nuevo. Hemos creado un enorme terreno. En Black Flag, fuimos al mar abierto, pero aquí tenemos un paisaje natural. Es la primera vez que ofrecemos un país entero para nuestros jugadores, además de una historia muy distinta y mecánicas que no se habían visto antes”, comenta el director de arte Raphael Lacoste, que conforma con los anteriores una tríada mágica para Ubisoft.

Tenga o no los resultados esperados, sin duda han puesto toda la carne en el asador para estar a la altura de un mercado cada vez más competitivo. En tan solo un par de horas, aprendí más de la sociedad egipcia antigua que en un tour por el British Museum. Y es que, si hay una saga que consiga hibridar lecciones de historia con mecánicas impresionantes, esa será siempre Assassin's Creed.

share