PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Brendan Greene: de fotógrafo en paro a director del juego más popular del año Games

Games

Brendan Greene: de fotógrafo en paro a director del juego más popular del año

H

 

18 Agosto 2017 11:01

Bluehole Studio

Más de 7 millones de videojuegos vendidos. Más de 2 billones de metros virtuales recorridos. Más de 60 millones de horas visionadas en Twitch. Más de 500.000 personas jugando a la vez.

Estos datos serían espectaculares sin importar el videojuego del que provengan. Sin embargo, son mucho más importantes si tenemos en cuenta que pertenecen a un título que apenas lleva 5 meses en el mercado y que, además, todavía se encuentra en su fase beta.

Sin ni siquiera haber estrenado su versión definitiva, PlayerUnknown's Battlegrounds ya es el juego más popular de este año. Lo ha conseguido, en gran parte, por su modo de juego. Al igual que en Los Juegos del Hambre o Battle Royale, los usuarios son lanzados a una enorme isla en la que deben competir por ser el último en quedar en pie. En una partida pueden llegar a reunirse 100 jugadores, luchando sin tregua unos contra otros. Y, aunque al principio comienzan sin recursos, son ellos mismos los que deben ir recolectando objetos y suministros para sobrevivir.


Battlegrounds, por tanto, forma parte del género llamado “Battle Royale”, al igual que la película japonesa del año 2000. Sigue la misma estela que el juego H1Z1: Just Survive y que el mod de ARMA 2 llamado DayZ: Battle Royale. Y, detrás de todos ellos, se encuentra la misma persona: Brendan Greene.

A sus 41 años, Greene ha conseguido en menos de un lustro reconducir una vida destinada al olvido a una llena de éxitos. Hoy en día, es uno de los directores creativos más reconocidos del mundillo. Y lo ha conseguido de manera similar a la que Justin Bieber se convirtió en un cantante de éxito o Jason Statham en actor: de casualidad y mientras trabajaba por puro hobby.

Como remarcan en Rolling Stone, el objetivo de Greene nunca había sido diseñar videojuegos. De hecho, ni siquiera había probado clásicos como Metal Gear o The Legend of Zelda. Simplemente, era un jugón puntual de títulos como Call of Duty o Assassin’s Creed que vivía de un mercado que poco tenía que ver con el de las consolas.

Brendan Greene - Bluehole Studio

Trabajaba como fotógrafo y diseñador gráfico, aunque no solía conseguir trabajo y ganaba menos que el resto de su familia, por lo que pronto se ganó el apodo de “oveja negra”.

Pero, a sus 30 años, ya tenía claro que, cuando quería algo, lo conseguía. Esto fue lo que le llevó a mudarse de Irlanda a Brasil hace una década. Se marchó para conquistar el amor de su vida, pero apenas le duró dos años. Su divorcio fue duro, teniendo que volver a su Irlanda natal donde no le acogieron con los brazos tan abiertos como cabría esperar.

Aunque también volvió con una idea en la cabeza; una idea que le acabaría convirtiendo en una superestrella. Durante sus años en Brasil, sintió una gran frustración por los juegos Triple A a los que era aficionado. Aunque les gustaba, sentía que les faltaba algo para ser una experiencia realmente entretenida y realista. Odiaba morir y revivir en otro lado del mapa una y otra vez en Call of Duty, así que la idea del Battle Royale comenzó a germinar en su cabeza.

https://i.ytimg.com/vi/z7tu7q0-YPA/maxresdefault.jpg

No tenía ni idea de programar, pero como diseñador gráfico contaba con algunas nociones gráficas que le podían servir para crear videojuegos, así que se pasó semanas enteras encerrado en su habitación (mientras seguía en paro, claro) creando un mod para el videojuego ARMA 2.













share