PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Games

Los nominados a los Game Awards 2017... y los juegos que deberían ganar

H

 

El próximo 7 de diciembre se celebrarán los premios al mejor videojuego del año. Esta es nuestra porra

Juan Carlos Saloz

20 Noviembre 2017 17:36

Los nominados a los Game Awards 2017 acaban de ser revelados. La noticia ha llegado con alguna polémica, como la incorporación de PlayerUnknown's Battlegrounds a la lista, que aún se encuentra en fase beta. Pero también con sorpresas interesantes, como las múltiples nominaciones de Cuphead o de What Remains of Edith Finch.

Su juventud (se celebraron por primera vez en 2014) y el hecho de que cuenten con un gran peso del público -cuyo voto cuenta el 10% de cada premio- hacen que sean unos premios mucho más imprevisibles que, pongamos, los Oscars.

Hacer una porra sobre ellos, pues, no resulta tarea fácil. Pero lo vamos a intentar.

Aquí os dejamos nuestra guía de los videojuegos que este año tienen más posibilidades de llevarse un galardón en las 10 categorías más destacadas:

GAME OF THE YEAR (GOTY)

¿Qué juego debería ganar?

The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Switch se ha convertido en la consola del año, pero si ha conseguido imponerse es gracias al videojuego que le ha acompañado desde sus inicios. El regreso de Zelda no ha sido casual. Después de varios años en los que la saga pasaba sin pena ni gloria, Nintendo ha invertido todos sus recursos en una aventura de mundo abierto con posibilidades nunca vistas en la franquicia. ¿El resultado? un título que no tiene competencia posible.

¿Qué juego ganará?

The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

En este caso, la respuesta de público y crítica es unánime. Con un 97 que se mantiene en Metacritic, se cataloga como uno de los mejores juegos de la historia, y difícilmente flaqueará en los Game Awards.

Los únicos juegos que pueden hacerle competencia son Super Mario Odyssey y Horizon Zero Dawn. El primero es una nueva aventura de Mario que ha conseguido resultados muy similares a los de Zelda, y el segundo es otro juego de mundo abierto que se llevaría el galardón de calle de no ser porque ha salido al mercado en el "año de Nintendo".

Mención especial:

PlayerUnknown's Battlegrounds.

La sorpresa este año la ha dado un videojuego que todavía está en fase beta. El videojuego de supervivencia que eleva a su máxima expresión el modo "Battle Royale" ha cosechado récords impensables en cuanto a número de jugadores. Teniendo en cuenta que Overwatch ganó el año pasado el GOTY por un motivo similar, no es tan raro imaginar a este juego llevándose el galardón. No obstante, hasta su propio creador admite que "hay mejores juegos este año".

MEJOR NARRATIVA

¿Qué juego debería ganar?

What Remains of Edith Finch.

Este juego es el típico que recomiendas a ese amigo al que le encanta el cine o la literatura pero que nunca ha jugado a videojuegos. Una experiencia corta en primera persona sobre una chica que vuelve a la casa de su familia. Mientras explora distintas mecánicas (es como 20 juegos en 1), te presenta la historia trágica que persigue a sus familiares. Sin duda, es una lección de narrativa que merece llevarse este premio.

¿Qué juego ganará?

NieR: Automata.

Aunque ha sorprendido su no-nominación al GOTY, NieR ha sido un éxito de público que no ha pasado desapercibido para nadie. Sus buenas notas y la buena inversión que han hecho en el juego le convierten en el favorito para este premio, aunque Horizon y Wolfenstein II también podrían imponerse.

Mención especial:

Hellblade: Senua's Sacrifice.

Cuando el estudio Ninja Theory decidió poner a 15 personas a trabajar en un juego a caballo entre lo indie y lo comercial, nunca imaginaron que lograrían un resultado tan llamativo como este título. La historia de una vikinga con problemas de psicosis cuenta con una narrativa completamente inmersiva que la convierten en una digna candidata al premio.

MEJOR DIRECCIÓN DE ARTE

¿Qué juego debería ganar?

Cuphead.

Si existe un juego ha vuelto loco a los gamers exclusivamente por su estética, ese es Cuphead. La travesía de dos desarrolladores -que hipotecaron su casa para llevar a cabo este videojuego- ha dado sus frutos. Y su homenaje a la animación de los años 20 se ha convertido ya en historia de los videojuegos.

¿Qué juego ganará?

The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

No obstante, Cuphead lo tendrá difícil para superar al videojuego del año. Breath of the Wild ha conseguido crear un entorno idílico a pensar de no contar con los prominentes gráficos de consolas como PS4 o XBOX One. Perderse por Hyrule nunca había sido tan gratificante, lo que probablemente desemboque en la mejor dirección de arte.

Mención especial:

Horizon Zero Dawn.

¿Mezclar prehistoria con robots? ¿Puede salir algo bueno de esto? La respuesta es un rotundo sí, y ha sido Horizon el juego que lo ha demostrado. La difícil apuesta de Guerrilla Games ha dado sus frutos con un mundo nunca antes visto en las consolas, con un cuidado y una originalidad que merecen ser tenidos en cuenta.

MEJOR ACTUACIÓN

¿Qué juego debería ganar?

Melina Juergens por Hellblade: Senua's Sacrifice.

A pesar de no poder analizar una actuación de Motion Capture de la misma forma que se haría en una película de acción real, es evidente que el trabajo de la actriz tiene mucho que ver con el éxito de Hellblade. Meterse en la mente de una psicótico no es tarea fácil, pero aún es más complicado hacerlo con un traje de captura de movimiento. Si tenemos esto en cuenta, no hay actuación que pueda compararse a la de Melina Juergens.

¿Qué juego ganará?

Ashly Burch por Horizon Zero Dawn.

Pero si existe un personaje que este año haya conseguido entrar en el Olimpo de los videojuegos, ese es Aloy. La protagonista de Horizon Zero Dawn irradia un carisma sin igual, y gran parte de la culpa la tiene Ashly Burch, la actriz que la interpreta.

Mención especial:

Laura Bailey y Claudia Black por Uncharted: El Legado Perdido.

Que 4 de los 5 nominados en esta categoría sean mujeres habla muy bien del trabajo de las desarrolladoras por crear personajes femeninos potentes. Entre ellas, llama la atención la química entre los dos personajes principales del nuevo Uncharted. Gracias al trabajo de las actrices, pocos se acuerdan ya de Nathan Drake.

MEJOR JUEGO PARA MÓVILES

¿Qué juego debería ganar?

Monument Valley 2.

Gracias a Monument Valley, el arte cobró una forma nunca antes vista en los videojuegos. Subir y bajar las escaleras imposibles de Escher se hizo posible gracias a este título, y su secuela ha mejorado la fórmula hasta crear uno de los mejores juegos que se pueden probar actualmente en smartphones.

¿Qué juego ganará?

Super Mario Run.

Aunque Odyssey no se lleve el GOTY, la versión de Mario para móviles tiene todas las papeletas de convertirse en el mejor juego para móviles. Nintendo puso toda la carne en el asador para dar el paso hacia esta plataforma y, aunque al principio fue un fracaso de ventas, se ha convertido en un título indispensable en el móvil de cualquier fan de la franquicia.

Mención especial:

Old Man's Journey.

Este precioso relato indie cuenta la historia de un "hombre viejo" cuya vida ha estado llena de pérdidas y desesperanza. Aunque no llama especialmente la atención por aprovechar el formato móvil, consigue emocionar y entretener a partes iguales.

MEJOR JUEGO DE ACCIÓN

¿Qué juego debería ganar?

Wolfenstein II.

Matar nazis nunca había sido tan terapéutico, divertido ni emocionante. Bethesda demostró con el reinicio de esta saga que era mucho más que una máquina de hacer The Elder Scrolls y Fallout. Pero es esta entrega la que mejor refleja el distópico mundo de una Segunda Guerra Mundial ganada por los nazis, y su acción es irrefrenable desde el minuto 1.

¿Qué juego ganará?

Wolfenstein II.

En esta categoría existen pocas dudas de que Wolfenstein II se llevará el galardón. Las críticas, que rozan el 9, son las mejores de entre todas las nominadas, y además consigue llegar al público con una fórmula que no se aleja tanto de los hipercomerciales Call of Duty o Battlefield.

Mención especial:

Nioh.

Ha pasado bastante desapercibido, pero este juego estilo Dark Souls ambientado en un Japón Feudal lleno de monstruos ha encandilado a aquellos que le han dado una oportunidad.

MEJOR JUEGO DE ACCIÓN/AVENTURA

¿Qué juego debería ganar?

Super Mario Odyssey.

Aunque ni los organizadores del evento parecen tener muy clara esta categoría, los videojuegos de acción/aventura mezclan una jugabilidad trepidante con un sistema que se acerca al rol sin rozarlo. En este sentido, Horizon y Zelda son demasiado "tranquilos" como para entenderlos como tal, mientras que Odyssey es un torbellino de acción sin pausa que no da tregua al público.

¿Qué juego ganará?

The Legend of Zelda: Breath of the Wild.

Parece evidente que este año es el de Zelda, y solo una sorpresa de última hora puede hacer que no se lleve el galardón en prácticamente todas las categorías en las que está nominado.

Mención especial:

Assassin's Creed Origins.

Aunque no tenga la más mínima posibilidad de competir contra los titanes de Nintendo, el último juego de Assassin's Creed ha demostrado que a Ubisoft le queda mucha tela por cortar en la franquicia. La inmensa aventura de mundo abierto que propone el videojuego, junto a las grandes lecciones de historia del mundo antiguo y la crítica a la globalización que se vislumbra en su historia, han hecho de este título un juego remarcable que merece un hueco en los Game Awards.

MEJOR JUEGO DE ROL

¿Qué juego debería ganar?

Final Fantasy XV.

Poco se ha hablado del último juego de Final Fantasy. Aunque los seguidores de la franquicia tienen razón al decir que hace mucho que la saga no es lo que era, Square Enix ha sabido reinventarse con su último juego. Una boy band que mata a monstruos, viaja en descapotable y visita una Venecia japonesa se merece todo lo bueno que le pueda ocurrir.

¿Qué juego ganará?

Persona 5.

Fanatismo a un lado, la propuesta más firme de esta categoría es el juego de rol ambientado en un Tokio actual con una de las historias más complejas y sorprendentes de los últimos años. Teniendo en cuenta que es el único juego de esta categoría nominado al GOTY, parece evidente que se llevará el galardón.

Mención especial:

South Park: Retaguardia en Peligro.

¿Puede un juego de South Park competir contra el último NieR o Final Fantasy? Lo cierto es que sí, y no es una gran sorpresa para los jugones. Desde hace unos años, los juegos sobre South Park han adelantado por la derecha a la serie, y el último ha pasado de ser una inmensa broma escatológica a un juego de rol con todas las de la ley.

MEJOR JUEGO INDEPENDIENTE

¿Qué juego debería ganar?

What Remains of Edith Finch.

Por más que las propuestas indies de este año hayan estado a la altura de las más comerciales, What Remains of Edith Finch no ha conseguido el hueco que merecía entre los nominados al GOTY. Es una historia corta y lenta, pero una vez la juegues no te la podrás quitar de la cabeza.

¿Qué juego ganará?

Cuphead.

Al ser una de las categorías más igualadas, ese 10% del público puede hacer que Cuphead se lleve el premio a mejor juego indie. Además, una propuesta tan original y tan bien recibida no parece que vaya a pasar desapercibida para el jurado.

Mención especial:

Pyre.

Una historia sobre almas que quieren escapar del purgatorio y alcanzar el cielo. Una mezcla de aventura gráfica, juego deportivo, rol y acción frenética. Un diseño digno de los mejores cómics americanos. Un elenco de personajes inolvidables. Un debate íntimo entre el público y el juego. Pyre tiene esto y mucho más, lo que a veces lo convierte en algo demasiado complejo pero que siempre acaba dejando huella en los jugadores.

MEJOR ESPORT

¿Qué juego debería ganar?

Overwatch.

El mismo juego que ganó el año pasado el GOTY ahora está nominado como eSport, algo lógico si tenemos en cuenta que este premio es atemporal. Aunque se echa de menos una nominación a PUBG, el trabajo que Blizzard ha hecho durante este último año para perfeccionar su juego y asegurar la diversidad y el compañerismo merecen un reconocimiento.

¿Qué juego ganará?

Overwatch.

Aunque compita con titanes como DOTA 2 o LoL, Overwatch sigue manteniendo un espíritu diferenciador que le hace digno vencedor del premio.

Mención especial:

Rocket League.

Que camiones que juegan al fútbol se hayan hecho un hueco entre los mejores eSports no es solo una sorpresa, también una gran noticia. Rocket League demuestra que los videojuegos competitivos pueden tener todo tipo de formas, y ayuda a explorar nuevos campos que continuarán aprovechándose en los próximos años.

share