PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Un enfermo de cáncer terminal es el primero en llevar a juicio a Monsanto Food

Food

Un enfermo de cáncer terminal es el primero en llevar a juicio a Monsanto

H

 

"Pase lo que pase sus hijos sabrán que su padre fue lo suficientemente valiente para luchar sólo contra Monsanto antes de morir"

R.M.T

12 Julio 2018 09:14

“Han luchado contra la ciencia”.

Así hablaba sobre Monsanto el abogado Brent Wisner, que representaba a DeWayne Johnson, la primera persona de las miles de denunciantes en llevar a juicio al gigante agroquímico por las acusaciones de que su pesticida Roundup es el responsable de que el cáncer se extendiera por todo su cuerpo y de que termine con su vida dentro de unos meses.

Reuters

Según el abogado Brent Wisner, “Monsanto se ha pasado de la raya acosando y combatiendo a investigadores independientes”. Lo dijo con los correos en la mano que mostraban cómo el gigante agroquímico rechazaba investigaciones importantes y avisos de los expertos durante años para así mantener una imagen limpia, a la par que ayudaba a que se escribieran reseñas favorables sobre su producto.

En ese corpus de estudios se basaron para afirmar lo siguiente frente al enfermo, que trabajaba de jardinero en una escuela de Benicia, al norte de San Francisco, y era el responsable de aplicar el Roundup: “Hay pruebas científicas de sobras que confirman que los productos basados en glifosato no causan cáncer y no causaron el cáncer de Mr. Johnson”.

La defensa también aportó sus pruebas: la piel ulcerada de Johnson tras ser expuesto de forma regular al químico y el diagnóstico médico de linfoma de Hodgkin en 2014, cuando tenía 42 años. Ambas son pruebas científicas que el juez ha permitido usar en su argumentación, algo fuera de lo común.


Para la defensa, el éxito del Roundup se trata de un caso de “fraude científico".

El abogado también pudo leer en voz alta algunos emails donde trabajadores de Monsanto se preguntaban cómo combatir estudios negativos sobre el Roundup o cómo gestionar la mala clasificación que le dio a su producto la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), así como las voces de expertos que la misma agroquímica contrató para asesorarles y que luego silenció tras obtener alertas. Para la defensa, el éxito del Roundup se trata de un caso de “fraude científico”.

Sin embargo, el equipo legal de Monsanto se ha defendido diciendo que esos datos son aislados y que se están usando para conformar una postal que no es la real. Sea como sea, la verdad más verdadera la pronunció el letrado Wisner sobre su cliente: “El hecho más simple es que se va a morir. Es solo cuestión de tiempo. Entre ahora y luego, no habrá más que dolor”.

Otro de sus abogados añadía: "Pase lo que pase... sus hijos sabrán que su padre fue lo suficientemente valiente para luchar sólo contra Monsanto antes de morir".

share