PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Tiene 16 años y puede solucionar la sequía mundial con naranjas Food

Food

Tiene 16 años y puede solucionar la sequía mundial con naranjas

H

 

Una joven gana el primer premio de ciencia de Google para solucionar la peor sequía de Sudáfrica en 45 años

Rosa Molinero Trias

03 Octubre 2016 16:59

Google ha otorgado a la joven Kiara Nirghin, de 16 años, los 50.000 dólares del primer premio del Google Science Fair Community Impact Award africano.


Natural de Sudáfrica, Nirghin ha sufrido en primera persona la terrible sequía que azota su país. Es la peor desde hace 45 años y está poniendo en riesgo el cultivo y suministro de alimentos de todo el país.

Gracias a su inusual talento para la química y la ciencia aplicada a la gastronomía, ha logrado desarrollar una solución para combatir la falta de agua sin una gran inversión en infraestructuras ni personal técnico.

Algo que habitualmente lanzamos a la basura sin pestañear es el ingrediente estrella de su investigación: la piel de la naranja.

La joven ha podido demostrar que mezclando pieles de naranjas secadas al sol y pieles de aguacate, se forma un producto superabsorbente capaz de retener 300 veces su peso en agua.

Las aplicaciones de su invento son innumerables porque puede paliar el azote de la sequía salvando las plantaciones de frutas y vegetales con un producto de fabricación sostenible lleno de ventajas.

Lo mejor es que las pieles de naranja son un desecho natural, de modo que su precio de mercado es ínfimo. Además, son 100% biodegradables y a su vez abonan la tierra con nutrientes.

Si bien actualmente existen soluciones industriales, su producción y su compra son complicadas y caras (alrededor de 2.500€ por tonelada) y emplean ácidos que son tóxicos para el medioambiente y para el consumo humano.

Kiara se lleva a casa el trofeo de juguete después de sorprender al jurado de Google con una idea simple para solucionar un problema colosal.

Ahora solo falta que lleguen las lluvias.  


share