PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo La pesca ya tiene una fecha de caducidad (y está muy cerca) Food

Food

La pesca ya tiene una fecha de caducidad (y está muy cerca)

H

 

Por primera vez, los biólogos se atreven a pronosticar un año límite para la desaparición de la fauna marina

Marc Casanovas

09 Agosto 2016 11:05

Si no cambian las cosas, un estudio publicado en la prestigiosa revista Science estima que el conjunto de las pesquerías mundiales se agotarán mucho antes de lo que estaba previsto. Biólogos canadienses ponen sobre la mesa una fecha concreta: antes de 2048.

Evidentemente, el año no se ha elegido al azar. Los investigadores son conscientes que ofrecen una visión sombría de los océanos y la salud de la humanidad, pero se ha demostrado que la pérdida de biodiversidad está estrechamente vinculada a la disminución de la calidad del agua, la floración de algas nocivas, el crecimiento de zonas oceánicas muertas, el aumento de la muerte de peces y las graves inundaciones costeras.

En concreto, la desaparición acelerada de especies marinas en nuestros océanos está llegando al punto de dejar los mares sin pesca. Se ha calculado que el 90% de los grandes peces (atunes y tiburones) han desaparecido en el último siglo y cada año mueren 300.000 tortugas marinas y 250.000 cetáceos en artes de pesca.

Todo eso implica que el futuro de la industria pesquera esté en grave amenaza porque, en aguas comunitarias, más del 80 % de los caladeros se encuentran agotados o sobreexplotados.

La pérdida de biodiversidad de los océanos se está acelerando a un ritmo que no se preveía ni en las peores observaciones. El 29% de las especies marinas que consumimos ya han desaparecido. Si la tendencia a largo plazo sigue esta escalada, en 32 años habrá poco o ningún pez disponible para la pesca sostenible. De aquí que la pesca sostenible no sea la solución para muchos defensores de la biodiversidad marina.

"La biodiversidad es un recurso finito, y vamos a terminar con ella... si nada cambia", dijo Boris Worm, profesor asistente de biología de la conservación marina de la Universidad de Dalhousie en Halifax, Canadá.

share