PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Nuevo escándalo en la industria cárnica: explotación laboral y deficiencias higiénicas

H

 

La Operación Pork revela los horarios esclavos, sueldos de risa y carne caducada de la empresa Cárnicas Luis. Otro escándalo más de la industria porcina española

Rosa Molinero Trias

11 Mayo 2018 15:12

Es ponerse a investigar a la industria cárnica y los escándalos se suceden en cascada. En España sabemos que somos el estercolero de Europa, sabemos que algunas de nuestras empresas, como El Pozo, no han respetado el bienestar de los animales. Y ahora sabemos también que la empresa mallorquina Cárnicas Luis infringía los derechos laborales de sus trabajadores, sometiéndolos a jornadas de 84 horas semanales remuneradas con tan sólo 1.000 o 1.200 euros, con escasas o nulas vacaciones.

El hallazgo se ha realizado en el marco de la llamada Operación Pork, inciada por la Policía tras detectar “serias deficiencias higiénicas", gracias a la voz de alarma que dieron los empleados en enero. La Conselleria de Salut del Govern balear ya había investigado a la empresa del municipio de Calvià un mes antes, concluyendo que distribuía productos como carne despiezada y hamburguesas sin tener la licencia necesaria.

Se encontraron también cantidades ingentes de productos caducados, carne mal etiquetada y hasta falsificaciones de etiquetas y registros alterados. Tras esa primera investigación, se inmovilizaron 2.000 kilogramos de género para destruirlos, se intervino maquinaria, se prohibió realizar algunas actividades y se abrió un expendiente sancionador.

Pero aquello no fue escarmiento suficiente para hacer las cosas bien y en esta segunda investigación se descubrieron más productos en mal estado, en algún caso con fecha de caducidad en 2016, y también que se había despedido de forma improcedente a empleados que se estaban acogiendo a bajas laborales a causa de haber tenido accidentes en la misma empresa o por enfermedades diagnosticadas.

Ya han sido detenidas cuatro personas que pertenecen a una misma familia, presuntamente acusados de delitos contra los trabajadores, la salud pública, falsedad documental y estafa.

La Policía Nacional ha llamado la atención sobre algo esencial en este tipo de casos: las víctimas. La mayoría de trabajadores de las grandes cárnicas españolas son migrantes cuya posición económica no les permite rechazar una oferta laboral por muy malas que sean sus condiciones. “Las víctimas se veían obligadas a aceptar las condiciones laborales impuestas por la empresaria y el encargado”, se explicaba en un comunicado.

share