PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Este hombre comió sólo patatas durante 313 días: “ha sido el mejor año de mi vida” Food

Food

Este hombre comió sólo patatas durante 313 días: “ha sido el mejor año de mi vida”

H

 

Andrew asegura que las patatas le han curado la obesidad y la depresión. Ahora está dispuesto a desafiar a cualquier nutricionista que le lleve la contraria

Rosa Molinero Trias

06 Octubre 2017 11:16

spud fit/facebook

Andrew Taylor, de Melbourne, es un adicto a la comida . O lo era, según dice. Para luchar contra su adicción y reducir sus 151.7 kilogramos de peso, ha tomado medidas drásticas que ningún profesional aconseja: comer solamente patatas.

Para ser más concretos, entre 3 y 4 kilogramos diarios patatas y boniatos. Eso sí, con condimentadas con especias y leche de soja con calcio. Empezó en 2016 y siguió con el reto durante 313 días, hasta que celebró una fiesta para celebrar que ya podía comer de todo. Y en lugar de dieta lo llama Reto de la Patata En Forma Que Puedes Hacer Tú Mismo (‘DIY Spud Fit Challenge’).

Así razonaba en su primer vídeo: “Tengo que reconocer que tengo problemas controlando lo que como. Pienso en mí mismo como un adicto a la comida. Y mientras que un adicto a las drogas o al alcohol, que lo mejor que puede hacer es dejarlas, por desgracia esto no es posible con la comida: hay que comer. Así que pensé qué podía hacer y dije que podía escoger una única comida y solamente comer eso”.


Tengo que reconocer que tengo problemas controlando lo que como. Pienso en mí mismo como un adicto a la comida.



Taylor sostiene que comer las patatas le han ayudado a perder 55.2 kilogramos de peso sin hacer mucho ejercicio hasta el sexto mes, que se compró una bici-patinete. Pero sus declaraciones para The Independent aterrorizan a cualquier nutricionista:

—“Obtengo el 600% de mis necesidades diarias de hierro y más del 400% de vitamina C, además de montones de fibra, todas las cosas que los llamados expertos me dijeron que tendría bajas hoy”.

—“Mi salud no hace más que mejorar. Tenía el colesterol alto pero ahora ha bajado, mi presión arterial también, igual que mis niveles de azúcar. Cada vez que me hago un análisis de sangre, sale mejor”.

—”Ha sido el mejor año de mi vida”.


LEER MÁS: No dejes tu alimentación en manos de un intruso


Taylor, que durante 15 años ha sido maestro, usa números y porcentajes y terminología más propia de un especialista. Dice haber leído algunos artículos científicos que apoyan sus teorías, especialmente los del doctor John McDougall, que en 1995 hizo un experimento con la dieta que sigue Taylor. Añade estar en manos de un médico y hacerse análisis periódicamente. Y aclara que él no es un “evangelista de las dietas”, que no quiere vender nada.

Sin embargo, ya tiene listo un retiro de la patata para los participantes que quieran pasar una semana de febrero comiendo tubérculos y haciendo yoga. Sea lo que sea que pase esa semana, Taylor, que ahora también se propone como life coach por sus logros perdiendo peso y superando la depresión gracias a las patatas, sustenta que lel ayudan a la producción de serotonina e incluso da conferencias para adultos defendiendo que las proteínas no son necesarias y charlas a niños de escuelas primarias. “Puedo hablar sobre adicción a la comida y comedores emocionales, nutrición y sacrificio”, dice.


No hay ningún alimento que por sí solo pueda completar una alimentación equilibrada



Ahora Taylor come más ingredientes y hace mucho deporte. Al parecer le ha cambiado realmente la vida, pero propagar la magia de una dieta no hace ningún favor a nadie. En palabras de la nutricionista Jessica Gutiérrez del Pino, de SaludNutritiva, Taylor sigue “una dieta deficitaria”.

“No hay ningún alimento que por sí solo pueda completar una alimentación equilibrada. O lo que es lo mismo, una dieta equilibrada nunca va a partir de la toma de un solo macronutriente, sino de un conjunto de ellos. En este caso, la patata carece de las grasas saludables y otros minerales como el fósforo o la vitamina b12 que necesitamos en nuestra alimentación. Y lo que es más: no debemos hablar de macros o micronutrientes sino de comida real, variando el grupo de alimentos en nuestra alimentación para que ésta pueda ser equilibrada. Esta, junto con un estilo de vida saludable, es la única manera de salir del ciclo obesogénico en el que nos movemos. Porque cualquier dieta que sea restrictiva y que nos aleje de una situación llevadera en nuestro día a día a lo largo del tiempo, se abandona, y volvemos a recuperar rápidamente el peso perdido, posiblemente con complicaciones en nuestra salud”.

share