PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Un agricultor se suicida cada dos días en Francia Food

Food

Un agricultor se suicida cada dos días en Francia

H

 

Los suicidios en el campo son una epidemia casi desconocida en todo el mundo

Marc Casanovas

04 Noviembre 2016 17:54

Foto: la viuda Wilma Van Der Ploeg con la foto de su marido

“Un agricultor francés se suicida cada dos días”. Son palabras de Christiane Lambert, vicepresidente de la Federación Nacional de Agricultores Unidos (FNSEA). O lo que es lo mismo, casi 600 agricultores al año acaban con su vida, según los activistas del sector.

Son declaraciones de hace dos semanas. Palabras de alarma o, más bien, de auxilio, que han caído en saco roto.

En algo parecido a un pacto macabro entre medios generalistas y políticos del país se esconde una realidad mucho más dura: nadie habla de la soledad del trabajador en el campo y la impotencia del agricultor cuando no recupera la inversión inicial después de vender sus productos que tanto le ha costado producir.


Casi 600 agricultores al año acaban con su vida.



Pero, ¿cómo se ha llegado a esta trágica situación con tantos agricultores franceses?

Lambert sugiere que “varios factores han contribuido a esta tendencia incluyendo el aislamiento, los medios sociales negativos, y el agotamiento de los recursos de la naturaleza”. Así mismo reitera que “la afluencia reciente de muertes ha ampliado la conciencia colectiva”.

Las principales causas hay que buscarlas en la crisis láctea francesa. El fin de la cuota lechera (el precio mínimo por un litro) del año pasado afectó en gran medida a los productores y muchos agricultores se vieron obligados a detener temporalmente la producción o a salir del negocio permanentemente.



Varios factores han contribuido a esta tendencia incluyendo el aislamiento, los medios sociales negativos, y el agotamiento de los recursos de la naturaleza.



Jerome Pavie del Instituto de Ganadería francés señala que el costo de producción de 1 tonelada de leche es de 303 euros; Sin embargo, el valor de mercado se ha movido a los 219 euros. Una ruina absoluta para los pequeños productores.

"Incluso los productores de leche más eficientes sólo pueden esperar alcanzar el punto de equilibrio", explica Pavie.

En las poblaciones rurales es donde la situación se agrava y adquiere tintes dramáticos: ”Nuestra federación está trabajando con los agricultores rurales para tratar de combatir la desesperanza", dice. Es un estudio casi psicológico con los afectados, más que una ayuda profesional.

La realidad es que mayoría de pequeños productores no están preparados para asimilar que están en números rojos. Dedicar toda tu vida al campo para acabar en la ruina es una patada directa al orgullo profesional y personal.


 

Algunos eligen el camino fácil antes que comunicarlo a las familias. O más que fácil, eligen un camino sin explicaciones.



Algunos eligen el camino fácil antes que comunicarlo a las familias. O más que fácil, eligen un camino sin explicaciones. El suicidio. Una boca menos que alimentar para que quede (un poco) más para los hijos y los nietos.

Los suicidios de los agricultores son una epidemia en todo el mundo. Un tema tabú que muchas viudas prefieren omitir o enterrar en lo más profundo de su ser junto a las malas hierbas del campo. No se puede culpar a la biotecnología o a las grandes multinacionales como cabría esperar. Es más un factor económico relacionado con la caída de los precios de los alimentos.

Actualmente, la tasa de suicidios en Francia, como la de muchos países, refleja o sobrepasa la tasa lógica de cualquier sociedad civilizada del siglo XXI. Y el problema va a más.

[Vía Genetic Literacy Project]

share