PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Las mujeres de la Prehistoria eran incluso más fuertes que las atletas actuales

H

 

Han comparado huesos de mujeres de hace 10 mil años con los de atletas de élite actuales y el resultado ha dejado a los historiadores sin palabras

rosa molinero

04 Diciembre 2017 13:38

“Indica tres características del período Neolítico”:

-Los primeros humanos sedentarios vivieron en Çatalhöyük. BIEN.

-Los hombres cultivaban la tierra y cuidaban rebaños. MUY BIEN.

-Las mujeres cuidaban de la casa y de los hijos. SUSPENSO DIRECTO.

Porque aunque sí es cierto que los primeros indicios de agricultura se han encontrado en esa ciudad turca de nombre impronunciable, se ha descubierto que las mujeres hacían labores que requerían de mucha fuerza.

Sí, esas que siempre se considera que han sido cosa de hombres. Arar la tierra. Cavar. Cargar con mucho peso. Cosas que a día de hoy muchas mujeres en todo el planeta siguen haciendo a diario. Por si se nos olvidaba: los “trabajos sólo de mujeres o de hombres” no existen.

Así lo ratifican los últimos hallazgos arqueológicos. Después de analizar los huesos de aquellas mujeres de hace 10 mil años, se ha comprobado que tenían más fuerza en su tren superior que las atletas de élite actuales.

“Sentíamos que era una enorme simplificación decir que (las mujeres prehistórica) no trabajaban tanto como sus congéneres o que su actividad era mayormente sedentaria”, explica la antropóloga Alison Macintosh, de la Universidad de Cambridge en Reino Unido, que ha liderado esta investigación publicada en Science Advances.

Con esa premisa en mente, usaron un láser 3D para analizar 89 tibias y 79 húmeros de mujeres que vivieron en Europa Central durante el Neolítico (5300 aC-4600 aC), en la Edad de Bronce (3200 aC-1450 aC), en la Edad de Hierro (850 aC-100 dC) y en la Baja Edad Mediana (800-850 dC).

Se compararon sus rasgos con los de doce estudiantes de Cambridge que practican atletismo, fútbol o remo al más alto nivel, así como a personas que practican actividad física sin competición deportiva.

Así, vieron que los pequeños arqueos y torsiones de los huesos que indican cuánto músculo sostenían eran mayores durante el Neolítico, la Edad de Bronce y la de Hierro. Es decir, que aquellas mujeres que pensábamos que se dedicaban a cocinar, tejer y poco más tenían entre un 5 y un 10% más de fuerza en los brazos que las mujeres deportistas actuales.

Además, descubrieron que los cuerpos de las mujeres prehistóricas se parecieron a los de las actuales deportistas de remo: mientras que en estas tornea su esqueleto el movimiento del remo, repetitivo y en la misma dirección, en aquellas lo hizo un movimiento similar, el de cavar, transportar grandes cestas llenas de lo cosechado y de útiles y el de moler de forma manual los cereales.

[Vía Science Mag]

share