PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo "Me llamo Tobias y dejé el alcohol y el café hace 3 años" Food

Food

"Me llamo Tobias y dejé el alcohol y el café hace 3 años"

H

 

Y estas 4 grandes cosas le pasaron a mi cuerpo (y a mi mente)

PlayGround

19 Abril 2017 13:50

Ambraisse

Tobias Van Schneider es un diseñador alemán afincado en Nueva York y autor del blog Desk. Su particularidad es que este mes de abril llevará 31 meses sin probar ni gota de alcohol ni de café. Y aquí cuenta en primera persona su historia en 4 capítulos:


1. "He ahorrado 1000 dólares cada mes"

Tras dos meses, vi cómo tenía 1.000 dólares de más en mi cuenta. Sí, parece mucho, pero si lo calculas te darás cuenta que no es tanto.

Vivo en Nueva York. Para gastar 1.000 dólares en alcohol, solamente tengo que gastar 33 dólares cada día. Pensemos que me tomo 2 o 3 cócteles más o menos cada día (a 10 dólares cada uno sin contar la propina), incluyendo algunas botellas de vino cada mes que bebo en casa, puedo llegar fácilmente a los 1.000.

Algunos pensarán que esto es alcoholismo puro y duro, pero creedme cuando digo que tomar entre 1 y 2 copas cada día en Nueva York es más que normal.

Además, salir a beber significa tapear o cenar fuera con más frecuencia. Porque no solamente bebes: te entra el hambre y compras comida. Y antes de que te des cuenta, te has gastado 1.000 dólares.


2. "Dejas de salir porque no aguantas de noche un grupo de gente borracha"

De lo primero que me di cuenta es la falta de interacción social que comporta mi nueva dieta. Esto es lo que sucede:

-Dejas de salir. Es agotador tener que explicar una y otra vez por qué no bebes y por qué TAMPOCO te sirve lo de 'solo es una copa'. Cuando un grupo de gente me dice que me úna a por unas bebidas, mi respuesta predeterminada suele ser NO porque no quiero tener que afrontar todos los cotilleos como una persona sobria.

-Si finalmente salgo y me úno a ellos, aguanto como máximo una hora porque esto es cuanto mi atención de persona sobria puede aguantar entre un grupo de gente borracha.

-Nunca fui muy fiestero y dejar de beber alcohol por completo me ha hecho salir incluso menos. Es fascinante ver cómo la cultura del beber marcha lentamente de tu vida. Me ha hecho darme cuenta cuántas amistades están basadas mayoritariamente en tu forma de beber.

“Salgamos a por una cerveza” 'está tan enraízado en nuestras vidas…! Porque, ¿quién dice ‘Oye, quedemos como dos personas sobrias y hablemos sobre cosas’. ¿Por qué narices alguien haría eso? ‘Vamos a tomar algo’ no necesita explicación. Es algo en sí y todo el mundo sabe lo que viene luego.


3. "Duermo mejor y me levanto con más energía"

Quitar el alcohol de mi dieta aumentó drásticamente mi calidad del sueño. Y no estoy hablando de lo rápido que te quedas dormido, sino de calidad del sueño real.

Por supuesto que con una o dos cervezas o vino te duermes más fácilmente, pero perjudica a la calidad del sueño. Hoy duermo mejor y me levanto con más energía. Antes me despertaba destrozado aunque solamente me hubiera tomado un par de cervezas esa noche (si estás en tus veinte, ignora esto porque el alcohol todavía no te afecta tanto).


4. "Con el café tenía ansiedad y me jodía la digestión"

Esto tal vez sea algo más personal y no funcione igual para todo el mundo. Pero quitar el café de mi dieta me ha ayudado a estar más relajado. El café me estresaba la hostia. Incrementaba la posibilidad de tener ansiedad y me jodía la digestión. Quitar el café y la cafeína de mi dieta no solamente me hace estar más tranquilo, sino que voy al baño como un rey.

Dejando eso de lado, me encanta el olor y el sabor a café. Un descafeinado de vez en cuando me sirve de trampa. En verano bebo té helado y en invierno té caliente. También he descubierto que “salir a tomar un café” es más una actividad social que ganas reales de café. Mantén este hábito social pero cambia el café por otra cosa.


En general, estoy muy contento de mi decisión y no tengo ningún deseo de volver a beber de nuevo. Tampoco te estoy diciendo que hagas lo mismo: si estás feliz con cómo te van las cosas, no cambies nada.

Yo cambié mis hábitos por curiosidad y me ha gustado el resultado.

?PS. Antes de que alguien pregunte. No fumo cigarros. Ni marihuana. No tomo ninguna droga. (Tengo internet, y eso es suficiente adicción para mí).?

Siempre vuestro,

Tobias


[Vía Desk]

share