PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Francia se queda sin comida a domicilio para la final del Mundial

H

 

Los repartidores han organizado una huelga sin precedentes para protestar contra los salarios bajos y las pésimas condiciones laborales

Marc Casanovas

12 Julio 2018 11:37


Francia y los franceses vibran más que nunca con la selección bleu. El sueño de lograr su segundo Mundial puede ser una realidad este próximo domingo si vencen a los croatas. El problema es que quizás deberán sufrir la final sin nada en el estómago porque no podrán pedir comida a domicilio. Los trabajadores de Uber Eats, Deliveroo, Glovo y Foodora preparan una acción sin precedentes en el país galo: unirse en huelga para luchar contra los salarios bajos y las pésimas condiciones laborales.

Se trata del día del año que probablemente estas empresas experimenten una demanda más alta que nunca y si la huelga tiene éxito no podrán ofrecer sus servicios al no tener repartidores en plantilla. El Colectivo de Repartidores Independiente de París (CLAP), un grupo que representa a los trabajadores del sector, ha expresado que "la huelga es en protesta contra lo peligrosas condiciones de trabajo, una estrategia de reclutamiento agresiva y un aumento excesivo en el número de trabajadores disponibles que ha deprimido los salarios".

"Deliveroo propone un nuevo contrato que reduce la parte fija de los ingresos a favor de la parte variable. Consideramos que su enmienda es intolerable y la combatiremos.
Fin."

Protesta de repartidores en Francia

"Tras la continua degradación de nuestras condiciones de trabajo, decidimos a favor de una huelga durante una de las semanas más rentables para las plataformas", dice CLAP en Twitter.

La idea era hacer huelga del 8 al 15 de julio, pero el objetivo final tendrá mucha más repercusión porque boicotear los servicios de comida a domicilio durante la final de la Copa del Mundo ahora adquiere otra dimensión mucho más social y reivindicativa con la selección gala implicada.

CLAP asegura que los salarios se han desplomado a medida que las plataformas reclutaban agresivamente a nuevos repartidores. También se oponen a una disposición de un proyecto de ley sobre el "Futuro del trabajo" que se está considerando en el parlamento francés, que según ellos validaría el "modelo económico" impuesto por Uber.

Tal y como dicen en Politico, “la huelga se produce cuando las autoridades europeas sopesan cómo regular las plataformas de economía de negocios que han alterado las relaciones tradicionales entre empleadores y empleados”. Además, esta acción conjunta llega en un momento delicado para las empresas que han visto como una juez ha condenado a Deliveroo porque sus repartidores son falsos autónomos que podrían provocar un efecto dominó en otras empresas del sector.

Un portavoz de Deliveroo dijo que las demandas de los huelguistas de París "no representan los deseos de miles de ciclistas repartidores", que valoran la flexibilidad de elegir "cuándo, dónde y si trabajar". Y Deliveroo deja un aviso a modo de alerta: “si contratamos a los repartidores tendrán menos libertad de horarios y serán menos en plantilla”. Por su parte, los repartidores demandan un salario mínimo por hora, bonus por circular en días lluviosos y un mínimo de horas garantizadas.

Ahora falta ver el impacto real de la huelga de domingo. Al carecer de un contrato sindical formal, es poco probable que los repartidores que hagan huelga reciban una compensación. Una página web online está buscando ayuda económica para los piquetes. Llevan más de 1.800 euros recaudados.

share