PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

Ciudad del Cabo se quedará sin agua dentro de 90 días

H

 

El Día Cero ha llegado. Una ciudad sin agua es una ciudad muerta

R.M.T

23 Enero 2018 15:48

El 21 de abril, Cape Town se queda sin agua. La peor sequía desde hace 100 años va a dejar a la segunda capital de Suráfrica y sus 4 millones de habitantes sin reservas.

Lo llaman el “Día Cero” y las medidas que se han tomado y que el ayuntamiento implementará con la ayuda de la policía y el ejército son escalofriantes. Las contaba la alcaldesa de Cape Town, Hellen Zine, para el Daily Maverick:

Esta son las medidas que se irán tomando mientras se acerca el Día Cero.

-Una semana antes de que las seis presas que proveen de agua el Sistema de Aprovisionamiento de Agua de Western Cape caigan al 13.5% de las reservas, tal y como está previsto, el Ayuntamiento anunciará la fecha en la que se cortarán casi todos los grifos de las casas de los suburbios de Cape Town.

-A los pueblos alrededor que dependen en su mayor parte de estas presas, probablemente también se les cortará el grifo.

-El agua municipal solamente estará disponible en 200 puntos de distribución en la ciudad.

-El máximo permitido será de 25 litros por persona y día, distribuidos pensando en que la familia media tiene cuatro personas

-Si cada familia envía una persona a por su agua, 5.000 personas se congregarán en cada punto cada día

-Se está debatiendo con el SAB y el South African Bureau of Standards la venta de agua a 1 rand sudafricano (0,06 céntimos de euro) por unos 750 ml de agua.

Zine confesaba que esta era su mayor preocupación: “Cuando el Día Cero llegue, ¿cómo lo haremos para hacer el agua accesible y prevenir la anarquía?”. Y daba el consejo, francamente elitista, que los residentes locales que se lo puedan permitir, reserven habitaciones de hotel que tengan abastecimiento de agua asegurado.

Será la primera ciudad de un país desarrollado en quedarse sin agua. Y la logística con la que se implementarán las medidas para sobrevivir a la crisis todavía se desconocen. ¿Cómo transportar 25 litros a diario? “Eso está causando mucha alarma”, dijo para Los Angeles Time, Brigetti Lim Banda, una residente.

Todo el mundo tiene cubos, y los usamos porque tenemos que reciclar todo el agua que podamos. Tenemos cubos en la ducha, cubos en la cocina, cubos para la lavadora”, añadía Banda.

“Creo que es una amenaza muy seria. Nadie vio cómo de seria podía ser la crisis hasta hace poco”, dijo Magalie Bourblanc, analista de políticas públicas en el Centro para el Estudio de la Innovación de la Gobernanza de la Universidad de Pretoria.

Una de las presas secas del Western Cape

Otros expertos creen que será necesario evacuar a gente y señalan las causas del problema en un gran crecimiento de población, en el cambio climático, en una falta de planificación y en haber desoído las primeras alarmas que se dieron en 2004.

De hecho, se culpa tanto al ayuntamiento como al gobierno de haberse pasado la patata caliente de esta crisis gravísima sin que ninguno haya puesto en marcha soluciones efectivas para atajarlo.

Y también a las controvertidas ideas que del ayuntamiento, que en un primer y tardío plan de prevención de la sequía pensó en culpabilizar a los malgastadores de agua más irresponsables publicando un mapa en internet con puntos rojos que indicaran en qué casa vivían. Sin embargo, esta semana se ha publicado una versión en la que se identifican con puntos verdes los que lo están haciendo bien.

Actualmente, está prohibido llenar piscinas, lavar coches, rociar las calles con agua, regar jardines, pistas de golf u otros deportes usando agua municipal. Los residentes ya viven una racionalización del agua de 87 litros por persona y día. Pero solamente el 39% de los ciudadanos están cumpliendo con esta limitación.

De ahí que el ayuntamiento adelantara la fecha fatídica al 22 de abril hace dos semanas, culpando a los ciudadanos de estar usando demasiada agua. Y la semana pasado, la adelantó un día más, al 21 de abril.

Nadie quiere aceptar lo inevitable: que una ciudad sin agua es una ciudad muerta.

share