PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Comidas de gimnasio: ¿de verdad sirven para algo? Food

Food

Comidas de gimnasio: ¿de verdad sirven para algo?

H

 

El boom de los deportes de moda ha generado la aparición de productos ilegales que manchan la imagen del sector con los primeros casos de intoxicación alimentaria

Marc Casanovas

20 Octubre 2016 06:00

El 12,5% de las necesidades nutricionales concentradas en una barrita. Este producto de origen vegetal y rico en proteínas permite aguantar todo el día con un extra de energía.

Sin embargo, el snack del futuro tiene un pequeño inconveniente: te hacer enfermar violentamente con mareos, vómitos y diarrea.

La marca Soylent ha tenido que quitar del mercado uno de sus productos estrella. Pese a que se han comprometido a devolver el dinero a todos los consumidores afectados a través de un comunicado oficial, la Food Bar ha causado una herida casi mortal a la marca de Los Ángeles.



La crisis abierta ha trasladado toda la presión al mercado de los suplementos de la alimentación deportiva. Un sector hiperespecializado que siempre ha convivido con la alargada sombra de la sospecha: ¿sirven de algo las barritas, batidos, geles y bebidas energéticas? ¿Son más útiles que comer fruta o frutos secos sin más? ¿Cuándo y cómo hay que consumirlos? ¿Se hacen con productos naturales?



Todos nos hemos cruzado con una tienda de alimentación deportiva. En el escaparate lucen unos enormes tarros de diferentes tamaños y colores. En las etiquetas se pueden leer palabras en mayúsculas como "PLUS", "MASS", "MUSCLE", "BOMB" o "GOLD".

Con aspectos de sacos de pienso con que alimentar a un elefante antes que a un humano, la primera impresión que despiertan estos productos es pensar que sus únicos consumidores sólo son culturistas de gimnasio que se pasan el día levantando pesas e incluso se vinculan con la vigorexia, el trastorno mental en el que la persona se obsesiona con su estado físico hasta niveles enfermizos.




La primera impresión es pensar que estos productos sólo son para los culturistas de gimnasio que se pasan el día levantando pesas.

La realidad es que cada vez hay más marcas especializadas que comercializan nuevos productos y, en cambio, el desconocimiento sobre su consumo es total. No se sabe qué son ni para qué sirven. Esa ignorancia es la que genera la mala imagen que a veces rodea a los suplementos deportivos.

Joan Canals, director de Powergym, lucha desde hace más de 30 años para mejorar la imagen del sector. Deja claro que estos productos son “un suplemento y deben complementar nuestra dieta”. El problema viene cuando se consumen como alimento principal. Aquí es cuando aparecen los problemas de salud.

No podemos basar nuestra alimentación como deportistas en suplementos, pero si se toman bien pautados con la dosis requerida, son muy efectivos y pueden ayudarnos a recuperarnos, a tener más energía y mejorar el rendimiento o a reducir grasa de forma más efectiva. Pero no debemos olvidar que las otras dos bases fundamentales son un entrenamiento correcto y una buena nutrición”, asegura Joan.




El desconocimiento sobre su consumo es total. No se sabe qué son ni para qué sirven.

Lo mismo piensa Claudio Santoandré, entrenador personal en Barcelona. "La mejora física con los suplementos es evidente y la principal ventaja es la comodidad y el tiempo que te ahorran comparado con la comida convencional. No hace falta cocinar nada y es mucho más manejable que un táper con arroz y pollo". En resumidas cuentas, todo lo que se ingiere con un suplemento deportivo va dirigido a mejorar el rendimiento. No falta ni sobra nada.

Claudio añade que "aportan al organismo aminoácidos y nutrientes para favorecer la recuperación y el desarrollo muscular. Yo soy de los que creen en la suplementación deportiva siempre y cuando se realice con cabeza".

Precisamente el exceso de consumo para mejorar nuestro rendimiento físico es uno de los problemas más frecuentes para el consumidor final: “Un exceso de grasa saturada o de azúcares puede comportar problemas cardiovasculares. En general, los suplementos son muy inocuos y en 30 años no hemos tenido ningún caso importante de problemas de salud debido a su utilización”, dice Joan.

Para Claudio la mayoría de críticas al sector vienen desde el desconocimiento: "Lamentablemente, siempre existirá la gente que cree que todo esto es postureo artificial y no saben ver que los suplementos son parte fundamental en la dieta de un deportista".

Las principales quejas de los consumidores vienen por “la falta de efectividad, la falta de información y, en algunos casos, la falta de correlación entre lo que dice la etiqueta y lo que contiene el suplemento”, dice. Hay poca paciencia y se exigen resultados inmediatos.




Falta de efectividad, falta de información y falta de correlación entre lo que dice la etiqueta y lo que contiene el suplemento.

Nacho Varela, director de Muscle Factory y nutricionista deportivo, especifica que "cuando sigues una dieta estricta siempre faltarán algunos nutrientes o vitaminas que puedes lograr con la suplementación. Yo siempre incluyo suplementos deportivos a todos mis clientes. Hay que saber qué se toma, para qué, en qué cantidades y en qué momento. Si no, de nada sirve", aclara.

Muchos escépticos no entienden el valor añadido respecto a los frutos secos o la fruta. "Son igual de útiles, pero si sigues una dieta no puedes ingerir todas las vitaminas necesarias a través de los alimentos. No tiene sentido que si te falta vitamina C, estés consumiendo zumo de naranja durante todo el día porque te aporta demasiadas calorías, fructosa y azúcar. Los frutos secos tienen propiedades muy buenas y muchas vitaminas, pero las cantidades que necesitas para que te aporten la dosis necesaria de vitamina es excesiva. Es más practico tomar suplementos con el mineral concentrado".

Para Nacho, la información es básica para consumir los productos correctamente: "Hay suplementación de todo tipo y para todos los momentos. Para antes durante y después del entreno e incluso para primera hora en ayunas. Hay que saber para qué sirve cada suplemento y en qué momento es más efectivo". Y no excluye a nadie: "Tiene sentido para todo tipo de deportistas. Eso sí, cada uno necesitará un tipo de suplementación específica".




No tiene sentido que si te falta vitamina C estés consumiendo zumo de naranja durante todo el día.



Para Joan de Powergym, el problema principal del sector realmente se concentra en la competencia desleal: “Como en todos los mercados, puedes encontrarte suplementos de eficacia probada contrastados científicamente y otros que no funcionan".

Le preocupa especialmente el mercado nacional: "En España entran muchos productos de otros países, principalmente de EE.UU., que no pasan controles de sanidad. Están etiquetados ilegalmente en inglés y algunos de ellos contienen sustancias nocivas no permitidas por nuestra legislación. Por este motivo es importante comprar suplementos a empresas serias que pasen todos los controles de calidad, tengan los registros sanitarios al día y el aval de los años de experiencia en el sector”.




 


En España entran muchos productos de otros países, principalmente de EE.UU., que no pasan controles de sanidad.


Después de la crisis económica, el boom del running a escala mundial llenó las calles de corredores y vació las salas de fitness. Ahora la balanza ya se ha equilibrado, pero una encuesta del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en 2015 certificaba que el 30,4% de los consultados practicaba running. En 2010, esta misma encuesta desvelaba que sólo era cosa de un paupérrimo 1,29% de las personas.

Ese 29% de diferencia comporta muchos millones de euros. Y todos quieren su parte del pastel.

Aunque parezca lo contrario, España sigue muy retrasada con respecto a los países del Norte de Europa y Norteamérica en cuanto al consumo de suplementos deportivos. En esos países llevan años consumiéndose: aquí solo el 9% de la población consume complementos dietéticos, frente al 72% de Dinamarca.




Estamos a merced de los cambios de hábitos en los deportes de moda.

Pero estas cifras van a subir considerablemente con los años y las marcas lo saben. “Como en todos los sectores hay cambios, pero en nuestro ámbito se dan de manera bastante rápida, ya que estamos a merced de los cambios de hábitos en los deportes de moda, la intensidad con la que se practican y las nuevas formas de distribución o venta por Internet”, asegura el director de Powergym.

No caer en las modas pasajeras ni dar bandazos empresariales sin sentido son la única manera de sobrevivir y convencer a los consumidores. Bebidas milagrosas, barritas reconstituyentes, geles explosivos, batidos de proteína energizantes,… digan lo que digan las técnicas de venta, no existen las pócimas secretas para mejorar el rendimiento.

"Comer bien, entrenar fuerte y descansar mejor. No hay otra fórmula", asegura el entreandor personal.



share