PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Alimentos humanos para perros y gatos: ¿error fatal o solución fiable? Food

Food

Alimentos humanos para perros y gatos: ¿error fatal o solución fiable?

H

 

"En la facultad aprendí a prescribir alimento comercial", asegura una veterinaria en activo abriendo el debate entre veterinarios

Rosa Molinero Trias

26 Abril 2017 06:32

Imagínate esta escena: de compras en el supermercado, alguien escoge alimentos frescos, revisa las etiquetas y evita productos con exceso de grasa o azúcares. Se nota que se preocupa por su alimentación. Pero luego compra un gran saco de pienso para su perro sin tener ni idea de qué demonios llevan las “delicias de la granja para canes senior”. ¿No sería mejor preparar un poco de pollo en casa para tu mascota?

La alimentación casera para perros y gatos es un tema que causa un buen revuelo en cualquier conversación entre veterinarios. Revuelo sin una única solución. O estás a favor o estás en contra. Obviamente, no hablamos de compartir un plato de macarrones con tu peludo, sino de prepararle una ración adecuada a sus necesidades con productos frescos que se puedan identificar a simple vista.

Porque, aunque ambas especies sean carnívoras, con un vistazo a los ingredientes del pienso o las latas para mascotas veremos que el porcentaje de proteína suele ser bajo y el de cereales demasiao alto. Sin embargo, lo más normal es que la mayoría de expertos se lleven las manos a la cabeza cuando se menciona esta opción. Ya de entrada aconsejan que estos preparados caseros no superen el 10% de la dieta. Sin embargo, fuera de micro y pidiendo conservar el anonimato, 2 de los 3 veterinarios consultados que promueven la alimentación convencional han afirmado que un 50% de la dieta de sus propias mascotas está configurada por platos caseros.

Para intentar sacar algo en claro de todo esto nos hemos puesto en contacto con dos clínicas veterinarias con posturas diametralmente opuestas: Expert Pet Nutrition, que defiende la alimentación convencional, y BioVet, que promueve la alimentación casera como la alternativa más sana.


I. Hay alternativas a la comida procesada

“En la facultad nos forman como expertos en marcas de pienso y terminamos sin capacidad para prescribir una dieta fresca y casera”


“Como veterinaria, desde mi experiencia personal, puedo decir esto con total claridad: en la facultad aprendí a prescribir alimento comercial seco comercial como el alimento más beneficioso, adecuado y equilibrado para perros y gatos porque está formulado por los colegas expertos en nutrición. Y también aprendí que la dieta casera puede generar distintos problemas de salud al no estar equilibrada a nivel nutricional”. Con esta contundencia se expresa Mayra Poitena, veterinaria de Biovet, una consulta que une la medicina convencional con el tratamiento natural y que co-dirige con Bruna Angrisani, permacultora.


La veterinaria es la única rama de la salud que todavía prescribe la comida procesada como fuente de nutrición única y de por vida.


Y prosigue: “No obstante, resulta que esta es la realidad de todos los veterinarios, no sólo la mía: nos formamos como expertos en marcas de piensos y terminamos como profesionales inhabilitados e incapacitados para prescribir una dieta fresca y casera. El sector veterinario es el único ramo de la salud que todavía prescribe alimentación industrial procesada como fuente de nutrición única y de por vida, en contra de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y de los profesionales médicos".


Una alimentación natural es lo que sus organismos esperan, es para lo que están preparados y ayuda a prevenir y curar enfermedades.


“Pero esto está cambiando paulatinamente -dice Mayra–  porque hoy en día existen muchos estudios científicos que comprueban que una alimentación natural adecuada, a parte de ser lo que sus organismos esperan y para lo que están preparados, previene enfermedades y en algunos casos promueve su curación. En España todavía hay pocos veterinarios que conozcan los beneficios de la alimentacion natural o que investiguen proactivamente sobre el tema. Sin embargo, en EE.UU. y en Latinoamérica, por ejemplo, hay un núcleo creciente de profesionales que se están especializando en este tipo de alimentación, la promueven y tienen experiencias exitosas”.



II. Totalmente a favor de la alimentación industrial procesada

“El pienso no es para los perros lo que el fast food es para nosotros”

Marta Hervera y Cecilia Villaverde son las dos veterinarias de Expert Pet Nutrition y afirman que la comida industrial suele ser la primera opción para muchos veterinarios, principalmente porque están diseñados y testados para que sean seguros. “Se procesan térmicamente para evitar problemas microbianos y para facilitar su asimilación. Hay un equipo de expertos que se ocupan de que sean nutricional y sanitariamente seguros”, afirman las veterinarias.

Además, “su composición es consistente”, es decir, que siempre encontraremos las mismas proporciones de nutrientes para asegurar una dieta completa equilibrada. Asimismo, pasan exámenes para asegurar que no causen alergias. Por otro lado, Hervera y Villaverde destacan un aspecto que puede ser determinante para muchos: la comodidad de abrir el paquete ver a tu perro moviendo el rabo como un helicóptero o a tu gato prestarte atención de golpe y servir. Junto con este ahorro de tiempo, los alimentos precocinados para mascotas también aseguran pueden suponer un ahorro importante de dinero.

Hay un equipo de expertos que se ocupan de que sean nutricional y sanitariamente seguros.


Pero si hay algo que quieren aclarar por encima de todo es que los alimentos procesados para animales “no son el equivalente del fast food para humanos”. Los alimentos para mascotas aportan los nutrientes necesarios, ni más ni menos.



III. Comida casera: sí, en un 10% como máximo

“La mayoría de recetas caseras no están formuladas ni han sido contrastadas por expertos”

Por los motivos que exponen, es lógico que Hervera y Villaverde no confíen en una dieta casera como principal alimento, puesto que para ellas la importancia recae en los tests a los que se someten los preparados industriales y que los hacen seguros y completos.

“La mayoría de recetas para dietas caseras en internet y en los libros no están formuladas ni han sido contrastadas por expertos y tienen problemas de deficiencias nutricionales. Para alimentar con dietas caseras es necesario una formulación cuidadosa y precisa, y para eso es necesario un veterinario especialista con experiencia, que es algo costoso. Hay que ajustarlas a las necesidades individuales de cada hogar, tanto los que al animal le gustan como los que los propietarios pueden comprar de forma fácil y asequible, con los nutrientes ajustados al estilo de vida, susceptibilidades y enfermedades de cada animal de forma individualizada”.


Para alimentar con dietas caseras es necesario una formulación cuidadosa y precisa, hecha por un veterinario especialista con experiencia. Y esto es bastante caro.



Así, un buen menú “debe aportar 40 nutrientes esenciales en las cantidades adecuadas y en las proporciones correctas, igual que con las calorías, y tiene que ser apetente, para que nuestro animal se lo coma en las cantidades necesarias”.

Lo que recomiendan, como suele ser frecuente “es dar, como máximo, el 10% de las calorías diarias en forma de alimentos como premios o restos de mesa aptos para perros y gatos. En general, frutas y verduras (con la excepción de los alimentos tóxicos de los que hablamos en este artículo) son premios poco calóricos y bien tolerados que se pueden dar en cantidades restringidas. En cualquier caso, si quiere administrarse algún producto, se recomienda siempre consultar antes con el veterinario o un especialista en nutrición de perros y gatos”.


Se recomienda siempre consultar antes con el veterinario o un especialista en nutrición de perros y gatos.



Para las veterinarias, esta dieta casera es costosa cuando se incorporan todos los ingredientes y suplementos necesarios. Y, sin duda, el gasto de tiempo también es elevado. Pero si invertimos ese tiempo y ese dinero en cuidarnos y podemos calcular más o menos las calorías y nutrientes que necesitamos cada día, ¿por qué no tendríamos que querer hacer el mismo esfuerzo económico y de tiempo para nuestras amadas mascotas?

Esto es exactamente lo que quieren hacernos entender desde la postura contraria.


IV. A favor de la comida casera

“Una dieta casera previene patologías y las puede curar”

Las directoras de Biovet sostienen que “una alimentación casera equilibrada y biológicamente adecuada se recomienda tanto para prevenir patologías y enfermedades comunes como para prevenirlas”. Y no son pocas, afirman desde Biovet: “desde que hemos empezado a alimentar a nuestros familiares de cuatro patas únicamente a base de alimentos procesados, un gran número de enfermedades les han empezado a afectar, sobre todo las de tipo crónico-degenerativo, que son las más diagnosticadas en las consultas veterinarias”.

No son pocas y, según Poitena, “la mayoría se deben a un desequilibrio: obesidad, alergias, problemas metabólicos como la diabetes o el síndrome de cushing, dermatitis, alteraciones en el páncreas, el estómago, los intestinos o los riñones, artrosis, cardiopatías y ansiedad o problemas de comportamiento”.


Desde que los alimentamos a base de comida procesada, un gran número de enfermedades han empezado a afectar a nuestros animales por primera vez en la historia.


Parece que de buenas a primeras, la salud ya es suficiente razón para hacer ese esfuerzo extra. Pero hay más motivos: “optimización energética, sistema digestivo equilibrado, fortalecimiento del sistema inmune, hidratación adecuada, piel sana y pelo brillante, huesos y músculos fuertes y funciones cognitivas equilibradas, entre otras”, dice Poitena.

Su organismo está preparado y espera carne fresca, grasa moderada y pocos hidratos de carbono.


Así que como parte de la familia de los félidos y los cánidos, gatos y perros son en esencia carnívoros y como apunta Poitena “su anatomía y fisiología están adaptadas para cazar y comer presas, mayoritariamente herbívoras. Por lo tanto, su dieta tiene como característica básica ser fresca, con gran porcentaje de agua y aporte energético alto en proteínas, moderado en grasa y bajo en hidratos de carbono. Respecto a los micronutrientes, las principales vitaminas y minerales que necesitan se encuentran en los alimentos de origen animal”.


Esto se traduce en: carne y otros productos animales y verduras y frutas en menor proporción. “Los suplementos se añaden a la dieta si por algún motivo no puede añadirse a la dieta algún ingrediente como los huesos o las vísceras”, recuerdan desde Biovet y señalan de nuevo algo muy importante: “cada animal es único y lo recomendable es que el tutor reciba orientación para poder elaborar una dieta personalizada a su animal para hacerla lo más equilibrada posible”.

 

Aunque se piense lo contrario, gracias a la alimentación natural equilibrada sí habrá una gran diferencia en los gastos veterinarios.


Para los que se asustan ante grandes facturas en veterinarios y pienso, la especialista de Biovet lo ve así: “Es difícil calcular la diferencia gasto económico debido a la gran diferencia de precios en los alimentos comerciales, desde los que se venden en supermercados hasta los de las clínicas veterinarias. Y aunque se piense lo contrario, gracias a la alimentación natural equilibrada sí habrá una gran diferencia en los gastos veterinarios, ya que se habrán prevenido y controlado mejor las posibles enfermedades. Eso sin contar con el impacto emocional que tiene en los tutores convivir con las dolencias que sufren sus animales, que al fin y al cabo son parte de la familia”.


share