PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Food

"Cuando los animalistas intentamos convencer, se nos nota, y generamos desconfianza"

H

 

La directora de AnimaNaturalis España habla claro: "Aún no hemos conseguido que la defensa de los animales esté al menos a la misma altura que el movimiento ecologista"

Rosa Molinero Trias

14 Febrero 2018 06:00

Al cabo del año, son tantas las noticias que leemos sobre denuncias de maltrato animal que no se sabe muy bien si el mensaje animalista ha despertado por fin nuestras conciencias o es que solamente nos lamentamos ante los vídeos crueles que vemos por la red. Sea como sea, desde la inquietud y el deseo de un mayor bienestar para todos los animales, hay preguntas que no nos dejamos de hacer.

¿Cómo podría llegar a más personas el mensaje animalista?

Hablamos con Aïda Gascón, directora en España de la ONG animalista AnimaNaturalis Internacional, también presente en México, Colombia, Venezuela, Ecuador, Chile y Argentina, para intentar encontrar una respuesta a 5 cuestiones claves sobre el activismo animalista actual.

1. Imagínate una charla sobre animalismo con un público 100% carnívoro. ¿Por dónde empezamos? ¿Cómo podemos despertar la empatía?

Estaría muy bien saber algo más acerca de ese público para adaptar el mensaje y la forma en que se expone. ¿Hay una mayoría de mujeres o de hombres? ¿La charla se da en una universidad de filosofía o de una carrera más científica? Bueno, pongamos que el público es muy heterogéneo y no sabemos nada acerca de él. Entonces solo nos queda utilizar un poco de todos los argumentos y con distintas técnicas de comunicación. Será bueno exponer datos contrastables, rigurosos, científicos... y también contar alguna historia emotiva, algo que pueda llegar a los corazones de las personas más emotivas de la sala. También hacer uso de imágenes o algún vídeo breve que invite a la reflexión pero que no sea muy cruento. Y terminar la charla con un mensaje motivador, inspirador. No descartaría en absoluto utilizar referentes famosos que son vegetarianos y defensores de los animales. Desde Albert Einstein a Pamela Anderson. Legitimarán mi mensaje si los muestro como ejemplos de empatía por los animales.

No descartaría en absoluto utilizar referentes famosos que son vegetarianos y defensores de los animales. Desde Albert Einstein a Pamela Anderson.

Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis España

Los veganos queremos convencer al resto de que el veganismo es el camino. De que están equivocados, de que lo que creen (hay que comer de todo) es algo impuesto, les han manipulado, el sistema, los lobbys cárnicos y su publicidad, los políticos... Convencer a los demás no puede ser nuestro objetivo. Cuando intentamos convencer se nos nota, y no convencemos. Al contrario, generamos desconfianza. Nadie quiere tener la sensación de que le han convencido, y menos alguien que no conoce de nada.

Así pues, nuestro objetivo debe ser mostrarnos convencidos, contagiar entusiasmo, y hacer que la gente venga a nosotros (¡solo si quiere!) en lugar de arrastrarla hacia nosotros como solemos hacer.

AnimaNaturalis

2. ¿Es necesario ser activista cuando eres vegano?

No es necesario para ti, pero sí para los animales. Puedes ser un vegano silencioso que no consume productos de origen animal para sentirte bien contigo mismo, pero realmente no estarás ayudando a los animales. Por la forma en la que está organizado el sector de la alimentación en Europa, da igual lo que consumas o dejes de consumir, pues seguirán produciendo exactamente las mismas cuotas de productos, pues reciben subvenciones por ello. Pero puedes ser un vegano proselitista, tratando de forma activa que quienes te rodean se sumen a la causa. Es una buena forma de activismo para quienes no disponen de tiempo para sumarse a una organización de defensa de los animales o hacer otro tipo de acciones por su cuenta. Eso sí, ese proselitismo recomiendo que sea cuidadosamente estudiado, o sino corres el riesgo de transformarte en el "pesado de turno". Debes convertirte en un referente, en alguien inspirador para los demás. Si consigues eso, estás siendo activista en tu entorno. Y si de verdad te preocupan los animales y quieres cambiar el mundo y su futuro, entonces sí es necesario y urgente que seamos un gran movimiento de activistas con alto compromiso, calidad humana y eficaces en nuestros actos.

El proselitismo recomiendo que sea cuidadosamente estudiado, o sino corres el riesgo de transformarte en el "pesado de turno".

Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis España

3. ¿Cuáles son los argumentos que más has escuchado que rebaten el animalismo?

Los que más se repiten son precisamente los más absurdos de todos. El más inverosímil es el que asegura que si nosotros no nos comemos a las vacas, ellas nos comerán a nosotros. Imagino que quienes creen esto, se piensan que los animales de granja se reproducen como locos y claro, ¡alguien debe comerlos o sino invadirían el planeta Tierra!

Luego está el de que "los tomates también sufren", es una especie de contra-ataque hacia los veganos, para no quedar como únicos causantes de sufrimiento en el mundo. Supongo que este argumento tendrá que ver con esos estudios que de vez en cuando aparecen sobre las plantas y sus mecanismos sensitivos... eso de que con música crecen más vigorosas y tal.

A menudo tratan de acorralarte buscando alguna pega, algún defecto en tu veganismo para demostrar que es imposible ser 100% vegano, y entonces te salen con los mosquitos que matas cuando vas en coche.

También es muy recurrente lo de que "los leones también comen gacelas", como contra-argumento para el que pretende quitarse de encima la responsabilidad de estar matando para comer.

Se aferran a argumentos para rechazar el veganismo como si ahora, por dejar de comer carne, nos fuéramos a volver más tontos de lo que somos.

Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis España

Cuando les explicas con toda la paciencia del mundo que un león no tiene elección en su dieta y el ser humano sí porque es omnívoro y por lo tanto podemos elegir lo que comemos, entonces es muy gracioso cuando levantan el labio y te muestran sus grandes y afilados colmillos: "¿Entonces estos colmillos para que son, eh?".

Cuando les explicas que sus colmillos y uñas de pacotilla no sirven para desgarrar músculos y romper huesos, entonces te salen con lo de que "gracias a la carne el cerebro del ser humano evolucionó hasta lo que es ahora". Y este argumento te lleva un poco a un camino sin salida, porque se aferran a él como si ahora, por dejar de comer carne, nos fuéramos a volver más tontos de los que somos, o se nos fuera a reducir el cerebro al tamaño de nuestros antepasados.

4. ¿Qué podemos hacer para que el discurso animalista llegue a más personas?

El movimiento por la defensa de los derechos animales en España es muy joven, no tiene más que 15 años y es ahora cuando el movimiento empieza a revisarse a sí mismo y cuestionarse cosas. ¿Qué discursos utilizamos y cómo los estamos haciendo llegar a la sociedad? ¿Cómo podemos ser más eficaces a la hora de transmitir nuestro mensaje? Todos estos años hemos estado muy centrados en debates y reflexiones sobre cuál es el mensaje que hay que transmitir, pero no hemos dedicado mucho a examinar y mejorar el cómo. Creo que es por eso que aún no hemos conseguido que la defensa de los animales esté al menos a la misma altura que el movimiento ecologista.

Aún no hemos conseguido que la defensa de los animales esté al menos a la misma altura que el movimiento ecologista.

Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis España

Hay algunos discursos animalistas que en vez de inspirar prefieren culpabilizar y señalar e incluso se vuelven agresivos en su comunicación. En mi opinión, esto es lo que hace que la gente se aleje en vez de querer tomar conciencia.

Entendernos con personas diferentes a nuestra manera de ser es un gran reto, especialmente si no somos conscientes de esas diferencias. A menudo cometemos el error de pensar que lo que funcionó con nosotros es lo que debe funcionar con otros, y no es así. Debemos ser conscientes y aceptar que no a todos el mundo le mueven los mismos motivos. Hay personas que son más racionales a la hora de tomar decisiones y relacionarse con el mundo que les rodea, y de entre este tipo de personas hay algunas más impulsivas, otras más reflexivas... por el contrario hay personas que son más emocionales y sensibles y será mejor usar otro tipo de argumentos pero poniendo atención en nuestro impacto comunicacional, es decir, en cómo contamos las cosas.

Adaptar los argumentos y la forma en cómo se dan, según el interlocutor, puede ser la clave para ser activistas más eficaces y menos frustrados.

Todos estos años hemos estado muy centrados en debates y reflexiones sobre cuál es el mensaje que hay que transmitir, pero no hemos dedicado mucho a examinar y mejorar el cómo.

Aïda Gascón, directora de AnimaNaturalis España

5. El activismo acarrea muchas frustraciones porque concienciar a las personas es algo tremendamente difícil. ¿Cómo pueden los animalistas evitar tirar la toalla?

Lo primero que hay que saber es que nosotros, muy probablemente, también nos vamos a frustar. La gran mayoría por no decir todas las personas que tratan de hacer que este mundo sean un mundo mejor, han pasado alguna vez por la experiencia de la frustración. Es frustrante saber que tienes un mensaje que si la gente lo escuchara el mundo sería mucho mejor, pero no hay manera de conseguir que este tema, el de los animales, sea importante para el resto. No es fácil hacer que nos escuchen, y menos aún convencerles de que es necesario un cambio en nuestra alimentación y en la forma en la que vemos y nos relacionamos con el resto de animales.

AnimaNaturalis

Mi propuesta es empezar por el autoconocimiento y preparar nuestro interior. ¿Qué nos hizo cambiar a nosotros? ¿Qué necesito para ser más eficaz y no desfallecer por el camino? ¿Cuál queremos que sea nuestro valor como activistas? ¿Cómo podemos comunicar mejor todo lo que sabemos? Hay que armarse de paciencia, de valor y asumir que esta lucha va a ser muy larga, aprender a disfrutar de los procesos en vez de obsesionarnos con las metas. La felicidad que te da sentir que estás en el camino correcto te hace ser mejor activista. Y luego estudiar un poco de psicología y sociología nos ayudará a prever situaciones que si nos pillaran por sorpresa nos generarían una tremenda frustración. Cuando ya sabes lo que sucederá en cada situación, es menos probable que te afecte emocionalmente.

share