PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Fire

El yotuber del ‘caranchoa’ deberá pagar una fianza de medio millón de euros

H

 

Una bofetada de medio millón de euros

PlayGround

17 Mayo 2018 15:57

Sergio Soler se sentará en el banquillo después de que una jueza de alicante haya aceptado a trámite una denuncia contra él, por injurias y calumnias. Le pide una fianza de 500.000 euros que, en el caso de no ser aportada como garantía previa a la sentencia, desembocaría en un embargo de bienes.

Sonaría aburridísimo, si Sergio Soler no fuera popularmente conocido como caranchoa.

MrGranBomba, que así se hacía llamar este youtuber cuando todavía contaba con un perfil bajo, se hizo viral a finales de 2016 —lo sabes perfectamente— tras recibir un bofetón al llamar caranchoa a un repartidor, todavía hoy anónimo, durante la grabación de una broma con cámara oculta.

El repartidor tuvo que pagar, tras una condena por agresión, 30 euros en concepto de multa.

Ahora, pide más de 15.000 euros a MrGranBomba, a la vez que señala a YouTube como responsable civil solidario, por la difusión del ya famoso vídeo.

Mientras Carlos Frigola, abogado de demandante, ha hecho hincapié en cómo la difusión masiva de vídeo causó daños morales y psicológicos a su cliente, fuentes cercanas al youtuber han calificado de “desproporcionada” la cantidad demandada en concepto de fianza, una cifra que la familia piensa recurrir.

Las mismas fuentes aseguran que el repartidor trato de registrar hasta dos veces la palabra caranchoa en días posteriores al suceso.

Frigola, por su parte, ha pedido la comparecencia en el juicio de Hawkers, la empresa que adquirió el canal de MrGranBomba cuando este quiso sacárselo de encima tras la polémica. Según algunas informaciones, la compra de canal se cerró por cantidades que podrían oscilar alrededor del millón de euros.

A Carlos Soler se le piden dos penas de multas, de 21 y 24 meses, desglosadas en 12 euros al día, hasta llegar a los 15.840 euros reclamados por la defensa del repartidor.

Solo el tiempo dirá si el caso sienta o no jurisprudencia, pero una cosa ya está clara: nunca una hostia había sido tan lucrativa.

share