PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo 10 reflexiones de manteros de Barcelona que te dejarán KO Do

Do

10 reflexiones de manteros de Barcelona que te dejarán KO

H

Antonio Litov / Fotomovimiento
 

Hablamos con Aziz Faye y Lamine Sarr sobre asuntos que van desde política hasta filosofía

alba munoz

29 Diciembre 2017 13:01

"Si miras a una persona como un analfabeto, como un animal, es lógico que te sorprendas cuando tiene una idea". A Lamine Sarr le llaman el poeta. Llegó a España desde Senegal hace 10 años y trabaja como vendedor ambulante.

Tanto Lamine como su compañero Aziz Faye son las caras visibles del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona —más conocido como Top Manta—, pero les gustaría dejar de serlo. "Personalmente, yo estoy harto", dice Aziz. "Los periodistas siempre quieren que hablemos los mismos. Yo os entiendo, pero tenéis que entendernos a nosotros. El sindicato no es eso, somos un colectivo plural".

Crítica anotada. Probablemente, a eso se refería Lamine. A esa sorpresa, o asombro más o menos comedido, que produce un mantero cuando crea, piensa u opina. Ese impacto, aunque sea positivo, se sustenta sin lugar a dudas en un prejuicio racista.

Los últimos meses han sido una locura para los manteros. El pasado julio dieron a conocer la marca Top Manta y ahora ultiman el lanzamiento de su propia línea de moda. Todo ello tras más de dos décadas subsistiendo y construyendo poder en las condiciones más hostiles imaginables.

Hemos querido conversar con Aziz y Lamine, por separado, sobre asuntos que van desde política hasta filosofía. Lo que sigue son 10 reflexiones seleccionadas que, posiblemente, te sorprendan.

1. El racismo es un boomerang

Aziz: “Hay tres grupos de personas: los que nos quieren, a los que les damos igual y los que no quieren vernos por nuestro color. Cuando entramos en el metro mucha gente se escapa de nosotros, como si fuéramos ladrones o bichos raros. Sin saberlo, se acercan a los carteristas. Así que sin querer, a veces apoyamos a los carteristas. Pero no es nuestra culpa”.

“Para los que nos odian nunca será suficiente, nunca haremos nada bien, pero nos ayudan a ser más listos. Si no existieran, si no nos insultaran o lanzaran piedras, no podríamos corregir nuestros fallos. Ahora cada vez somos mejores cuando actuamos”.

2. Es el amor

Aziz: “Muchos piensan que venimos a Europa con las manos vacías, incluso con la mente vacía. Creen que no aportamos nada, y en realidad... aportamos algo que me cuesta describir. Son valores que nos enseñaron nuestros padres y abuelos. Miramos a nuestra tierra con mucho amor, con ganas de protegerla y trabajarla, y de hacerlo todo por la gente que vive en ella. Es un poder con el que nos salvamos de la miseria que veis desde Europa. Nuestra visión es totalmente diferente, nos vemos incluso más fuertes que los europeos”.

“Cuando llega el momento en que uno de nosotros quiere salir del país porque no hay trabajo y su familia sufre, nunca renunciamos a esos valores. Cruzamos los mares, los desiertos, las montañas, da igual. Siempre llevamos la mochila de amor que llenaron nuestros padres y abuelos. Es amor, y es más fuerte que estudiar, que todo el desarrollo europeo. Para nosotros es más fuerte por una razón: todo lo que podemos hacer para mejorar nuestra vida es perfecto, pero si se hace olvidando el amor entre nosotros, no sirve”.

3. Europa como máquina

Aziz: “Para nosotros es inhumano que la gente viva en el mismo bloque y no conozcan. Ayudar a quienes tienes cerca es lo más importante. Lo que se considera un avance, para mí es un retraso. En el siglo XXI nadie tiene tiempo de nada, todos están muy ocupados. Desde África vemos Europa como una máquina, llena de materiales y de cosas, pero sin humanidad”.

4. El nuevo colonialismo es el capitalismo

Lamine: “Cuando estudiaba en mi país me sentía mal porque aprendía una cultura y un idioma europeo, no mi propia cultura y ni mi lengua. Lo más importante para el ser humano es saber quién es uno mismo”.

“Cuando los colonos llegaron a África, hubo personas que se levantaron para decir no. Esa lucha aún no ha terminado. Si no hubiera sido por unos valientes que dieron su tiempo, su vida o su familia para oponerse, la colonización hubiera sido aún mas fácil. Hoy en día, si el capitalismo puede funcionar así es por culpa de la ignorancia. Por eso queremos que el Sindicato sea una escuela, ojalá llegue a ser una universidad”.

5. Fronteras invisibles

Aziz: “Me parece curioso que tanta gente nos diga: ‘¡Los manteros no pagan impuestos!’. Yo siempre respondo que estamos deseando pagar impuestos, es lo que queremos, ¡trabajar!”.

“Nuestro mayor enemigo es la Ley de Extranjería. Yo llevo más de 10 años aquí sin poder ganarme la vida y sin derechos. Pero además de la ley, hay un rechazo. Si nos consideran como gente fuera de la sociedad, si no nos dan la posibilidad de participar, para mí es como poner una frontera”.

6. Lo digno y lo indigno

Aziz: “La gente puede creer que si vendes en la calle eres inferior. Y eso es lo que queremos quitar de la mente de la gente y de la de los manteros. Yo mismo pensaba eso. Al llegar aquí, el primer día que vi a los manteros corriendo, me dije que nunca lo iba a hacer”.

“Sobrevivir vendiendo en la calle es digno, pero hay que dejar claro que no es un objetivo digno. Es una fase. Da igual que el camino esté feo y sucio, sirve para pasar. Si te quieres quedar en el camino, para mí no es digno”.

7. ¿Alguien dirá ‘quiero ser mantero’?

Lamine: “No creo que nadie quiera vivir como nosotros. Sufrimos mucho, mucho, y es algo que no se ve. Pero creo que estamos mostrando algo positivo, representamos otras cosas buenas. Algo está cambiando".

"Estamos en una crisis y muchos se desesperan, lo pasan mal y buscan robar, vender droga. Nosotros luchamos siendo una familia, apoyándonos cuando uno no puede comer o le quitan la mercancía. Luchamos vendiendo en la calle, no nos da vergüenza. Quitarse la vergüenza es muy importante”.

“A veces hay españoles que nos dicen: ‘Ojalá pudiera ser un negro para estar vendiendo', o 'Lo que hacéis es humano porque no estáis robando’. A ellos les da vergüenza, hay personas sensibles y tímidas. Hay que convencer a la persona que lo está pasando mal de que esto es digno. Es dar vida, dar valor”.

8. La marca: de herramienta a algo más

Aziz: “Nos hemos manifestado muchas veces para pedir soluciones, para reivindicar nuestros derechos, y no ha servido de nada. Ha sido cuando hemos sacado una marca que de pronto todo el mundo nos hace caso. No creo que lo esencial haya sido la marca, sino el hecho de que hemos demostrado que tenemos capacidad. Antes no lo habíamos materializado”.

Lamine: “Desde el principio queríamos crear nuestra marca para que dejaran de acusarnos de delito contra la propiedad industrial. La idea surgió el mismo año que el Sindicato: en 2015, cuando murió Mor Sylla [este mantero cayó desde un balcón en circunstancias poco claras, durante una operación policial en Salou]. Así que siempre tuvimos la idea de vender algo nuestro, pero no encontrábamos quien nos diseñara el logo. Ahora tenemos una tienda y pronto vamos a presentar una línea entera de moda”.

9. Orgullo y liderazgo

Aziz: “‘Son iletrados, vienen de lejos y no son nada…’. Desde la calle se nos ningunea. Eso se contagia y llega un momento en que te sientes inferior. No tenemos que sentirnos inferiores por nuestro color, por si no sabemos leer o escribir o porque no hablamos bien la lengua. Tenemos que sentirnos orgullosos por haber traído unos valores que no tienen aquí. Tú tienes muchas cosas que yo no tengo, pero segurísimo que yo tengo cosas que tú no tienes. Yo nunca renunciaré a lo que tengo aunque vea lo que tienes tú, aunque sea más pobre. Es así la vida”.

Lamine: “La gente piensa que los inteligentes dirigen el mundo, le dan un valor muy alto. Pero ellos no saben nada. Tienen una visión del mundo muy limitada. Los corruptos y poderosos son los analfabetos. Hay personas que no pueden escribir ni leer pero pueden dirigir el mundo con los valores. La riqueza no es algo que tiene que llegar. Se nos dio desde el principio”.

10. Ser nadie para ser alguien

Lamine: “No ser nadie es muy importante, es pura humanidad. Si asumimos que estamos aquí con la obligación de hacer el bien, y si todos seguimos este postulado, no nos quejaremos ni envidiaremos, y seremos felices pase lo que pase. Nada de lo que nadie haga te va a molestar”.

Aziz: “He vuelto a pedir el arraigo. Si no me lo dan, lo seguiré intentando. ¿Qué quieren que hagamos? ¿Estar aquí llorando, sufriendo, diciendo 'no quiero vivir'? ¡Eso sería peor! Mira cuánto sufrimos y estamos fuertes, de pie y con ganas. Hay personas que tienen de todo, familia y casa, y están siempre deprimidas. Yo digo que lo más importante es ser feliz, pero no todos sabemos conseguir la felicidad. No es el dinero ni el éxito, sino lo que eres. Cómo te construyes a ti mismo".

"Quienes están en nuestra contra siempre querrán más. Pero esta es nuestra herramienta, nos dan energía. ¿No estás convencido? Haremos más. ¿Tampoco ahora? No nos cansaremos. No vamos a parar. Si queremos que el mundo no se detenga, nosotros tampoco debemos parar".

share