PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Culture

Por si no tenían suficientes, Morrissey da más razones a sus fans para sentir vergüenza

H

Getty Images
 

Moz sigue siendo amante del pop, vegano radical y más facha que Blas Piñar

V.P.

08 Junio 2018 12:14

Morrissey, harto de generar polémicas a cada entrevista que concedía, decidió dejar de atender a la prensa, con matices: el exlíder de los Smiths decidió centralizar en su propia web cualquier contacto con periodistas y atender, excepcionalmente, a blogs sin intereses mediáticos detrás. Una de esas excepciones se daba hace tres días: Moz charló con Fiona Dodwell del webzine Tremr.

El cantante británico tuvo algunos momentos de lucidez, como cuando expresó: “A veces subestimamos el efecto que las canciones tienen en nuestras vidas… La música pop es tachada de afición transitoria, pero es mentira. Esas canciones se convierten en auténticas cicatrices”. Es un recordatorio: como él mismo cantaba en Rubber Ring, no hay que olvidarse de las canciones que te hicieron llorar, ni de las que te cambiaron la vida.

De Rubber Ring, a Meat is Murder: Moz también hizo proselitismo radical de su veganismo, diciendo negarse “a comer nada que tenga madre” y dirigirse directamente al menú infantil cuando llega a un restaurante. “Si tienen alubias, la noche se convierte en un éxito”, dijo el cantante, cuya dieta no-animal le convierte, a él y al resto de veganos, en “seres superiores” frente a los “bárbaros” carnívoros. Y, ¿sabes? Algo de razón tiene.

Pero luego *suspiro* habló de política.

En la entrevista, Morrissey muestra sus simpatías por For Britain, un nuevo partido político fundado por la ex-UKIP Anne Marie Waters, alguien tan de derechas que, a su lado, Blas Piñar parecería la Pasionaria. El cantante celebra la forma en que Waters defiende “la herencia británica” y “la libertad de expresión”, así como su lucha para que “todo el mundo en Reino Unido viva bajo las mismas normas”.

Lo dice, cabe apuntar, sobre un partido cuyo manifiesto fundacional atenta contra la libertad religiosa, abogando por la prohibición del burkah.

“Es patente que los Laboristas y los Tories no creen en la libertad de expresión”, adujo durante la charla con Dodwell. “Quiero decir, fíjate la forma horrible en la que trataron el caso de Tommy Robinson”, añadió, sobre un vocero de la extrema derecha que fue condenado a 13 meses de cárcel por transmitir en directo el vídeo de un juicio a unos musulmanes en un juzgado de Leeds.

Robinson, ex hooligan, también fue líder de de la plataforma neonazi English Defence League, una organización islamófoba de la que estuvo al mando hasta 2013.

¿Pop? ¿Veganismo? ¿Reaccionarismo? Morrissey encajaría a la perfección en el nuevo gobierno socialista de Pedro Sánchez.

share