PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo En la nueva película sobre Bruce Lee... el protagonista es un personaje blanco Culture

Culture

En la nueva película sobre Bruce Lee... el protagonista es un personaje blanco

H

 

Parece ser que un actor asiático no puede ser el protagonista ni de su propia película.

06 Octubre 2016 17:54

Sobre el papel, Birth of the Dragon es un homenaje cinematográfico al mítico luchador y actor Bruce Lee. La película, que acaba de ser estrenada en Estados Unidos y Canadá, retrata la madurez del protagonista de Operación Dragón a través del momento que le llevó a la gloria: el combate real contra su rival Wong Jack Man.

Sin embargo, tal y como explica The Guardian, el público que ha visto la película no se ha mostrado nada conforme. Al parecer, la confrontación entre las dos estrellas de las artes marciales se ha visto relegada a un segundo plano. ¿La razón? La historia se mezcla con la de Steve McKee, un amigo blanco de Lee que se dedica a aprender Kung Fu mientras tiene un romance con una mujer china.

“La película de Bruce Lee deja a un lado su propia historia para mostrar un hombre blanco en la delantera. Parece que los asiáticos no pueden tomar el papel principal… son secundarios hasta en su propia película”, explica Bawlife, usuario de IMDb.

Muchas más personas que han visto la película se suman a esta idea. Shanon, la hija de Bruce Lee, tampoco se ha quedado callada:

“Hay proyectos por ahí que involucran a mi padre, pero creo que carecen totalmente de su filosofía y arte. No han captado la esencia de sus creencias en las artes marciales. La única forma de que el público pueda entender la profundidad y singularidad de mi padre es que generemos nuestro propio material”.


Hollywood sigue relegando a los asiáticos, aunque ahora lo hacen de manera más sutil.

El problema no se limita a esta película, sino que viene de largo. En Desayuno con diamantes (1961), el actor americano Mickey Rooney hizo de un asiático que satirizaba la visión que se tiene de los orientales. Esto fue recientemente criticado por la comunidad asiática, donde no dudaron en tildar de racista a la industria. Antes de morir, Rooney llegó a decir que “no lo habría hecho” si hubiera sabido lo que significó para el colectivo oriental.

Más de 50 años después de aquel suceso, Hollywood parece haber cambiado su actitud. Pero, según critican los cineastas asiáticos, es solo una tapadera. Como ocurre con Birth of the Dragon, no se satiriza como antes a la comunidad, sino que se la relega a un segundo plano para seguir poniendo por encima a los protagonistas blancos habituales.

El ejemplo más reciente lo tenemos en Ghost in the Shell. Scarlett Johansson fue escogida para dar vida a Motoko Kusanagi, la protagonista de la saga. Aunque se trata de un personaje japonés, se ha escogido a una actriz estadounidense para ejercer el rol, e incluso se ha recurrido al CGI para “orientalizar” sus rasgos y que el cambio se note menos.


"Tenemos un largo camino por recorrer".


No es el único caso actual. La británica Tilda Swinton hará de El Anciano en Dr. Strange, un personaje que, además de ser originalmente un hombre, era un monje tibetano.

A tanto llega la polémica que, durante la reciente gala de los Premios Emmy, los guionistas Aziz Ansari y Alan Ayang, de ascendencia India y China, denunciaron que “tenemos un largo camino por recorrer” tras ganar un premio por la serie Master of None.

Hollywood sigue manteniendo una tradición conservadora de la que le cuesta renegar. Se están dando los primeros pasos para cambiarlo, con una Mulán de acción real interpretada por una chica asiática. Pero todo avance parece mínimo para los años que han pasado en el más profundo olvido.


share