PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Una psicóloga explica lo que esconde el cartel viral sobre la "chica del tranvía" Culture

Culture

Una psicóloga explica lo que esconde el cartel viral sobre la "chica del tranvía"

H

 

¿Empapelar una ciudad para buscar a una chica que has visto en una tranvía? Analizamos con una psicóloga experta en temas de género la estrategia de esta "conquista" viral

anna pacheco

27 Abril 2017 09:40

“La noche, sobre las 22:00h, subiste al último vagón del tranvía en la parada de la Plaza Circular”. Así empieza el relato del joven murciano que se ha hecho viral en las últimas horas, después de que decidiera empapelar toda su ciudad para encontrar a una completa desconocida de la que, dice, “se ha enamorado”.

Sergio —así se llama el chico— ha escrito una carta en la que le confiesa su amor describiendo su físico y su ropa y además permitiéndose unas licencias sobre ella y su vida personal en las que parece que la conozca de toda la vida.

“Me gustaría haber reunido el valor para sacarte el infierno por el que estabas pasando y alegrarte la noche. Ojalá te hubiera tendido la mano”, escribe en la carta. ¿Infierno? En una entrevista para La Opinión de Murcia ha llegado a decir que se enamoró en “su triste mirada” y que, según él, la chica parecía no haber “tenido un buen fin de esta”. Todo ello son, claro, conjeturas, no olvidemos que Sergio nunca ha hablado con ella.

Los medios no han tardado en hacerse eco de esta noticia —carne de viral— romantizando el suceso a lo Federico Moccia. En redes sociales no han tardado en aparecer voces críticas para señalar justamente eso: que el atrevimiento de Sergio tira bastante más al lado del acosador que al del romántico.

El portal feminista Locas del Coño ha puesto en marcha la campaña #PareceRománticoPeroNo en redes sociales para denunciar que bajo la aparente gesta “romántica” del chaval se esconde, en realidad, acoso puro y duro. E incluso han recreado lo que se le pudo pasar por la cabeza a la chica ante la insistencia del mirón.

Desde PlayGround, hemos querido analizar con una psicóloga experta en temas de género qué se esconde detrás del texto de Sergio.

En primer lugar, Sergio no da ninguna referencia de si mismo. No dice quién es ni cómo es. Solo facilita su número de teléfono. De hecho, la única referencia en la que parece hablar directamente de él es para decir: “Me sorprendí a mí mismo en el momento en el que me di cuenta que no podía apartar mis ojos de ti”. Una especie de poema barato algo turbador.

“Él habla de ella sin conocerla, describe cómo viste, con quién va, la hora, las paradas, sin importarle si a ella le apetece que todo el mundo sepa dónde estaba o con quién estaba ese día”, explica la psicóloga Jara Pérez, de Therapy Web.

Sin embargo, Sergio no da datos sobre él, pero muchos sobre ella. Si conocerla, ya sabemos que ella es morena, tiene el pelo corto, mide 1.65, viste leggins, camiseta blanca e incluso datos de su amiga (es pelirroja).

La estrategia de Daniel está basada en el paternalismo, que no es algo nuevo, sino que se trata de una característica estructural de la sociedad patriarcal que nos dice: los hombres pueden rescatar a las mujeres de la tristeza, la miseria, el aburrimiento…”, agrega la especialista.

El texto de Sergio, y las declaraciones que ha hecho en varios medios, pone en relieve muchos de esos tics heredados del amor romántico en los que él da por hecho que ella está triste y necesita la compañía de un hombre (su compañía) para ser feliz. “Me gustaría levantarle la moral y hacerle feliz”, ha explicado también para el diario de su región. E incluso ha dicho que que "no es la primera vez que lo hace”.

El chico somete a una exposición mediática brutal a una chica que no conoce de nada y que ha visto un momento al ofrecer una descripción detallada. ¿Qué pasa si esa chica y su amiga pelirroja no querían que nadie supiera que estaban en ese tranvía? Incluso desde un punto de vista de la seguridad, esta disparatada idea de empapelar toda la ciudad es mucho más que reprobable.

De momento "la chica del tranvía" sigue sin dar señales, pero una marca de cerveza se ha sumado a la pantomima y les invita a una cena si la chica da señales.

share