PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo Demi Lovato ha sufrido una sobredosis: no dejemos que se convierta en otra Amy Culture

Culture

Demi Lovato ha sufrido una sobredosis: no dejemos que se convierta en otra Amy

H

 

Trauma, bulimia y drogas: las historia de Amy Winehouse y Demi Lovato se parecen demasiado

Elena Rue Morgue

25 Julio 2018 13:58

Ayer la cantante Demi Lovato tuvo que ser trasladada de emergencia a un hospital de Los Ángeles.

Después de haber celebrado sus 6 años de sobriedad en marzo, y tras unos meses de rumores, el pasado 21 de junio Lovato publicó en YouTube un nuevo tema, Sober, en el que reconocía haber recaído en las drogas.


Ayer Demi Lovato sufrió una sobredosis.





Demi está consciente y con su familia, que quiere expresar su agradecimiento a todos los que han mostrado su amor, plegarias y apoyo”, dijo el representante de Lovato en una declaración a BuzzFeed. “Piden respetuosamente privacidad y que no se especule porque su salud es lo más importante ahora mismo”.


Por desgracia tanto los medios sensacionalistas como los usuarios de Twitter se han tirado como aves carroñeras a la carnaza antes de que terminasen de reanimar a la pobre chavala. Porque, parece que se nos olvida, pero Demi Lovato por muchos millones que tenga, por muy famosa que sea, por mucho lujo que tenga en su vida, no deja de ser una chavala de 25 años que lleva desde la adolescencia luchando contra el trauma y la enfermedad mental.




Mientras TMZ tira la piedra y esconde la mano afirmando (y después desmintiendo) que la sobredosis de Lovato ha sido por heroína, nos encontramos miles de comentarios en Twitter que se aferran a esta información para lapidarla.


Demi es una yonqui y se merece lo que le ha pasado”, “Demi se metió heroína, así que ella solita se lo ha buscado”.



"¿Por qué está todo el mundo triste por Demi Lovato? Ella se metió las drogas. Ella eligió tomar heroína. Si juegas a juegos estúpidos, ganas premios estúpidos".




Cero humanidad. Cero compasión.



"Si crees que Demi Lovato se merece algún tipo de simpatía por haber tenido una sobredosis de heroína eres realmente tonto".




No todo han sido piedras, también ha habido muchísimos mensajes de solidaridad y apoyo hacia la artista que hacen replantearse el doble rasero de muchos: si la de la sobredosis es una persona como Demi Lovato, hablamos de “adicción” y de “batalla”, cuando mucha de esa gente al yonqui de la calle ni le mira de puro asco.



"Todo el mundo sintiendo lástima porque Demi Lovato sufrió una sobredosis de heroína pero al mismo tiempo odian al adicto a la heroína de su pueblo".




La diferencia de clase suele implicar una diferencia de términos: el rico es “adicto”, el pobre es “yonqui”.


Y aquí yo voy a usar la palabra fea, porque la adicción de bonita no tiene nada.


Siendo una cría Demi Lovato ya era una yonqui. Yonqui rica, sí, de las que levanta el teléfono y en 5 minutos tiene en bandeja de plata la mejor coca del país, pero yonqui al fin y al cabo. Y la vida del adicto es una vida jodida y miserable, por muy estrellita que seas.


Demi empezó a beber muy joven, y a los 17 ya estaba enganchadísima a la cocaína. “No podía pasar más de media hora o una hora sin cocaína. La metía en los aviones. La colaba y básicamente esperaba a que todo el mundo en primera clase se quedase dormido y me la metía ahí mismo”, explicó la cantante en una entrevista en el año 2013.


Demi Lovato también lleva años luchando contra los trastornos alimenticios.


Parece que Demi fue tratada con Narcan, un medicamento que se utiliza para revertir las sobredosis de opiáceos. ¿Qué importa si fue heroína o si fue oxicodona? ¿Si fue la pastilla que le recetó un médico sin escrúpulos como a tantos otros famosos, o si fue algo que compró a un camello de la calle?


¿Qué coño importan todos esos detalles morbosos cuando una mujer que lleva años luchando contra la adicción ha estado a punto de morir por una sobredosis?


Lo peor, lo que más me jode, es que hay muchas cosas que sí importan y de las que aparentemente interesa muchísimo menos hablar.

La gente, rica o pobre, no suele hacerse adicta porque sí. Una no amanece una mañana y se vuelve yonqui. Como una no amanece una mañana y se vuelve bulímica. Porque, recordemos, la batalla de Lovato no solo ha sido contra las drogas, sino contra un trastorno alimenticio.


Son como dos fantasmas diferente del mismo muerto que ella tiene que llevar a cuestas cada día de su vida. Las personas que se drogan, se matan de hambre y vomitan porque hay emociones que no son capaces de gestionar. El origen de los problemas de Demi, con el abuso de sustancias y con la comida, nace un mismo dolor.


Parece que nadie está por la labor de recordar ahora que, cuando saltó el escándalo en el que se la acusó de haber propiciado una situación de acoso sexual a su guardaespaldas, ella se disculpó y confesó — sin entrar en demasiados detalles — que había sido víctima de abusos sexuales. Al parecer, durante la infancia.







“Para todos los que estáis viniendo a por mí, escuchad la letra de Warrior y quizás tengáis un poco más de compasión por alguien que cometió un simple error. De toda la gente, yo sé sobre abusos sexuales. No tenéis que educarme en eso”.


“Hay una parte de mí que no puedo recuperar. Una niñita que creció muy rápido. Solo una vez. No volveré a ser la misma”, explica la canción


Que el 50% de las personas con trastornos alimenticios hayan sufrido abusos sexuales es algo de lo que no interesa hablar cuando se habla de la sobredosis de Demi Lovato.

Tampoco de que la cantante sufre trastorno bipolar, y que las personas con esta condición tienen una predisposición mucho mayor a caer en la adicción. Del 20% al 30% de ellos son adictos.


Cuando en Septiembre de 2017 Lovato recibió el galardón “Spirit of Sobriety” be la Fundación brent Shapiro para la Prevención de las Drogas, Demi confesó: “Cada día es una batalla”.


Como explica en la desgarradora Sober, a veces esa batalla se pierde.


Mamá, lo siento, ya no estoy sobria
Y papá, por favor, perdóname por la bebida que tiré al suelo
Y lo siento por los fans que he perdido y que me han visto caer de nuevo
Quiero ser un modelo a seguir, pero solo soy humana



Hace solo dos días del aniversario de la muerte de Amy Winehouse, otra mujer que como Lovato sufrió bulimia y adicción a las drogas.


Con Amy pudimos ver claramente lo que el linchamiento mediático puede hacer y hace a una persona que está pasando por algo así.


Por favor, dejad a Demi curarse en paz.


Por favor, no hagamos de Demi una nueva Amy.


share