PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left
Artículo La conversación de esta emprendedora demuestra lo machista que es el mundo de la tecnología Culture

Culture

La conversación de esta emprendedora demuestra lo machista que es el mundo de la tecnología

H

 

Ella hizo una pregunta natural... per se encontró con un machista

A.P.G.

18 Agosto 2017 15:29

Imagen vía Twitter

Lydia Jones es una chica de 18 años de Liverpool, Inglaterra. Ella es la creadora de Trooops, una app que se encarga de ofrecer contenidos a los usuarios ajustados a sus preferencias y gustos.

Recientemente Jones publicó una captura en su Twitter en la que mostraba la conversación que había mantenido con otro emprendedor a quien había pedido ayuda o asesoramiento para su empresa. Típica conversación que entablas con un colega de sector por si te puede ser de utilidad.

Para su sorpresa, Jones se encontró con este hombre, Vishal Morjardia, quien contestó a su pregunta con una vanidad y una condescendencia aplastantes.

Además de cuestionar asuntos completamente fuera de lugar, como su edad o su estado civil; Mojardia le soltó lo siguiente:

¿No tienes un novio para que te ayude con esto?


¿En serio, amigo?

 tv freaks and geeks GIF

Jones decidió alargar un poco la conversación —más por las risas que vendrían después, cuando compartiera las capturas con sus seguidores—. Le contó que era lesbiana, así que no; nada de boyfriend. Y se mostró sorprendida ante el hecho de que contestara de esa forma un supuesto ‘profesional’.

Lógicamente, el tuit de Jones no tardó en hacerse viral. Rápidamente otros colegas de profesión salieron en defensa de la chica y se mostraron abiertos a solucionar sus dudas o aconsejarle.

La historia de Jones, en realidad, por particular que sea, sirve para ejemplificar el machismo latente y sutil que sufren muchas mujeres que se dedican al ámbito de la tecnología o las start-ups. No es la primera vez que jóvenes, como Jones, reivindican su espacio y denuncian el machismo que impera en este tipo de empresas aún plagadas de testosterona.

Silicon Valley es un ejemplo de esta cultura tecnológica en la que aún existe un sesgo de género considerable y las mujeres, se estima, cobran un 19% menos que los hombres.

share